Becarios no perciben discriminación contra ellos difundida en redes

Becarios no perciben discriminación contra ellos difundida en redes

En un grupo anónimo se ofende a beneficiados del programa 'Ser pilo paga' de la U. de La Sabana.

Becarios no perciben discriminación contra ellos difundida en redes
6 de febrero de 2015, 07:41 pm

 En el anonimato hay cabida para declarar amor, calumniar, halagar o insultar y, en general, para todo aquello que podría sonar embarazoso en un diálogo o en una carta con remitente.

A veces el anonimato da luz a lo censurado, pero también a la ofensa, y entonces surge la pregunta: ¿cuál es el límite?

Recientemente, en una página de Facebook con nombre ‘Confesiones Unisabana’, en la que los estudiantes de la Universidad de La Sabana se expresan anónimamente sobre distintas cuestiones de jóvenes universitarios, aparecieron una serie de comentarios ofensivos que relacionan a los “becados del Estado” con robos de aparatos electrónicos y hacinamiento en la institución.

“No quiero ser despectivo con lo que diré, pero desde que entré a la universidad siempre tenía mucha confianza en la gente que estaba a mi alrededor, dejaba la maleta con mi iPad y mi computador en embarcadero y no pasaba absolutamente nada... No sé si es por los becados del Estado o que dejaron entrar a cualquiera este semestre”, dice uno de los mensajes. (Vea los comentarios anónimos contra los estudiantes becados).

“Llevan menos de una semana en la universidad y ya se robaron computadores, carteras, cargadores de 'smartphones'. No sé qué clase de gente entró a nuestra hermosa y prestigiosa universidad, pero me siento estudiando en cualquier universidad del centro. ¿Qué te pasó Unisabana? Antes eras chévere”, reza otro de los mensajes.

Obdulio Velásquez, rector de la Universidad de La Sabana, recibió con sorpresa los comentarios. Según dice, “nunca en la historia de la universidad, y llevo 25 años, hemos tenido algo así”.

En este sentido, Velásquez explica que hay que contrastar los comentarios con la realidad del campus. Aclara que el espacio en el que se publicaron los agravios contra los becados no es un lugar físico, sino que “son redes de baja estofa, la cloaca de las redes sociales”, y que hasta el momento no ha recibido ningún reporte de queja por parte de los 421 becados del programa ‘Ser pilo paga’. (Lea también: 'Historias de un sueño posible').

Otro es el sentir de uno de los usuarios anónimos que escribió en el grupo ‘Confesiones Sabana’: “Soy primíparo y también uno de los 400 y punta de becados y la verdad ya se ha vuelto algo incómodo el hecho que nos generalicen a todos nosotros como supuestos "ladrones o hampones", por lo que es mejor ir al parque de CC (Centro Chía) y allá pasar todos los "huecos" y así darles un poco más de espacio.... Lamento si llegamos junto a los otros 400 y punta de becados a amargarles el rato”.

De otro lado, con base en la polémica que despertaron los comentarios de los usuarios, Eloísa Vela, “con conocimiento de causa”, escribió en su blog:

“Soy estudiante de Psicología de la Universidad de La Sabana desde el 2010. Desde mi primer semestre me encuentro becada por la institución por mi rendimiento académico, quiero ser mamá, vengo de una familia tradicionalmente católica y soy lesbiana; así que, en resumidas cuentas, reúno casi todas las características de los sujetos implicados en este ir y venir de titulares”.

Sin embargo, según la publicación de la estudiante, sus características no la han hecho blanco de discriminación. Concluye en cambio que, “ni la hamponería ni la intolerancia discriminan clase social o estrato socioeconómico. El problema viene de más adentro...”.

De la inclusión a la paz

Obdulio Velásquez menciona que los autores de los comentarios publicados en Facebook pueden no ser estudiantes de La Sabana, sino personas “con intereses torcidos, que encuentran al programa del Gobierno como un inconveniente. Alguien que está siendo manipulado por terceros con intereses políticos o mezquinos”.

El rector dice que la institución no va a emprender ninguna acción contra los autores. “Uno no se pone a perseguir fantasmas de internet. Eso es darles importancia”, destaca, y aclara que es triste que existan personas capaces de escribir y pensar eso, porque el programa ‘Ser pilo paga’ prepara para una sociedad en paz.

Para Angelika Rettberg, experta en temas de paz y reconciliación y docente de la Universidad de Los Andes, el efecto de dichos comentarios se está sobredimensionando.

“Estamos más preparados para la inclusión que lo que sugieren un par de voces hartas, aisladas y anónimas. La gente es más abierta de lo que creemos”, menciona.

Su experiencia de los últimos días le ha mostrado que los mismos estudiantes han hecho un esfuerzo por promover la inclusión.

En una de sus clases, cuenta, frente a la dificultad de algunos alumnos, entre los que calcula que hay 20 becados, para comprender unas lecturas en inglés, un grupo se ofreció a ayudarles a cambio de clases de cálculo o de cocina.

Al relacionar los comentarios publicados en Facebook con el contexto de intolerancia en el país y con la forma en que este puede afectar la construcción de paz, Rettberg dice que no se trata de nada nuevo. “El clasismo lo hemos tenido siempre y eso no explica necesariamente el conflicto”, añade.

La docente destaca que hoy las universidades están educando a la élite que va a dirigir e implementar el posconflicto en Colombia y que por eso la esperanza es saber que sus estudiantes “están recibiendo una lección única de vida al tener que practicar la inclusión en uno de sus espacios cotidianos”.

ELTIEMPO.COM