'Usar la bici debería ser como lavarse los dientes': Camila Pinzón

'Usar la bici debería ser como lavarse los dientes': Camila Pinzón

La activista, invitada al Foro Mundial de la Bicicleta, habló con EL TIEMPO de movilidad sostenible.

'Usar la bici debería ser como lavarse los dientes': Camila Pinzón
5 de febrero de 2015, 11:38 pm

“Montar en bicicleta y caminar son los medios de transporte más sostenibles. Ningún automóvil o bus, por eléctrico o limpio que sea, es más sostenible que las emisiones cero de alguien moviéndose en ‘bici’ o caminando”.

Así piensa Camila Pinzón Cortés, miembro de la Embajada Holandesa de la Bicicleta y directora de Urbanos, organización dedicada al urbanismo sostenible.

Ella estará como conferencista invitada en el cuarto Foro Mundial de la Bicicleta que se celebrará en Medellín, del 26 de febrero al primero de marzo.

Esta activista de la bicicleta, que lleva 15 años viviendo en Holanda, habló con EL TIEMPO sobre la experiencia holandesa en la movilidad sostenible y cómo esta puede ser aplicada a Medellín.

“Incorporar el ciclismo como movilidad sostenible es un proceso y debe aproximarse de una manera integral. Medellín ha avanzado, pues hay muchos ciudadanos entusiastas, dedicados a promover y dar ejemplo”, dijo Pinzón.

Para esta mujer, la bicicleta no es solo un medio de transporte, es una forma de vida. Contó cómo el año pasado celebró el cumpleaños de su hija mayor rentando una bicicleta grande en la que llevó a 11 niñas a una bolera.

Pinzón aseguró que la Embajada Holandesa de la Bicicleta no pretende copiar la experiencia holandesa en otros países, sino colaborar con las autoridades y ciclistas locales para llegar a soluciones hechas a la medida de cada contexto.

¿Por qué los holandeses se movilizan en bicicleta? ¿Qué facilidades tienen?

Ellos pueden montar por todas partes, llegar a donde quieran y parquean fácilmente. Además, el usar la bicicleta no es algo que se cuestionen, es tan natural como lavarse los dientes.

Ayuda también que los barrios tengan usos mixtos; es decir, hay colegios, hospitales y supermercados al alcance de la ‘bici’.

¿Cómo hacer segura la movilidad en bicicleta?

La baja velocidad en zonas urbanas, donde lo máximo son 30 kilómetros por hora, hace que el moverse en bicicleta, aun sin carril separado, sea seguro. Cuando se trata de vías con más tráfico y velocidades altas, entonces hay carriles separados para los ciclistas.

Además, acá en Holanda, los conductores de automóvil son ciclistas y han aprendido a manejar respetando a los que se movilizan en bicicleta.

¿Todos los conceptos sobre el uso de la bicicleta pueden ser aplicables a Medellín?

Lo más importante, para empezar, es entender que incorporar el ciclismo como movilidad sostenible en una ciudad es un proceso y se debe aproximar de una manera integral.

Los holandeses han diseñado la infraestructura para las bicicletas como una red y no como rutas aisladas. En este punto son importantes los aspectos legales, además del diseño de intersecciones, los semáforos y la señalización, en donde se da prioridad al ciclista.

Pinzón realiza todas sus actividades diarias en bicicleta: lleva a sus pequeñas al colegio, va a trabajar, a hacer compras y a la biblioteca.

¿Cómo hacer accesibles las bicicletas a todos?

Las bicicletas ya son de por sí el medio más accesible. Es la manera más barata, después de caminar, de moverse por una ciudad.

El gobierno podría iniciar pensando en una red más amplia de rutas que tendría que señalizar para los ciclistas. Están también los parqueaderos, si no hay donde dejar la bicicleta de una manera rápida y segura, nadie va a usarla.

¿Qué hace que funcione el modelo holandés?

En los setenta fue la combinación de movimientos populares y dirigentes políticos lo que propició cambios. Todavía hay sindicatos que hacen lobby ante los gobiernos.

También es la constancia, pues es un proceso que nunca se acaba. Hay que hacer mantenimiento, rediseñar intersecciones peligrosas y aumentar la capacidad de parqueaderos.

¿Es el uso de la bicicleta el inicio para la creación de una ciudad sostenible?

Montar en ‘bici’ y caminar son los medios de transporte más sostenibles. Ningún automóvil, por eléctrico o limpio que sea, es más sostenible que las emisiones cero de alguien moviéndose en ‘bici’ o caminando.

Además, es una forma barata de ir creando una ciudad sostenible. En Ámsterdam la inversión del municipio en la bicicleta es de solo el cinco por ciento, comparada con la de los carros.

Con El Foro quieren dejar una ciudad ‘pedaleable’

Más de 2.500 personas se han inscrito, hasta ahora, en el Foro Mundial de la Bicicleta. Certamen que reunirá activistas del medio ambiente, académicos, estudiantes, expertos en urbanismo y movilidad sostenible.

Los líderes del foro esperan que para el 26 de febrero, cuando se dé apertura el certamen, estén inscritas unas 5.000 personas. Todas ellas deben ser capaces de replicar los conocimientos adquiridos y generar transformaciones culturales y sociales en la ciudad.

“Cuando se acabe el Foro, tenemos que tener una ciudad con características que permitan pedalearla. Necesitamos más educación y conciencia ciudadana, además de más cicloparqueaderos y ciclorrutas”, dijo Carlos Cadena, líder del colectivo Ciudad Verde.

Este es el nuevo modelo de ciudad que plantea el Foro. Una urbe que, por medio de las políticas de las administraciones públicas, se centre en reducir la congestión de las vías y el consumo de combustibles contaminantes.

Cadena y los más de 20 líderes del foro están convencidos de que la ciudad debe dar prioridad a un diseño urbanístico que favorezca los modos no motorizados y en la aplicación de una regulación responsable del uso del automóvil en la ciudad.

Pero, también concuerdan en que es por medio de un cambio de mentalidad en el ciudadano de Medellín que se puede gestar un nuevo paradigma social, en donde el tener un vehículo no es símbolo de estatus o bienestar.

Para Miguel Silva, catedrático de la Universidad Pontificia Bolivariana, en la ciudad podrían existir infraestructura, políticas públicas y posibilidades favorables para movilizarse en bicicleta, pero sin ciudadanos formados y educados, estas medidas no darían resultado.

“La bicicleta es un símbolo poderoso de transformación de la sociedad. La bicicleta significa autocuidado, un ciudadano que se preocupa por sí mismo, que hace ejercicio, quema grasa y no gasolina. En una segunda dimensión, la bicicleta significa cuidado de los demás, porque no consume combustible o espacio, no contamina”, dijo Silva.

Los líderes del foro están convencidos de que la ciudad debe dar prioridad a un diseño que favorezca los modos no motorizados.

Por eso, para Cadena, es por medio de la educación, de la trasmisión de valores y costumbres sociales que se puede generar un cambio en las formas de ver el mundo, de impactarlo y, por tanto, de movilizarnos en la ciudad.

“Necesitamos trabajo desde la autoridad, desde la empresa privada, la academia y desde la ciudadanía para empujar a la gente a que se comporte mejor en la vía, para que los chicos de 2 años no solo sepan pedalear sino cómo comportase ante los carros y los buses”, agregó Cadena.

Él hace un llamado a las instituciones educativas de la ciudad para que lleven a sus estudiantes al Foro Mundial de la Bicicleta.

“Esta clase es gratis y necesitamos que todos vayan allá para soñar e inspirarse con lo que es la movilidad sostenible”, agregó.

PAOLA MORALES ESCOBAR
Redactora EL TIEMPO
Medellín