Ordenan cambiar el nombre del monumento más alto del país

Ordenan cambiar el nombre del monumento más alto del país

Un fallo en segunda instancia de un tribunal pide que se elimine el término 'Santísimo'.

3 de febrero de 2015, 08:58 pm

Respondiendo a la acción popular de un grupo de ciudadanos que consideró se estaban violando los principios de moralidad administrativa y patrimonio público, el Tribunal Administrativo de Santander le ordenó a la Gobernación cambiar el nombre del monumento ‘El Santísimo’, instalado la semana pasada en un ecoparque que con recursos de regalías se construye en Floridablanca con una inversión de 43.000 millones de pesos.

Aunque en la Gobernación los funcionarios encargados del proyecto de turismo han reiterado que el nombre no es religioso y corresponde a una expresión aumentada de ‘Santander’ el Tribunal asegura que el término está íntimamente unido a una corriente religiosa y debe ser cambiado por otro que identifique realmente el carácter cultural de la región “sin asociar el complejo turístico con religión alguna”.

El monumento, con 40 metros, es el más grande del país y el cuarto más alto de Latinoamérica, después de tres situados en Venezuela y uno en Brasil, superando al famoso Cristo del Corcovado, en Río de Janeiro (Brasil).

El fallo le pide al administrador del ecoparque abstenerse de realizar actos oficiales y privados en los que quede comprometida la conducta oficial de los servidores públicos dentro del complejo turístico y no inaugurar el lugar hasta que se cumpla la sentencia.

El Tribunal también le solicita al administrador del parque turístico devolverle al departamento los 3.525 millones de pesos que costó la escultura en la que trabajaron más de 20 personas en los dos últimos años, entre arquitectos, escultores, calculistas e ingenieros. Los turistas podrán subir a la escultura usando ascensores panorámicos.

La semana pasada la Corte Constitucional, al considerar que no se vulnera la libertad de cultos, negó una tutela que pretendía frenar la obra del monumento que se terminó de instalar el 23 de enero en Floridablanca.

German Castro interpuso una tutela contra la Gobernación de Santander al considerar que se vulneraba el derecho a la igualdad y a la libertad religiosa con dicho monumento de 30 toneladas que, según él, hace alusión exclusiva al cristianismo.

Sin embargo, la Corte consideró que nadie se puede oponer a la exhibición de una obra artística y que está en criterio del espectador la forma cómo valore el monumento.

“No se viola ningún principio”: Gobernación

Frente a las demandas que han formulado contra el monumento, Jorge Céspedes Camacho, jefe de la Oficina Jurídica de Santander, indicó que con la obra no se viola ninguna norma o principio y no se favorece con su creación y nombre a ninguna religión.

El funcionario recordó que en una sentencia de la Corte Constitucional, expedida en marzo del 2014, el máximo órgano precisó que no se desconoce el principio de laicidad en la medida que el monumento corresponde a una escultura alegórica a un ser superior.

“No está representando a una religión específica ni mucho menos se persigue establecer una religión oficial en la región estableciendo una religión oficial del Estado colombiano. No es una invitación a la realización de actos o ritos oficiales de una religión en particular. No tiene una finalidad religiosa. Por el contrario, como se evidenció en el contrato, lo que se busca con el proyecto es la promoción del turismo en el Departamento y de la cultura de sus habitantes”, dice en varios apartes la sentencia.

BUCARAMANGA