Uruguay cumple un año de la marihuana 'legal'

Uruguay cumple un año de la marihuana 'legal'

El país latinoamericano ya cuenta con 1.300 'autocultivadores' registrados.

Uruguay cumple un año de la marihuana 'legal'
31 de enero de 2015, 11:43 pm

Ha transcurrido poco más de un año desde que Uruguay legalizó, o ‘regularizó’ –como prefieren en el gobierno– la producción y venta de cannabis, y el número de ‘autocultivadores’ aumenta cada vez más al igual que la cantidad de jóvenes que lo consumen.

Según datos de la Junta Nacional de Drogas (JND), desde que en agosto de 2013 se abrió la etapa de registro para aquellos que quieren cultivar para consumo propio –un requisito sin el que los consumidores no pueden acceder a la marihuana–, cerca de 1.300 personas se han inscrito como cultivadores, y existen unos 500 clubes cannábicos.

Sin embargo, estas cifras estarían lejanas de la realidad, según la Asociación de Estudios Cannábicos del Uruguay (Aecu), que estima que al menos 10.000 personas ya cultivan marihuana en sus casas.

“Nosotros estamos muy contentos por como ha ido el proceso. El ‘autocultivo’ es cada vez más normal; ya hay un montón de clubes que se han formado y otros que se están formando. Estamos trabajando para conseguir nuestras metas de acuerdo con la ley y en el marco en el que se estableció”, dijo a EL TIEMPO Juan Vaz, vocero de Aecu.

Y aunque todavía no hay estudios o investigaciones que demuestren del aumento del consumo general de marihuana en el país desde su legalización, un informe del Observatorio Nacional de Drogas –llamado ‘Sexta encuesta nacional sobre consumo de drogas en estudiantes de enseñanza media’– encontró que un 17 por ciento de jóvenes entre los 13 y los 17 años declaró haber consumido marihuana entre 2013 y 2014.

Esto representa un incremento de 5 por ciento en la cantidad de jóvenes que ha consumido marihuana, si se le compara con las cifras del 2011, que se ubicaba en un 12 por ciento.

Pero lo más preocupante para el gobierno es el ‘consumo problemático’ de la marihuana, pues un 12,6 por ciento de los consumidores de marihuana del último año está en alto riesgo de abuso de esta droga.

“La evidencia muestra que es diez veces más probable encontrar alto riesgo de consumo problemático de marihuana entre estudiantes con alta frecuencia de consumo (semanal/diario)”, dice el documento.

Además, el informe señala que cuando se trata de la percepción frente al acceso a las drogas, un 53,3 por ciento de los jóvenes considera que es más fácil acceder a la marihuana que a la cocaína (15,6) o al éxtasis (6,9) .

Turismo

Y es que no solo en Montevideo, la capital, huele a cannabis en las calles. Los balnearios del este registran un alto porcentaje de turistas que vienen a pasar el verano atraídos, entre otras cosas, por la “libertad” para consumir yerba.

“No vinimos específicamente a fumar ‘maruja’, porque todo lo que es Uruguay nos llamó la atención y decidimos venir. El tema de la ‘maruja’ nos empujó, pero no hemos podido conseguirla fácil, excepto que alguien nos la dé”, dice en un precario español Bratt Williams, un joven alemán que lleva un mes en Cabo Polonio.

En poco más de un mes, el oficialista Tabaré Vázquez, un oncólogo cuya lucha antitabaco fue un sello durante su primera administración, asumirá como presidente de Uruguay, generando algunas dudas sobre su postura –algo crítica– con la regulación.

“Si dijera que no lo veo con preocupación (el proyecto de ley de la marihuana) estaría mintiendo”, dijo Vázquez a un programa de televisión local.

“Yo no creo que vete la ley, sobre todo conociendo que, si bien esto fue una iniciativa que fue impulsada por Mujica, también fue una decisión de todo el partido. No creo que el presidente entrante haga modificaciones por motu proprio. Ahora, si en el correr de algunas de las fases de la ley se ve que hay cosas para corregir, bienvenido sea”, afirma Vázquez.

Regulación

Uruguay es el primer país de América Latina en implementar la ‘legalización’ de la marihuana.

La ley, aprobada en diciembre de 2013 y reglamentada en mayo de 2014, obliga a los consumidores a inscribirse en un registro de usuarios y optar por una de las tres formas establecidas para acceder a esta sustancia: el ‘autocultivo’, que permite un total de seis plantas por hogar y una recolección anual de 480 gramos; pertenecer a un club cannábico, de máximo 45 miembros, con un máximo de 99 plantas y de 10 gramos a la semana por persona; o comprar en farmacias, práctica que aún no se ha puesto en marcha.

Esta semana se darán a conocer los nombres de las cinco empresas que recibirán la licencia para producir la marihuana que se comercializará legalmente en el país, ya que todavía queda pendiente la implementación de la producción a gran escala, controlada por el Estado, para su venta en farmacias.

Una vez adjudicadas las licencias, las empresas deberán instalarse en el predio –propiedad del Estado– que se acondicionó en el departamento de San José, en el centro-sur del país, para posteriormente comercializar el cannabis en farmacias que hayan obtenido la correspondiente licencia por parte del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

En el caso de prosperar el proceso, esta sustancia se venderá en farmacias y cada usuario, previamente registrado, podrá adquirir hasta 40 gramos al mes por un precio de menos de un dólar.

Otros países latinoamericanos

Después de la decisión de Uruguay en 2013, la legalización de la marihuana ha comenzado a tener eco en América Latina. En octubre, Chile se convirtió en el primer país de la región en permitir el cultivo marihuana con fines terapéuticos, aunque se la sigue considerando una droga dura.

Un proyecto de ley busca despenalizar su cultivo para uso personal. En Colombia, el congreso debate un proyecto para su uso médico, que cuenta con el apoyo del presidente Juan Manuel Santos.

En Argentina, un proyecto de ley defendido por el secretario general de la presidencia, Aníbal Fernández, aspira a despenalizar el cultivo para uso personal, pero el Gobierno se opone.

CINDY A. MORALES*
Para EL TIEMPO
MONTEVIDEO
*Con EFE y AFP