Medellín y Cali, las que más aportan a reducción de homicidios en 2014

Medellín y Cali, las que más aportan a reducción de homicidios en 2014

Este año hay 2.132 muertes violentas menos que en 2013. Cifras podrían bajar a niveles de 1986.

Medellín y Cali, las que más aportan a reducción de homicidios en 2014
10 de diciembre de 2014, 02:24 am

A menos de que diciembre sea un mes atípico en casos de homicidios, el año 2014 va camino a batir un nuevo récord en muertes violentas en el país.

Un balance de la Policía, conocido por EL TIEMPO, da cuenta de que al primero de diciembre iban 11.621 homicidios, lo que representa una disminución del 16 por ciento, es decir, 2.132 casos menos que en el mismo periodo del 2013.

El año pasado, de acuerdo con el Observatorio del Delito de la Dijín, ocurrieron 15.419 homicidios y en diciembre la cifra llegó a 1.301. (Infografía: Cifras de homicidio a nivel nacional)

Para este año, la Policía espera que los asesinatos no superen los 15.000, pero si se logra que este mes, como en el 2013, se mantenga la reducción, se alcanzaría una cifra histórica menor a 14.000, con lo que se llegaría a niveles inferiores a los de hace 28 años, cuando se presentaron 15.735 homicidios.

Desde hace varios años Colombia mantiene el récord de sostener reportes similares a los de 1986, pero no ha logrado reducirlo a los de 1985, cuando la cifra apenas llegó a 12.922, de acuerdo con los reportes históricos del Departamento de Planeación Nacional (DNP).

Frente a ese reto, la Policía ha diseñado planes de choque y de seguridad para este fin de año, que consisten en detectar los ‘puntos calientes’ donde ocurren homicidios, para así no solo hacer presencia sino además contener estos crímenes. En general, no solo en homicidios, hay 500 de esos puntos.

Las cifras oficiales muestran que ciudades consideradas violentas, como Medellín y Cali, son las que más aportan a la reducción. En el caso de la capital paisa, que ha enfrentado la violencia de las redes narcotraficantes, de nuevo tendrá una disminución.

Al primero de diciembre iban 344 homicidios menos que en el 2013, lo que representa un alentador 28 por ciento, aunque la tasa de homicidios sigue siendo alta: 24 por 100.000 habitantes.

Y Cali, que viene de un incremento del 4 por ciento entre 2012 y 2013, este año marca la diferencia con 500 casos menos frente al año anterior.

La capital del Valle y su área metropolitana se destacan además porque logran superar meses como octubre, cuando los homicidios se dispararon. Pero si bien la reducción es significativa, 25 por ciento, la tasa de homicidios es de 56 por cada 100.000 habitantes, la más alta en el país.

Bogotá no cede

Las cifras de la Policía muestran que contrario a la mayoría de ciudades capitales, que tienen una reducción, Bogotá, Cartagena y Tunja reflejan cifras por encima de las del 2013.

Aunque la capital ha logrado mantener la tasa: 15 por cada 100.000 habitantes, las autoridades buscan romper la tendencia al aumento que viene mostrando mes a mes el Distrito Capital.

El general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana, señala que, si bien durante el mes de diciembre ha habido una reducción, la cifra del año no llega a niveles inferiores por cuenta de las disputas de las redes de microtráfico y la intolerancia.

“Cada vez que se desarticula una banda de microtráfico hay represalias entre ellos con asesinatos”, dice el general Guatibonza, quien señala que espera que este mes ocurran menos de 126 casos, que fue la cifra de diciembre del 2013.
Las riñas, por su parte, han dejado 10.390 lesionados y el 40 por ciento del total de los crímenes. Tan solo el pasado fin de semana ocurrieron 1.300 riñas.

“En un fin de semana mueren entre 16 y 18 personas, y en la mayoría de los casos fueron dentro de las viviendas por personas que conocían, familiares, amigos o vecinos”, explica el general Guatibonza.

El fin de semana más violento del año fue el Día de la Madre, en mayo, cuando murieron 26 personas. Eso sumado a las celebraciones de los partidos de la Selección Colombia en el Mundial en Brasil.

En todos el país, no solo en Bogotá, las riñas, las lesiones y los muertos en estas peleas, han estado marcadas por el consumo de licor.

La Policía calcula que en promedio el 48 por ciento de los homicidios ocurren en medio de riñas entre familiares, vecinos, amigos o conocidos; y usualmente tienen que ver por la intolerancia y los celos.

Por eso, este fin de año, en el que el consumo de licor aumenta sustancialmente, la Policía espera contener principalmente las riñas, para así mantener la reducción de los homicidios.

Pandillas, la amenaza para Cali

Un estudio que permitió detectar microzonas donde ocurrían homicidios y el accionar sobre estos puntos fue la clave para que Cali saliera del escalafón de las ciudades con aumento de estos crímenes. Cali presenta una reducción del 24 por ciento en muertes violentas, con 497 casos menos frente a los primeros 11 meses del 2013, cuando hubo 2.037 casos.

La base del análisis fueron los sitios en los que se repitieron en el 2013 homicidios. Así, dice el general Hoover Penilla, se detectaron tramos de 20 y 50 metros en los que en un año ocurrieron entre 10 y 15 de estos crímenes.

“Se focalizaron esos sitios y se priorizaron cinco comunas, porque detectamos que aportaban el 60 por ciento de los homicidios”, dijo el general Penilla.

La estrategia en esos puntos ha sido detectar las estructuras sicariales y aumentar la presencia de la Policía, y cuando ocurren homicidios el objetivo es capturar a los responsables. Ese trabajo ha permitido la captura de cabecillas de bandas del microtráfico, extorsiones y hurtos. Este año han sido desarticuladas 66 bandas y capturadas de 570 personas. El general Penilla señala que el 65 por ciento de los homici- dios lo aportan las llama- das oficinas de cobro y las pandillas, y el resto los hechos de intolerancia.
Con información de Cali

Captura de cabecillas de bandas, clave en menos muertes violentas en Medellín

La capital antioqueña sigue dando grandes pasos en la reducción de homicidios. Entre el primero de enero y el 2 de diciembre de este año se han presentado 614 asesinatos, un 28 por ciento menos frente el mismo periodo del 2013.
De acuerdo con el comandante de la Policía del Valle de Aburrá, general José Gerardo Acevedo, lo que ha llevado a esos números es el trabajo conjunto entre diferentes organismos para atacar a las estructuras delincuenciales vinculadas con el narcotráfico.

“Haber desmantelado muchas grandes organizaciones con capturas de cabecillas de primer y segundo nivel ha sido fundamental”, apuntó el oficial, quien recordó las épocas cuando los de alias Valenciano y Sebastián se disputaban la ‘Oficina de Envigado’.

La recaptura en febrero pasado, en Risaralda, de Rubiel Medina Cardona, alias Mono Amalfi, ha sido fundamental para mejorar los índices.

En esto coincide el secretario de Seguridad de la ciudad, Sergio Vargas, para quien cada vez que se desmantela una banda hay una reducción en las estadísticas. “Nuestro siguiente reto es la lucha contra la impunidad, por eso se va a hacer una inversión de más de 8.000 millones de pesos para un moderno laboratorio de criminalística, con el que tecnificaremos las investigaciones judiciales”, precisó.

Otro ejemplo es el de la comuna 8 (centroriente), donde en el 2013, cuando había una cruenta guerra entre ‘Urabeños’ y la ‘Oficina’, se presentaron 55 homicidios, pero en la actualidad se registran apenas 29.

“Es una reducción del 46 por ciento, es decir que esa zona aporta el 5 por ciento del total de los homicidios que se presentan en la ciudad”, concluyó Vargas.

Desde el primero de enero del 2012, cuando Aníbal Gaviria recibió la Alcaldía, la ciudad ha tenido 111 días sin homicidios: 12 en el 2012, 37 el año pasado y 62 este 2014, una cifra que rompe los antecedentes históricos de la capital antioqueña.

PAULINA ANGARITA
pauang@eltiempo.com