Las 10 mejores hamburguesas de Bogotá

Las 10 mejores hamburguesas de Bogotá

Un recorrido por las opciones más sabrosas de la ciudad.

Las 10 mejores hamburguesas de Bogotá
9 de diciembre de 2014, 04:29 pm

He aquí, de nuevo, el 'top' 10 de las hamburguesas más ricas de Bogotá. Como verán, estimados glotones, hay muchas novedades con respecto a los listados anteriores. Y como verán, además, varios bares-restaurantes aparecen en la lista gracias a que, a fuerza de las nuevas tendencias, han entendido la importancia de tener una muy buena hamburguesa en casa. Lo mejor de todo es que las opciones en mi ciudad son cada vez más y más sabrosas. (Vea en imágenes: Los 10 mejores restaurantes de Latinoamérica)

Criterios de selección:

Estos son los criterios con los que califico este suculento plato, que no es otra cosa que la más agresiva revolución de la gastronomía de los últimos 60 años:

1. La hamburguesa no está diseñada para cuidar la línea. Por el contrario, si la carne no tiene un buen porcentaje de grasa (por lo menos el 30 por ciento), no es buena. A eso súmele las salsas: mayonesa, mostaza, tomate, etc.
2. Siempre debe ser asada, preferiblemente al carbón o, en su defecto, a la plancha.
3. El pan caliente, el queso amarillo y las papas a la francesa.
4. Importantísimo que quepa en la boca. Más grande es un despropósito, y más chiquita, una terrible desilusión.
5. Solo reseño las hamburguesas de res. Por eso, además, debe ser siempre jugosa. Seca da para demanda.

Ahora sí, este listado, muy personal, de las mejores hamburguesas de la capital:

1. Gordo Brooklyn Bar & Restaurant

De pies a cabeza, toda ella muy bien puesta. Equilibrada y resueltamente sabrosa. El secreto está en que todos los días muelen la carne (de tres partes de la vaca) y que, por eso mismo, al asarla, sale tan crocante por fuera y tan jugosa por dentro. También hay un gran cuidado en ciertos detalles: pan brioche horneado allí mismo (dos veces al día, antes de cada servicio), cebolla encurtida en vinagre de remolacha y lechugas y tomates orgánicos. El local ofrece adición de quesos: gruyer, munster, feta, gorgonzola y cheddar (que es con el que me quedo). Y ojo, usan salsa de tomate Heinz, mostaza Gulden’s y mayonesa japonesa Kewpie. Por eso, y además por su precio, es la número uno.

Precio: $ 22.000 con adición de queso. Carrera 4A N°. 66–84.

2. La Xarcutería

La Xarcutería

Si no fuera porque en el proceso de crecimiento de la marca dejaron de revisar cada detalle –como lo hacían en su pequeño local original–, hoy estaría en el puesto número uno (por momentos descuidan la presentación y el servicio). Sin embargo, la verdad sea dicha, la Bacon Cheeseburger es una sabrosura con baile en la boca. Y no es otra cosa que eso: carne recién molida, queso y esa tocineta que ellos mismos curan allá, en su magnífico taller del sabor. Aterriza con pepinillos, lechuga, tomate, cebolla y alioli (salsa de ajo y aceite de oliva). De campeonato.

Precio: $ 22.000 Carrera 12 N°. 93–43

3. Agadón

Agadón

Digamos que en esta hamburguesa cada sabor está al servicio del otro, al punto que ninguno sobresale. Es creativa, pero, ¡ojo!, no toma riesgos. Por el contrario, tiene todo eso que se podría enmarcar en el concepto de “lo muy apropiado”. Y con toques especialmente provocadores: tocineta ahumada, cebolla caramelizada, pimentones asados, queso mozzarella y salsa barbecue. Toda una explosión sin hostigamientos. Pregúntela bajo el nombre de The Ranch Burger. Eso sí, es un poco costosa.

Precio: viene en presentación de 150 gramos (a $ 24.900) y de 250 gramos (a $ 29.900). ¿Adivine por cuál me fui? Carrera 13 N°. 85–75.

4. Ágape

Ágape

El local solo tiene una hamburguesa y es muy especial. Más bien es una hamburguesa especiada con sabores bien orientales. Las piezas: pan turco, pesto, mayonesa, rúgula, carne de res –adobada con perejil, cebolla y especias–, queso gruyer y Kasundi de tomate, que es una salsa india (adaptada en Medio Oriente), con cilantro, comino, cúrcuma y chilli. Una de mis favoritas en uno de los bistrós más gustosos y pilos de la ciudad. Eso por no hablar de los desayunos que allí sirven, pero ese es otro tema.

Precio: $ 23.500 Calle 80 N°. 8–30.

5. La Hamburguesería

La Hamburguesería

Como todo en La Hamburguesería, es efectiva y sin muchas pretensiones. Está hecha con carne Angus. De ahí su nombre, así los dueños insistan en que es un homenaje a Angus Young (el guitarrista de AC/DC). Su gracia radica en presentar esa media libra en un diámetro de 10 cm. El resultado: un trozo de carne gruesa. Servida en pan ciabatta, con cebolla roja, tomate y pepinillos (y seis salsas para escoger). El sabor de esta pieza es cautivador, al igual que su precio. (Lea también: Diez años de la Hamburguesería)

Precio: $ 19.500. Varias locaciones por toda la ciudad.

6. El Corral Gourmet y El Corral

El Corral

En realidad son dos: 1. La hamburguesa chipotle del Corral Gourmet, con mayonesa chipotle y ají yacaré, servida con una mezcla de maíz, pimentón y cebolla. 2: La Corralísima 3/4 de libra: contundente, clásica, asada a la parrilla. Solo una pregunta: ¿qué le hicieron al pan de El Corral que ahora es tan enclenque?

Precio: $ 23.800 y $ 21.000, respectivamente, sin papas ni bebida. Por todas partes. Siempre hay uno cerca de usted.

7. Ugly American

Ugly American

Se llama así: Fat Kid Cheeseburger. Su nombre indica que es para niños porque tiene un tamaño perfecto para comer con una sola mano. Pero no crea, es para adultos con hambre y buen gusto. También es preparada con ganado Angus nacional (de La Dorada, Caldas) y está armada de la manera más clásica: pan casero, queso cheddar, lechuga romana, tomate y pepinillos.

Precio: $ 27.000. Calle 81 N°. 9–12 (Sótano).

8. Burger Kill

Burger Kill

Una gran oferta en la relación precio-calidad. Sigue siendo un lindo local de garaje donde ofrecen hamburguesas de muy buena carne. La mía, por la que voy a la fija, es la que responde al nombre de Tocineta Parmesano Big Kill, que viene rellena de tocino y queso parmesano, todo en la misma masa. Es jugosa, con brillantes sorpresas en cada mordida.

Precio: $ 19.500. Hay un local en la calle 85 y otro en la calle 90.

9. Apache

Apache

Este es el bar-restaurante que despunta en el último piso del Hotel Click-Clack. Además de la vista y del buen ambiente (que es pura rumba de noche), tiene unas hamburguesas de campeonato. Para mi gusto, la Navajo Azul es su mejor obra: 170 gramos de carne de res, queso holandés, setas horneadas, tocineta y alioli. ¡Infalible!

Precio: $ 22.000. Carrera 11 N°. 93–77.

10. Upper Side

Upper Side

Otra elegante pieza de un bar-restaurante. De hecho, uno de los bares-restaurantes con más estilo de la ciudad. Media libra de res macerada, queso americano fundido, tocineta, lechuga, tomate y cebolla, todo dentro de un pan fresco horneado en casa. Solo tiene un problema: su precio; se les fue la mano.

Precio: $ 32.000. Carrera 13 N°. 81–24, piso 4.

Hamburguesa de cadena:

- Randys. Después de El Corral, es la mejor oferta de los locales de cadena. Su hamburguesa ‘Súper’ no tiene nada que envidiarle a la de los restaurantes a manteles.
- McDonald’s. Que vengan más documentales, más investigaciones, más pesquisas, a ver si, de una vez, alguien nos revela qué clase de asunto es este. Porque alimento, lo que se llama alimento, no parece ser.
- Burger King. Digamos que uno puede despacharla sin problema (en un apuro). Pero una vez se queda uno con el papel vacío en las manos, asalta la duda: “¿Qué me acabo de comer? ¿Por qué me trato así?”.
- Presto. Aun cuando mejoró un poquito en relación con un par de años atrás, sigue siendo la hamburguesa más insulsa de los restaurantes de cadena. Solo se salva su salsa Presto. ¡Calcule!
- Johnny Rockets. En general, entre buenas y aceptables. Pero le falta mucha más calidad y cariño para justificar su precio.
- Del Rodeo. Si se tiene en cuenta su precio promedio, aguanta, y mucho. Hamburguesas guerreras entre la guerra.

De otros bares y restaurantes:

Recomiendo también la hamburguesa del restaurante La Fama; la de Diner 93; la de queso azul del bar Mai Lirol Darlin; la ‘Especial’ de todos los Beer Station; la ‘Big Boy’ de Cactus; la Milenio de La Bonga del Sinú, y todas las hamburguesas del viejo y querido American Burger, donde, creo, ya gana más la nostalgia que el presente. Y sí, las hamburguesas de Sierra Nevada –que está a nada de convertirse en cadena–, donde las hacen con cariño, buen sabor y suave con el bolsillo.

Fotos: Diego Santacruz. Producción: Natalia Céspedes.

MAURICIO SILVA