Jueces deben respetar voluntad de enfermos mentales, dice Corte

Jueces deben respetar voluntad de enfermos mentales, dice Corte

Alto tribunal dice que estas personas "no pierden su capacidad jurídica".

21 de noviembre de 2014, 04:01 am

Esa es la principal conclusión de una reciente sentencia de la Corte Constitucional que, con ponencia del magistrado Jorge Pretelt, sienta un precedente frente a la voluntad de las personas con enfermedades psiquiátricas.

El caso que llevó a la Corte al tema es el de una mujer cuyo esposo presentó una demanda de interdicción, con lo que se declaró la incapacidad legal de ella para representarse a sí misma extrajudicial y judicialmente.

Tras la decisión de un juzgado de Antioquia que determinó que el hombre sería en adelante el curador o representante para los actos civiles de la mujer, la madre de esta se opuso debido a que su hija había recibido malos tratos de él, situación que ya había sido puesta en conocimiento de la Fiscalía.

Sin embargo, la decisión del juzgado no tenía en cuenta este aspecto y se basaba en que padecía una secuela de una enfermedad cerebrovascular que no tenía tratamiento curativo, por lo que estaba demostrada su discapacidad absoluta, resultando “imprescindible nombrar un curador”.

La madre de la mujer pidió, a través de una tutela, el amparo del derecho fundamental de su hija a la autodeterminación, y solicitó que se respetara su voluntad y su dignidad humana. Esto, debido a que ella había manifestado su deseo de estar con su madre y no continuar bajo el cuidado de su esposo.

Dentro del proceso, a la mujer se le hicieron entrevistas en las que dijo de forma coherente y clara que había recibido malos tratos de su pareja. Así mismo expresó querer estar en la casa donde habitan sus padres.

La Corte determinó que “nadie puede arrogarse autónomamente la facultad de representar a otros alegando su incapacidad, puesto que la capacidad de las personas se presume legalmente”.

La sentencia además señala que la accionante también fue discriminada por el hecho de ser mujer, “teniendo en cuenta la afirmación hecha por el Tribunal Superior de Medellín, según la cual debería permanecer con su esposo para no romper la unidad familiar y afectar los derechos de sus hijos menores de 18 años, lo que es igual a decir que las madres deben permanecer siempre al lado de sus esposos pese a las condiciones en las que viva”.

La Corte dejó sin efectos el fallo que le concedió al esposo de la mujer ser su curador y ordenó que se reiterara una decisión en primera instancia que le había otorgado a la mamá ese deber.

Además, exhortó a la Sala Administrativa del Consejo de la Judicatura que comunique la sentencia a todos los jueces y tribunales que lleven este tipo de procesos para que tengan en cuenta la voluntad de las personas con enfermedades mentales.

JUSTICIA