Milagro en Caracol / El otro lado

Milagro en Caracol / El otro lado

El documental de los seis niños es un trabajo cuidadoso, desde el formato y lo visual.

Milagro en Caracol / El otro lado
9 de noviembre de 2014, 09:36 pm

A veces hay milagros, muy pocos en televisión, pero en Caracol pasa uno: hay documentales de verdad los domingos a la noche.

Además de periodismo carroña y periodismo de entrevistas y show del periodista, hay documentales. Dieta diversa. Y que haya documentales lleva a que tengamos otras estéticas y narrativas para el goce. Tres ejemplos.

A los seis: así viven seis niños de diferentes regiones de Colombia es un documental precioso que se hace imagen, cuentan desde el sonido ambiente, intentan narrar con paciencia y ganar el placer de la contemplación.

Hay personajes entrañables como son los seis niños, que son seis países, seis versiones de nosotros. Seis niños que serán seis adolescentes y seis futuros de la Colombia diversa. Y nos prometen un nuevo documental Caracol en seis años.

Y es buen documental porque nos deja ver, sentir y encantar con sus emociones, son los niños los que cuentan y están para encontrarse con nosotros. Los textos que acompañan las imágenes son pocos y están para contextualizar. Y para sorpresa lo hace Carlos Vives.

Y de eso es que va el documental: paciencia, espera, personajes que en sus tiempos, modos y sentires se nos revelan. Son los personajes, los paisajes, las historias las que se revelan para que los televidentes gocemos el placer de mirar la realidad.

Con valentía y entrega Fuerzas Militares combaten las heridas de guerra es otro documental. Nos cuenta cómo militares que han sido heridos en el conflicto habitan su nueva situación.

Una versión sin morbo ni miseria que narra la vida en ese momento en que uno deja de ser lo que era y sobrevive con lo que le queda: el cariño de la familia, la verdad de sentirse al margen de la sociedad, la vida que tiene sentido en el reinventarse.

Documental porque se deja a los personajes hablar y estar en la pantalla y permite a los familiares ser protagonistas. Documental doloroso pues nos cuenta los daños colaterales de esta guerra estúpida que habitamos.

Colombia en el espejo, sobre la historia de la televisión. Y la TV cumplió 60 años. Y entre los documentos que la celebran se agradece el de Caracol, un trabajo cuidadoso desde el formato y lo visual, un testimonial en tres partes. Lo importante es que fue narrado por los que han hecho la televisión, la han convertido en nuestro relator cotidiano y en ser marca de identidad Colombia.

Lo mejor de que haya documentales está en que por una hora podemos ver y gozar otro modo de hacer TV: uno en el que el periodista no es el protagonista, ni su presencia y voz ensucian el relato; ni la música efectista anula la narrativa; y triunfa el contexto de los sonidos de la realidad. En el documental gana el relato, los personajes, la vida de la gente.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión