Las EPS no pueden negar cambio de sexo

Las EPS no pueden negar cambio de sexo

Corte ordena evaluaciones a niño hermafrodita que quiere órganos masculinos.

16 de octubre de 2014, 03:28 am

Después de 15 años de que la Corte Constitucional fijó los criterios para resolver el estado hermafrodita de un menor, el alto tribunal volvió a pronunciarse sobre el tema y ordenó a una EPS adelantar las evaluaciones y practicar la operación de reasignación del sexo, si este procedimiento procede.

El fallo, que se dio al resolver el caso de un menor de Carmen del Viboral (Antioquia) que al nacer le fue asignado el sexo femenino pero que años después manifestó que quería quedar con órganos masculinos, señala que la reasignación del sexo “no es un procedimiento estético” y que busca garantizar la dignidad humana y la identidad sexual de un niño que ha sido estigmatizado por su estado intersexual.

La EPS Suramericana se había abstenido a realizar la cirugía de reasignación de sexo a pesar de la Comisaría de Familia en el municipio inició el proceso de restablecimiento de derechos y ordenó la realización de las intervenciones y tratamiento para restablecer la identidad del niño.

Ya un médico de la IPS Sura de Rionegro había estableció que era necesario comenzar un estudio de fondo para determinar si el niño tenía cualidades congénitas de mujer o de hombre.

Por todo esto, la Corte señaló que “la EPS ha vulnerado los derechos fundamentales a la identidad sexual, a la salud –el derecho al diagnóstico– y a la vida digna del menor”.

En su sentencia, el alto tribunal ordenó a la EPS adelantar las evaluaciones y proceder a advertir al niño sobre las consecuencias y alternativas que tiene la cirugía de cambio de sexo.

En el caso de que proceda la operación, según la Corte, la EPS no podrá denegarla con base en interpretaciones restrictivas del Plan Obligatorio de Salud (POS).

Así mismo, la Registraduría deberá modificar la tarjeta de identidad del menor, con el objeto de que coincida con la realidad y no genere más tratos discriminatorios. Hoy, el niño tiene 11 años y un nombre diferente, aunque en la tarjeta de identidad mantiene el nombre original.

Dentro del proceso, la EPS afirmó que su conducta no ha sido negligente –como lo aseguró la familia del niño–, sino que, por el contrario, se están realizando estudios para determinar las cualidades congénitas del niño y la pertinencia o no de un procedimiento quirúrgico. La EPS alegó que no ha procedido a ordenar la cirugía, porque no existe aún prescripción médica. Sin embargo, la familia del menor interpuso acción de tutela por considerar vulnerados sus derechos fundamentales a la dignidad humana, a la identidad sexual y a la salud del niño.

La primera vez que la Corte analizó el caso de un menor con genitales ambiguos (hermafroditas) fue en 1999, cuando fijó los criterios relacionados con el consentimiento libre, previo e informado de los padres y los menores de edad para solicitar las operaciones y tratamientos que resolvieran el estado hermafrodita.

EL TIEMPO
salpal@eltiempo.com