Aplicaciones Tinder y Grindr causan preocupación en Buckingham

Aplicaciones Tinder y Grindr causan preocupación en Buckingham

Los sirvientes las usan para conocer personas y llevarlos a sus dormitorios en el palacio

Aplicaciones Tinder y Grindr causan preocupación en Buckingham
8 de octubre de 2014, 03:04 pm

El uso de aplicaciones como Tinder y Grindr por parte del personal que atiende a la realeza inglesa se está volviendo en una verdadera pesadilla para las personas encargadas de proteger a la reina Isabel II de Inglaterra.

Según The Daily Mail, un número no determinado de las más de 800 personas encargadas de servir a la familia más importante del Reino Unido utilizan estas aplicaciones para conocer personas y llevarlas a sus dormitorios en el Palacio de St. James y las Caballerizas Reales.

La mayoría de los sirvientes tienen libertad de llevar visitantes a sus dormitorios, aunque no tienen autorización de darles acceso al Palacio de Buckingham.

Si bien situaciones similares se dieron en el pasado, el avenimiento de estas aplicaciones ha promovido que en algunos casos los invitados sean completos desconocidos.

UNA COSA LLEVA A LA OTRA


Los programas, usados por millones de personas alrededor del mundo, utilizan el sistema de GPS del aparato para facilitar encuentros entre otros usuarios que se encuentren cerca. No es raro que estas citas terminen en relaciones sexuales.

“Hay verdaderas y serias preocupaciones sobre la seguridad en Palacio de Buckingham por el hecho de que miembros del personal utilizan aplicaciones de citas como Tinder, las cuales pueden ser algo sórdidas”, dijo una fuente de la policía al diario británico.

“La policía del palacio está particularmente molesta por el número de invitados de los sirvientes que se quedan por la noche, especialmente cuando los acaban de conocer por Tinder. No saben nada de sus antecedentes, podría ser cualquier persona”, agregó, lamentando la falta de cuidado sobre la seguridad en un contexto tan preocupante como el fortalecimiento del Estado Islámico.

Un portavoz del Palacio de Buckingham se negó a comentar sobre seguridad, argumentando que esa es la política de la institución.

EL COMERCIO (PERÚ)
GDA