Iniciativas que cuidan el agua, ejemplos para reconocer

Iniciativas que cuidan el agua, ejemplos para reconocer

HUELLA SOCIAL presenta algunas iniciativas de organizaciones y ciudadanos que protegen el agua.

Iniciativas que cuidan el agua, ejemplos para reconocer
7 de octubre de 2014, 01:06 pm

Las cifras del Estudio Nacional del Agua son elocuentes. Menos del 11% de las aguas residuales son tratadas adecuadamente en el país, cerca de 300 millones de toneladas de sedimentos son transportados cada año a los océanos y el 80% de la población y actividades económicas están localizadas en cuencas con déficit natural de agua.

El problema es de tal magnitud, que se necesita de un trabajo coordinado entre Gobierno, comunidades, empresas y organizaciones, para hacernos conscientes del uso y el abuso que se está haciendo del recurso hídrico, y así empezar a cambiar comportamientos que nos lleven por el camino de la sostenibilidad.

Refinería sostenible

En la refinería de Barrancabermeja, Ecopetrol redujo en 12,3% la captación de agua de las fuentes hídricas de la región, gracias a la instalación de una moderna planta de agua con equipos de mayor eficiencia, que funciona desde finales de febrero de 2013.

El diseño de la nueva planta de agua y los cambios operacionales que se realizaron, permitieron obtener agua desmineralizada con mayor calidad, lo que contribuyó a la reducción del agua que venía siendo utilizada para generar las purgas en los sistemas de generación de vapor de la refinería, a la vez que se eliminaron al 100 por ciento los vertimientos a la planta de tratamiento de aguas residuales. También se optimizó el proceso de neutralización y se eliminó el de eliminación de dureza. Adicionalmente, la refinería ha disminuido el consumo del agua con actividades que la reutilizan y restringido su uso en actividades no prioritarias para su continuidad operativa.

Para asegurar esa materia prima que es el agua

Con el compromiso de devolverle a la naturaleza en el 2020 una cantidad de agua equivalente a la que utiliza en sus bebidas y en su producción, Coca-Cola y Coca-Cola FEMSA se unieron a la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua (constituida en el 2011) para desarrollar 17 fondos de agua en el país. El objetivo no solo es proteger las cuencas hidrográficas de aquí al 2016 sino asegurar el desarrollo sostenible de las comunidades donde opera la compañía.

El proyecto espera trabajar en 1.350 hectáreas y alcanzar la reposición de 1,8 millones de metros cúbicos de agua, según las proyecciones. Esto equivale al 0,81% del volumen del embalse de Chuza y el 1,2% del embalse Río Grande II, abastecedores de agua potable para Bogotá y Medellín, respectivamente, lo cual beneficiará a más de 11 millones de habitantes en estas ciudades.

Al rescate de los mares

Reducir los residuos plásticos que llegan a los océanos y así mitigar la contaminación de los mares, que hoy alcanza niveles máximos, es el objetivo del programa que la CAEM, filial de la Cámara de Comercio de Bogotá, realiza con el Ministerio de Ambiente.

En concreto, los esfuerzos se han centrado en la ciénaga de Mallorquín (Barranquilla), debido a las condiciones de fauna y flora acuática y terrestre de la zona. La alianza ha logrado vincular a nueve entidades públicas y privadas al proyecto, recolectar seis toneladas de residuos que eran dispuestos de forma inadecuada en la ciénaga, realizar una campaña de fortalecimiento de las rutas de recolección de residuos, conformar la red de promotores ambientales y mejorar el entorno a través del embellecimiento de 70 fachadas de viviendas ubicadas en los alrededores del acuífero, entre otros resultados.

Apoyo a proyectos que quieren usar el agua de manera sostenible

Con el fin de apoyar la construcción de un sistema de tratamiento de aguas de producción para el manejo del líquido utilizado en la recuperación del crudo de los pozos petroleros, el Banco de Bogotá apoyó este año a la empresa Morelco, que venía trabajando en dicha iniciativa. Para su ejecución, la entidad bancaria desembolsó un montó de 12 millones de dólares invertidos en la adquisición de los equipos que aceleran el proceso de purificación del agua, ya sea para reinyectarla a los pozos o verterla a fuentes hídricas sin causar daños ambientales. Además, el banco financió la obra de mantenimiento del Poliducto de Occidente, que busca minimizar los riesgos de rupturas, daños y derramamientos de productos de hidrocarburos a las corrientes de agua.

Filtros naturales para tratar la contaminación

Las aguas residuales son fuentes de sustancias contaminantes que dañan los ecosistemas acuáticos. En el caso de la laguna de Fúquene, este problema ya ha deteriorado la integridad ecológica de la laguna, afectando la pesca, el suministro de agua potable y el transporte, entre otros. El gran problema es que tratar las aguas residuales es muy costoso. Por eso, la Fundación Humedales implementó los ‘filtros verdes’, una solución innovadora de bajo costo y accesible para zonas rurales. El mecanismo utiliza especies vegetales ya establecidas en la región que son sembradas en canales angostos, poco profundos y muy largos. El primer piloto ubicado en San Miguel de Sema, Boyacá, consiguió eliminar en promedio un 90% de la carga orgánica transportada por el agua residual y sus resultados han incentivado a otras comunidades de Cundinamarca, Boyacá y Huila a utilizarlos.

Estudiantes luchan por la quebrada Villamaría

Ante la disminución del recurso hídrico que se estaba presentando en Vijes, Valle del Cauca, los estudiantes de la Institución Educativa Veinte de Julio crearon un proyecto de conservación y restauración de la quebrada Villamaría. Luego de obtener el segundo lugar en el concurso Jóvenes Protectores de Agua, los estudiantes y la comunidad realizaron diversas actividades, como la recolección de 300 plántulas y 200 semillas de especies nativas, la siembra de 500 árboles y el montaje de dos tinas para el almacenamiento y tratamiento del recurso hídrico. En una segunda fase consiguieron el apoyo de Acuavalle y CVC, y entre otras acciones lograron reforestar y aislar para su preservación a 13 de los 30 ojos de agua ubicados en el corregimiento de Villamaría.

Menos agua para el cemento

Producir una tonelada de cemento requiere de 20 a 100 litros de agua. No obstante, en las plantas de Cemex de Clemencia (Bolívar) y de Santa Rosa (La Calera), ese consumo se ha reducido a cero litros. ¿Cómo? En Bolívar, la compañía cuenta con plantas de última generación que no requieren agua en el proceso de producción, gracias a que sus equipos utilizan sistemas de refrigeración y acondicio-miento, con lo que también se evita la generación de vertimientos.

En La Calera, por su parte, si bien la planta utiliza ‘tecnología antigua’, se implementó un sistema de recirculación de aguas que permite usar el líquido sin generar pérdidas. Las aguas se almacenan en un reservorio de 30.000 m3 que funciona como un ecosistema que sirve de refugio y alimento a diferentes especies de la zona. De allí se bombea el agua que se requiere para la limpieza y, una vez usada, pasa por un proceso de tratamiento de aguas residuales. Así no hay vertimientos y tampoco se hace captación de fuentes superficiales ni subterráneas.

Jardineros del río Bogotá

Uno de los programas que adelanta la Fundación al Verde Vivo en el río Bogotá es la recuperación forestal de la cuenca alta, que consiste en la siembra de 1’500.000 de árboles nativos para mejorar sus condiciones hidráulicas, recuperar su ecosistema, combatir el cambio climático y ofrecer una ‘cadena hotelera’ para las especies de aves típicas de la zona.

Para financiar este programa, la Fundación ofrece la posibilidad de adoptar un árbol, en el caso de las personas, o una hectárea, en el de las empresas a las que la Fundación les ayuda a medir y compensar su huella de carbono. Además, realiza programas de turismo de bajo impacto en los alrededores de Suesca,Cundinamarca.

Reducir la huella hídrica

Con el objetivo de medir y reducir la huella hídrica que implica la producción de cemento, Argos se vinculó en el 2012 al proyecto Suizagua Colombia II. La compañía está trabajando en las plantas de Cemento Toluviejo (Sucre) y de Concreto Mamonal (Cartagena), las cuales se encuentran ubicadas en zonas de estrés hídrico. Allí se han instalado medidores de agua en sitios estratégicos para hacer un uso racional del agua, se han realizado obras hidráulicas para la recolección y aprovechamiento de aguas lluvias en el proceso industrial. De otro lado, los empleados y grupos de interés se han capacitado en temas de ahorro y uso eficiente del agua. La experiencia ya ha dado resultados tales que será replicada en otras plantas de producción ubicadas en áreas de estrés hídrico.

Para saber lo que gastamos

En cuatro años de operación, el programa SuizAgua Colombia le ha seguido los pasos a la huella hídrica, es decir, a la cantidad de agua que se consume y se contamina en todo el ciclo de vida de un producto o servicio. Entre los logros de la iniciativa, a la que ya se han vinculado cuatro empresas suizas y siete colombianas, está la elaboración de un análisis de los usos del agua en la cuenca del río Porce (Antioquia), la contribución científica al desarrollo del estándar internacional ISO 14046 de huella hídrica y la evaluación del consumo del recurso en 18 plantas de producción con su respectiva implementación de acciones de reducción del gasto.

Amigos del humedal

Tras 11 años de trabajo, una acción popular, perseverancia y buena relación con las autoridades, la Junta de Acción Comunal de Niza logró que el humedal de Córdoba se convirtiera en el segundo mejor conservado de Bogotá. Los resultados son evidentes: se le conectó un caudal de agua desde la quebrada Santa Bárbara, con el que aumentó no solo el área de los espejos de agua sino la presencia de fauna y flora acuática. Se compensó la pérdida hídrica en los colectores pluviales al corregir conexiones erradas y especies amenazadas, como el pato turrio y la rana campana, aumentaron su población.

Producción más eficiente de cerveza

Gracias a buenas prácticas como el reuso del agua empleada en el lavado de las canastas en otros procesos de limpieza, la reducción de la presión en las lavadoras de envases para evitar gastos innecesarios, el control de fugas y el riguroso tratamiento de las aguas residuales, Bavaria ha logrado reducir el consumo de agua para la elaboración de cerveza desde 1999 en más de un 64%. El agua reciclada durante 2013 en las cervecerías de Tocancipá y Valle correspondió al 19% y 8%, respectivamente, del total consumido por la planta. Asimismo, la compañía ha contribuido a la protección de 19.500 hectáreas en diferentes cuencas ubicadas en el área de influencia de sus plantas. La meta para 2020 es alcanzar un consumo de 3 litros de agua por cada litro de cerveza producido.

‘Culturagua’, cambio de mentalidad

En Caldas, un colegio se ha convertido en la conciencia ambiental de ocho veredas, que gracias a su acción han empezado a darle un uso más racional al agua. La tarea del equipo ambiental de la Institución Educativa Naranjal ha sido la de sensibilizar a las familias de las veredas Crucetas, Alto de la Mina, Ínsula, Floresta, Naranjal, Estrella, Reposo y Morro Azul, para que controlen el consumo de agua y eviten su despilfarro. Pero también, ha convencido a los líderes comunitarios para que ayuden a fomentar el ahorro y uso racional del agua, y sobre las estrategias educativas para que mediante talleres lúdico-pedagógicos se enseñe a los niños, desde preescolar hasta el grado undécimo, a ahorrar agua.

Fondos de Agua para preservar la infraestructura verde

Para preservar esta infraestructura verde, The Nature Conservancy y la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua crearon los Fondos de Agua, un mecanismo financiero para fomentar la conservación de las cuencas. Estos fondos financian proyectos de conservación de cuencas a los habitantes de la parte alta a través de recursos invertidos por los usuarios de la parte baja de la misma. En Colombia existen tres fondos de agua creados y operando: Agua Somos (Bogotá), Agua para la Vida (Valle del Cauca) y Cuenca Verde (Medellín), a través de los cuales se han protegido y restaurado más de 13.000 hectáreas y se han capacitado a más de 950 familias en manejo sostenible de recursos naturales.

Jóvenes, defensores del lago de Tota

El grupo ‘Defensa y salvación del lago de Tota’ es un movimiento juvenil que se ha encargado de comunicarle al país el abandono y la problemática ambiental de este humedal. Nació en 2006 como una iniciativa que empezó trabajando con niños en apoyo a sus actividades escolares y luego incursionó en los paseos ecológicos que dieron lugar al ‘Manifiesto por el lago de Tota’, el cual se difundió a través de correos electrónicos. A esta iniciativa le siguió la creación en Facebook del grupo S.O.S. lago de Tota. Entre otros proyectos tienen la granja biosostenible Xiegua Tota ganador del concurso Juventud Protectora de Agua 2013, una reserva forestal donde han sembrado más de 1.000 árboles. Allí producen artesanías con bolsas plásticas.

Para defender las microcuencas

La microcuenca de la quebrada Santa Marta es el afluente más importante del municipio El Colegio (Cundinamarca), y de esta se surten no solo el acueducto municipal si no más de siete acueductos veredales. Emgesa, a través del apoyo técnico, financiero y logístico al proyecto de corredor biológico de esta quebrada, ha logrado impulsar el diseño de la propuesta y la implementación de la primera etapa del proyecto que consiste en la caracterización de la microcuenca del corredor biológico. Esta iniciativa busca la conservación de la biodiversidad y la protección del recurso hídrico. Para ello se han formado en valores ambientales a más de 400 personas de la zona, sembrado 2.500 árboles y realizado dos jornadas de mantenimiento a más de 5.000 árboles.

El guardián de las quebradas en Bogotá

¿Cuál es el origen del recurso hídrico que utilizan los bogotanos? El agua viene de la llave o del tubo, cae de las nubes, está en los nacimientos, es una bendición de Dios o es un recurso inagotable. Esas fueron las respuestas que obtuvo Conservación Internacional Colombia, luego de entrevistar a 10 mil personas. Conscientes de que uno no cuida lo que no conoce, en 2008 firmó una alianza con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá para identificar las zonas que requieren trabajos de preservación, recuperación o uso sostenible en el corredor Chingaza-Sumapaz- Páramo de Guerrero-cerros orientales. Se diagnosticaron 12 quebradas de la localidad de Usaquén, de las cuales se está trabajando en nueve. En cuatro ya se están finalizando diseños de restauración ecológica y paisajística, y se iniciaron trabajos técnicos en la de Aguas Calientes.

Cruzada por Puente Piedra

La recuperación de la quebrada Puente Piedra, al norte de Bogotá, es la más reciente apuesta por el medio ambiente que emprendió el Centro Comercial Palatino como firmante del Mandato por el Agua de las Naciones Unidas. El programa inició este año y busca rescatar del deterioro y abandono a este nacimiento de agua, ubicado en los cerros orientales de Usaquén, al norte de la ciudad. Aunque al inicio de la intervención el lugar se encontraba lleno de basuras, había perdido vegetación debido a las construcciones cercanas y el acuífero estaba prácticamente seco, hoy la fuente tiene otra cara: a las jornadas de reforestación y de limpieza de la microcuenca, lideradas por el Centro Comercial, se han sumado más de 40 clientes y se han sembrado unos 200 árboles. Incluso, el agua ya empezó a fluir nuevamente. Asimismo, se está capacitando a un grupo juvenil cercano a la cuenca para que sean ellos los ‘cuidadores del agua’.

HUELLA SOCIAL