¿Por qué Facebook compró WhatsApp?

¿Por qué Facebook compró WhatsApp?

La red social finalizó este lunes la compra por 21.800 millones de dólares.

¿Por qué Facebook compró WhatsApp?
6 de octubre de 2014, 10:35 pm

 En el tiempo en que usted leerá esta nota, cerca de 1.200 millones de mensajes habrán circulado por WhatsApp, el sistema de chat que, a diario, transa más de 54.000 millones de conversaciones entre sus cerca de 500 millones de usuarios en todo el planeta.

Y aunque lo anterior fuera suficiente para responder la pregunta de esta nota, que examinó la transacción cuando se anunció, en febrero de este año, vale la pena, ahora que la compra está cerrada y el dinero ha cambiado de manos, analizar las razones por las que Facebook decidió desprenderse de más de 21.800 millones de dólares en dinero y acciones para hacerse a la propiedad de la plataforma de mensajería número uno del planeta.

1. Movilidad. Es la primera razón. En los pasillos de Facebook reza la frase de “somos una compañía móvil”, por lo que en primera instancia hace clic perfecto con esa visión. Un informe de Nielsen reveló que WhatsApp superaba a Facebook Chat como la herramienta de comunicación más usada en internet. La compañía de Zuckerberg tenía en claro que por ahí se drenaba una alta cantidad de usuarios, cosa que no podía permitir. No por nada intentó sin éxito quedarse con Snapchat, por 3.000 millones de dólares, el ‘WhatsApp de los más jóvenes’.

2. Innovación. Pese a los esfuerzos de Facebook por potenciar su sistema de chat; de darle la función de llamadas IP al estilo de Skype y de agregarle decenas de opciones ‘cool’ para comunicarse, nunca pudo hacer nada para frenar el avance de WhatsApp. No había otro camino que comprarla.

3. Información. WhatsApp es, desde la óptica del negocio digital, una fuente de información y datos que cualquier compañía web querría tener. Datos de los usuarios, números de contacto, grupos de conversación, actividades de trabajo, estudio y entretenimiento, en fin, todo un cúmulo de información que potenciaría perfectamente la oferta de perfilamiento de audiencias, que es el insumo de toda estrategia de publicidad en línea.

4. La conversación. El objetivo de Facebook hacia adelante es el de convertirse en la plaza pública de internet a nivel global, el de ser el sitio donde nuevos y antiguos usuarios de la Red se encuentran, se hacen ciudadanos digitales. Por ello, la conversación, el 'talking about' se constituye en el papel moneda. Y allí, no se podía arriesgar a que una aplicación tercera fuera la dominante. WhatsApp es, al final del día, 'la voz' de los usuarios de internet, la gran plaza de charla que reúne intereses, planes, estudios, negocios y entretenimiento en el lugar más íntimo de cualquier persona: su móvil.

5. Expansión. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, es el cerebro detrás de Internet.org, una iniciativa que busca conectar a dos terceras partes de la población mundial que aún no están en la red. Dichas audiencias han comenzado a descubrir la Red gracias a servicios como el de WhatsApp, además en zonas como Indonesia, Brasil, India y Sudáfrica, lugares apetecidos y críticos para la expansión también de la red social.

Esta transacción es una de las de mayor cuantía y dinero registradas en el negocio de la tecnología y las telecomunicaciones. Solo ha sido superada por la adquisición de Compaq por parte de HP en 2001. En aquella ocasión se pagaron 25.000 millones de dólares. Si hablamos de compañías cuyo eje de operaciones es Internet, se trata, de lejos, de la más costosa de la historia.

Solo por comparar: Google compró a Youtube por 1.650 millones de dólares; Microsoft a Nokia móviles por 7.200 millones de dólares; Yahoo a Tumblr por 1.100 millones de dólares y Google pagó 1.000 millones de dólares por Waze.

El gran reto: la publicidad

Es claro que una de las principales dudas que quedan en el aire es saber qué pasará con la filosofía de “cero publicidad” que tanto pregonó WhatsApp y que sin duda hacía parte de su atractivo para el público. Aunque su cofundador ya afirmó que esto no va a cambiar, y que incluso el servicio se mantendrá independiente.

Facebook es una compañía que ha logrado aumentar por 30 veces sus ingresos de publicidad entre 2012 y 2013. Solo en los últimos tres meses del año anterior, facturó cerca de 2.600 millones de dólares por publicidad digital.

La plataforma móvil es responsable del 53 por ciento de ese dinero, lo que pone en duda que, tras la compra de WhatsApp, no tenga planes de monetizar tal oportunidad.

¿Veremos avisos de publicidad en WhatsApp? ¿Se integrará este servicio al Facebook Messenger o nacerá una nueva plataforma? Son varias dudas las que aún quedan en el aire.

JOSÉ CARLOS GARCÍA R.
EDITOR TECNOLOGÍA
@JoseCarlosTecno