Lo que usted no sabe de la campaña 'Soy Capaz'

Lo que usted no sabe de la campaña 'Soy Capaz'

El aumento de sus aliados y las acciones diarias de los colombianos han viralizado el lema.

Lo que usted no sabe de la campaña 'Soy Capaz'
23 de septiembre de 2014, 09:18 pm

Desde hace más de diez días los colombianos han visto la puesta en marcha de ‘Soy Capaz’, iniciativa que puso a más de 120 empresas, diferentes religiones, equipos de fútbol, artistas y colombianos a trabajar en torno a la paz.

Iván Benavides, asesor creativo y cocreador, asegura que a pesar del gran despliegue en medios que ha tenido la campaña, son muchos los aspectos que los colombianos aún ignoran.

“Los colombianos no saben, por ejemplo, que la campaña no generó ningún sobrecosto a ninguna empresa o institución. Nosotros no le estamos pidiendo plata a nadie, pedimos acciones. Esa idea de que hay miles de millones detrás de ‘Soy capaz’ no es cierta”, cuenta Benavides.

Datos del equipo de trabajo afirman que el mensaje está llegando a millones de personas, cientos de artículos de prensa fueron publicados en medios, el sitio web tuvo más de siete millones de visitas, las interacciones en redes sociales con los días aumentan y se alcanzó un número record de reproducciones del video de la canción. (Vea también: Colombia unida por la campaña 'Soy Capaz' )

Otro logro que ha sorprendido es el aumento constante de los aliados, pues se han empezado a recibir solicitudes diarias de universidades, líderes comunitarios y empresas para usar el lema.

El éxito, según sus creadores, está en la independencia con la que se ha desarrollado, pues la idea “parte de gente sin experiencia gerencial o publicitaria”.

“Detrás de esto no hay ni creativos de empresas, ni de agencias de publicidad, ese es nuestro éxito. Si se hubiera hecho desde la publicidad, habría sido una campaña fácil de comprar, pero esta iniciativa no se vende porque está hecha por gente comprometida con la construcción de paz”, cuenta Benavides.

Además, atribuye “la magia de la campaña en lograr coordinar los recursos, que iban a ser usados por las empresas para vender más, para a ir a hablarle al colombiano de qué somos capaces”. (En imágenes: Claro que 'Soy capaz')

Los opositores tampoco se han hecho esperar, al respecto, Alexandra Posada, cocreadora de la iniciativa, asegura que están haciendo un llamado a aprender a escuchar las críticas y recibirlas con respeto.

“Cuando dicen no compro ‘Soy capaz’ lo respeto totalmente, están expresando su frustración, su rabia por el conflicto. Nosotros queremos sentarnos, hablarlo y resolverlo, pero también ir más allá y pasar la página para seguir adelante”, concluye.

La idea se originó de los intentos fallidos que vivieron un grupo de profesionales, cuatro a la cabeza, al intentar hacer un proyecto de construcción de paz desde el sector público. (Lea también: 'Soy capaz', una campaña para ponerse en los pantalones del otro)

“Nos dimos cuenta que desde el sector público no se podía hacer, que nos tocaba sacarlo de ahí porque la construcción de paz se había politizado y el colombiano del común había perdido la credibilidad en eso”, cuenta Posada.

Desafíos y proyecciones

Para los fundadores de ‘Soy Capaz’ uno de sus mayores desafíos ha sido el quitarse la etiqueta de que es una campaña impulsada desde el Gobierno.

“Al comienzo fue difícil, la gente estaba prevenida, pero hemos logrado convencer a varias empresas de que la iniciativa no viene del gobierno, que es un trabajo de todos y para todos”, cuenta Alexandra Posada.

Una vez superado ese primer inconveniente, lo más complicado para ellos ha sido generar el escenario para cada actividad.

“Sentarnos a hablar de paz no ha sido difícil, lo difícil es la logística porque implica mover recursos y esto se ha hecho en medio de un trabajo complejo, presentar a la gente que se necesita para que juntos saquen adelante todo sin una intervención del gobierno”, agrega.

Entre las metas a futuro está el asegurarse que cada persona capacitada a través de los talleres ‘Experiencia Soy Capaz’ se vuelva una multiplicadora de la información.

También se espera que las empresas que se han vinculado pasen de la emoción a la acción cambiando políticas laborales y ejecutando proyectos productivos a largo plazo.

“El ‘Soy capaz’ es un reto y un compromiso, queremos que la gente transcendencia a la acción. ¿Qué sigue? seguir catalizando y que la gente se apropie. Nosotros no tenemos el músculo financiero para mantenerlo y, aun si lo tuviéramos, esto se trata es de que cada persona decida mantener vivo el lema’”.

Cada vez son más los colombianos que demuestran ser capaces de jugarse por la paz, a tal nivel, que los derechos de autor del muy sonado ‘Soy Capaz’ han pasado de pertenecerle a sus creadores a ser propiedad de los colombianos.

El TIEMPO