Habla Clint Smith, creador de la conferencia 'El peligro del silencio'

Habla Clint Smith, creador de la conferencia 'El peligro del silencio'

Este poeta describe en cuatro minutos las consecuencias de que las personas se queden calladas.

Habla Clint Smith, creador de la conferencia 'El peligro del silencio'
20 de septiembre de 2014, 11:11 pm

Cuatro minutos le bastaron a Clint Smith, poeta, profesor de inglés y candidato a doctor en la Universidad de Harvard, para impresionar a cientos de asistentes a su conferencia para la conocida plataforma en línea TED Talks y, posteriormente, a más de millón y medio de personas que la han escuchado vía web.

En esos cuatro minutos y en el mismo lugar por el que han pasado el expresidente Bill Clinton, el astrofísico británico Stephen Hawking y el fundador y director ejecutivo de Amazon.com, Jeff Bezos, este afroamericano de 26 años recitó su poema El peligro del silencio, una pieza original en la que describe, según él, las consecuencias de que las personas se queden calladas, que describen diferentes formas de “discriminación, violencia, genocidio y guerra”.

El mensaje en forma de protesta no fue escogido al azar por Smith. Oriundo de Maryland (New Orleans), él y sus dos hermanos tuvieron que dejar su hogar en el 2005, luego de que el huracán Katrina golpeó la costa este de Estados Unidos, destruyendo todo a su paso, incluida la escuela pública a la que él asistía y que era la mejor del estado. De ahí se fue para Houston (Texas), donde consiguió una beca para estudiar en un colegio privado. Allí, dice, pudo darse cuenta de las injusticias sociales de su país, pues, pese a que esta nueva institución no era la mejor de Texas, su calidad sobrepasaba considerablemente a esa en la que él había pasado la primera parte de su bachillerato.

“Ver esta inequidad –le dijo Smith a este diario– me llevó a querer convertirme en educador. Fue esa arbitraria naturaleza del sistema y lo profundamente sujetas que están las oportunidades al nivel socioeconómico de cada quien lo que me hizo decidirme a vivir mi vida, de modo que pudiera aportar alguna solución”.

Dice Smith en TED que reta, en su clase, a sus estudiantes a explorar esos silencios en sus propias vidas a través de la poesía –que él practica en la modalidad del slam, es decir, en concursos de declamación con el público como jurado–. “Trabajamos juntos para llenar esos vacíos, reconocerlos, nombrarlos, entender que no tienen por qué ser fuente de vergüenza”.

Como el dolor y el sufrimiento –le dijo a EL TIEMPO– existen solo en la experiencia de cada quien, si no se expresan, nadie más los reconoce. Así nunca puede crearse la empatía. “Si queremos reconocer los sentimientos propios y ajenos, tanto los negativos como los positivos, el silencio simplemente no debe ser una opción”, aseguró desde Cambridge (Massachusetts).

“Pienso que una de las cosas más importantes que un profesor puede hacer por sus estudiantes es enseñarles a no callar, a desafiar el mundo que tienen a su alrededor, a reconocerlo como es y no como debe ser, a entender que no vivimos en un mundo inevitable, sino que es una construcción social que puede transformarse”, agregó.

¿Y cómo pueden lograrlo los profesores? “Deben ser capaces de dar plataformas a sus estudiantes para hacer oír sus voces, darles el espacio para cuestionar, criticar e imaginar, para empujar más allá de los límites de lo que existe, e imaginar un mundo mejor que habla y sirve a todos de una manera justa, equitativa y limpia”.

¿Cuáles son las consecuencias sociales de este silencio entre los estudiantes? “Nos estamos embarcando en un mundo peligroso, cada vez menos democrático, porque la gente no cree que sus opiniones cuentan y eso es preocupante. Si las personas pierden su valor democrático, estamos fracasando”.

En el tablero de su clase de inglés, Smith tiene escritos cuatro principios a los que cada estudiante debe adherirse al comienzo de año: leer críticamente, escribir conscientemente, hablar claramente y decir la verdad.

Para él, la intimidación se puede evitar si se les da a los niños “la oportunidad de explorar quiénes son y su propio mundo”. En eso la poesía juega un gran papel: “Lo que tenemos que hacer es sacarla de esa caja anticuada en la que está guardada y reconocer que es una herramienta muy poderosa que puede ser utilizada para que los niños exploren sus identidades y lo que les interesa”.

El profesor que todo estudiante querría tener en clase

Tras obtener su título universitario, Clint Smith viajó a Soweto, Sudáfrica, a trabajar en salud pública con la organización Grassroot Soccer, que utiliza el fútbol como una herramienta para generar conciencia sobre el sida en ese país. Desde que regresó a Estados Unidos, reparte el tiempo entre su doctorado en Educación y la poesía, que practica en la modalidad de ‘slam’.

En esta disciplina, ganó el más reciente concurso nacional de su país, mientras hacía parte del equipo de Washington D.C. Además, dicta talleres en colegios, universidades y cárceles. Su labor, tanto como profesor como poeta, ha sido reseñada en varios medios. La cadena NBC lo destacó como uno de los ocho tipos de profesores que los estudiantes querrían tener en clase. La fundación Bill y Melinda Gates lo reseñó como un “joven profesor que inspira a sus estudiantes”.

En el 2013, ganó el premio Christine D. Sarbanes a Mejor Profesor del Año.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
Redacción Vida de Hoy