Por venta de coca, bandas criminales amenazan la paz de San Andrés

Por venta de coca, bandas criminales amenazan la paz de San Andrés

'Urabeños' y 'Rastrojos' se disputan 'la Langosta', nombre de gran narcorruta hacia Centroamérica.

Por venta de coca, bandas criminales amenazan la paz de San Andrés
6 de septiembre de 2014, 11:04 pm

Setenta personas asesinadas por sicarios en cuatro años; 15 desaparecidos, tres casos de descuartizamiento, seis toneladas de coca incautadas en el 2013, extorsiones a comerciantes y tenderos, atraco y crímenes contra turistas, ollas de microtráfico, robo de motos...

Todo esto está ocurriendo en los 27 kilómetros cuadrados que tiene San Andrés, una situación crítica que obligó esta semana al Gobierno a tomar medidas de choque.

“San Andrés no debería tener ni bandas criminales, ni gente armada, porque es una isla donde debe haber facilidad para combatirlos (...) He dado instrucciones para que se intensifique la acción de la Policía en nuestra isla”, anunció el presidente Juan Manuel Santos hace ocho días, sin dar mayores detalles de cuáles son los detonantes de los índices de criminalidad. (Lea también: Tres 'bacrim' tienen la mitad de hombres que Farc).

EL TIEMPO habló con investigadores, raizales, políticos y empresarios, y estableció que la llegada de dos narcobandas a la isla es la principal causa. La otra es que los controles de interdicción marítima disminuyeron tras el fallo de La Haya con el que Colombia perdió soberanía en 75.000 kilómetros de mar.

“Tenemos información de que corbetas de la Armada tuvieron que ser corridas”, explicó un oficial.
Y a eso se une que los niveles de corrupción en la isla permiten que la coca llegue incluso en vuelos turísticos. Hace 15 días, fue detenida Miladys Margarita Carriazo, jefe de seguridad de una reconocida empresa de mensajería.

La mujer, contratista de la empresa de vigilancia ‘Vise’ –que le presta seguridad a la firma de mensajería–, cayó junto con dos policías y cinco bodegueros, sindicados de ayudar a ingresar 138 kilos de coca embarcados en un vuelo Pereira-San Andrés.

Pero el gran problema se centra en el narcotráfico de grandes ligas que tiene a la isla en medio de una disputa entre ‘Urabeños’ y ‘Rastrojos’.

Este diario estableció que los ‘Paisas’ (hoy ‘Urabeños’) fueron los primeros en aterrizar en San Andrés, de la mano de raizales que desde los 80 manejan las ‘go fast’ (lanchas rápidas) con las que suben coca a Centroamérica.

Un jugoso botín

“Urbano Pineda, alias ‘el Guajiro’, y Juan Carlos Duarte Gutiérrez, ‘el Chiqui’, se presentaron como los cabecillas y de inmediato empezaron a cobrar 500 dólares por cada kilo de coca que salía de la isla”, le relató a este diario un investigador.

El botín supera los 4 millones de dólares al año en solo el ‘narcoimpuesto’, lo que explica la violencia que se ha desatado y que preocupa a los 70.000 habitantes de la isla y a los 550.000 turistas que recibe anualmente.

Un grupo de traficantes, en cabeza de los hermanos Smith Pomare, se negaron a pagar el impuesto y mandaron traer a ‘los Rastrojos’ para que sacaran de la isla al ‘Guajiro’ y a sus hombres, dotados de fusiles, cerca de 30.

De hecho, la Fiscalía asegura que ‘los Urabeños’ culparon a Jackeline Smith, exjugadora de la selección de baloncesto de San Andrés, de hacer los contactos y la asesinaron en el 2012.

Sus hermanos, ‘los Mellos’, tuvieron que irse a Centroamérica (donde fueron capturados) y, desde ese momento, las dos bandas libran una guerra por el manejo del narcotráfico, el microtráfico y las extorsiones.

Aunque las autoridades ya han capturado a varios cabecillas, las estructuras de poder se han ido renovando y ‘los Urabeños’ han tomado ventaja. De hecho, el expolicía Reynel Melano Barker empezó trabajando para ‘los Rastrojos’ y se pasó al otro bando para encargarse de las narcorrutas.

El expolicía también fue asesinado, en agosto del 2013, y en enero el turno fue para su sucesor, José Morgan, alias el ‘Gordito Joe’.

Las autoridades están seguras de que esta cadena de crímenes está relacionada con el pulso por el manejo de ‘la Langosta’, la narcorruta por la que pasa la coca que sale de los Llanos, el Eje Caferero y el Urabá antioqueño, y que llega a las costas de Nicaragua, Honduras y México, todo a través de San Andrés.

Y si bien ‘los Urabeños’ –en cabeza del clan Úsuga– ostenta el manejo de la narcobanda en la isla y en otros 10 departamentos, hay un gran capo detrás de ellos. Todos hablan de ‘el Míster’ y creen que se trata de Jairo Rendón Herrera, alias ‘Germán Monsalve’, hermano de Daniel Rendón, ‘don Mario’, el fundador de ‘los Urabeños’.

Pero su abogado negó los señalamientos, dijo que su cliente ya había saldado sus deudas con la justicia de EE. UU. y allegó documentos en los que pidió que lo sacaran del organigrama de la banda. Hoy es un misterio quiénes son los nuevos cabecillas que buscan dominar el narcotráfico en la isla, que tienen en máxima alerta al Gobierno.

‘Esto nunca se había visto’

La comisión que el presidente Juan Manuel Santos envió a San Andrés para hacer un diagnóstico de lo que está sucediendo, regresó el jueves y se reunió con funcionarios y asesores del alto Gobierno para explicar la situación. Uno de los presentes accedió a hablar con EL TIEMPO y aseguró que el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, les admitió que la situación es preocupante.

“Es evidente que la isla está tomada por la mafia”, afirmó la fuente y en la Fiscalía confirmaron que en la isla hay 50 órdenes de captura pendientes contra miembros de narcobandas. Y si bien ya había ocurrido algo similar en los 90, cuando miembros de varios carteles usaban a la isla para traficar y, además, se apropiaron de lujosos predios y hoteles, la situación es aún más grave ante la disputa entre dos bandos que afecta a ciudadanos y turistas.

“El año pasado, a un muchacho lo volvieron picadillo en Providencia y eso nunca se había visto allá. Cuando ya pasan esas cosas es porque las bandas se tienen tomado todo. Además de la presencia de las bandas criminales, hay pandilleros locales que se han especializado en proveer de combustible a embarcaciones que transportan la coca. Ese es el gran problema”, añadió. El pasado lunes, el general Palomino ofreció recompensas a cambio de información, como primer paso del plan para enfrentar a las narcobandas.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com