Claves para evitar el funeral de la pasión

Claves para evitar el funeral de la pasión

La creatividad, los cuidados personales y las fantasías, algunas de las pautas.

Claves para evitar el funeral de la pasión
31 de agosto de 2014, 12:00 am

En la mayoría de los casos, el deseo sexual en la pareja no se pierde… Lo matamos. Y asistimos a ese funeral de la pasión con la certeza de que nada tenemos que ver al respecto.

Simplemente partimos de la premisa de que se trata de un proceso natural e inevitable. Pero, si analizamos las formas de homicidio más comunes del deseo, acaba uno dándose cuenta de que con frecuencia se trata de una muerte evitable.

Es bastante común que las parejas vean reducidos sus tiempos y espacios íntimos. Los hijos, el trabajo, la formación profesional y la rutina hacen que los momentos que comparten ellos (solamente los dos) sean cada vez más pobres en cantidad y calidad. Y, si no se tiene intimidad emocional con la pareja, se pierden esos motores fundamentales del deseo que son el diálogo, la diversión, los roces sensuales y la complicidad.

Los seres humanos somos “animales de costumbres”, y nuestro rutinario cerebro también encuentra unos cuantos pasos y guiones que, en un principio, funcionan y dan paso a una sexualidad satisfactoria.

Sin embargo, no pasará mucho tiempo para que esa medicina sea más un problema que una solución. Ya sabe uno con quién lo va a hacer y las acciones y el paso a paso que luego ya no sorprenden en lo más mínimo. A veces este panorama se completa con una imagen personal descuidada, juegos sexuales sumamente breves, caricias y besos demasiado directos y un diálogo ausente.

Porque –aunque sea evidente– es necesario expresar a través de la palabra aquello que nos atrae sexualmente, los estímulos y fantasías que activan el deseo, así como aquellas conductas que lo entierran.

Más allá de las numerosas causas médicas y psicológicas de la pérdida del deseo sexual, hay otras tantas situaciones de pareja que lo afectan inevitablemente: las emociones negativas (como culpa, angustia, enojo, resentimiento), los conflictos, las peleas, el enfocarse en el rol de padres olvidando que –ante todo– son una pareja, las dificultades económicas y las infidelidades.

En mi más reciente libro, El placer de seducir, presento algunas lecciones prácticas para aquellas parejas con mentalidad más optimista que todavía no quieren encargar el ataúd.

Lecciones para no encargar el ataúd

Primero su imagen

Cuide la estética, primero para que se sienta bien al mirarse al espejo, pero también pensando en lo que le gusta a su pareja. Use la ropa que destaque las partes que considere más atractivas de su cuerpo; aproveche las variantes que le permiten los peinados, el maquillaje y los accesorios; cambie su ‘look’ de vez en cuando, y sorprenda con un estilo diferente.

Recupere los detalles

El romanticismo nunca pasa de moda. Abrir la puerta, servir la bebida, dar el paso, regalar algo que usted sabe bien que su pareja desea -por más pequeño que sea-, besar su mano… Y no crea que solo son acciones del hombre hacia la mujer. El hecho de que ella le regale una flor o se arrodille simbólicamente para besar su mano será un detalle bonito y que lo va a movilizar emocional y eróticamente.

Vuelva a la sensación de una ‘primera cita’

¿Por qué no encontrarse en un sitio, como si fueran dos desconocidos? Puede ser el lugar en donde se vieron por primera vez. Ya juntos, en ese momento especial, jueguen a mirarse, a coquetearse, a hacerse preguntas con el fin de saber más. Posterguen el momento del beso, y dejen el final abierto a la imaginación.

Mente creativa

El misionero es excitante, hasta que se torna en rutina. Y no digo que se ensaye ‘el helicóptero’ o ‘el salto del tigre’, pues no todos los cuerpos son tan acrobáticos, pero al menos explote su imaginación, incluso usando ayudas como una silla, la mesa de la cocina o incluso la lavadora. Cambie de sitio, practique un acto sexual rapidito o prolongado al estilo tántrico. Explore el cuerpo de su pareja, juegue con todos los sentidos, en especial los más olvidados, como el olfato y el oído, esenciales para el goce de las mujeres. No les tenga miedo a los juguetes y juegos, tan comunes hoy.

A propósito del beso

Al decir ‘beso’, me viene una sensación mágica a la mente. Porque los besos, que están en vía de extinción, son la principal herramienta para revivir la pasión. Dedique un tiempo extenso, no menos de una hora, solo a besarse con su pareja. Primero uno de los dos elige cómo le gusta besar y ser besado, mientras que del otro lado el “trabajo” será leer las intenciones y seguirlas.

El poder de las fantasías

Dediquen diez minutos al día a imaginar idea excitantes. Luego, elija junto a su pareja cuáles llevar a la práctica. Aquí algunas claves:

Los hombres son más visuales, directos y enfocados en la estimulación genital.

Las mujeres son más auditivas, olfativas y de preferencia por una estimulación más amplia de zonas erógenas.

El deseo puede mejorar si se reducen los inhibidores sexuales y se incrementa el estímulo sexual.

La pérdida del deseo sexual, cuando no se trata a tiempo, puede llevar a disfunciones sexuales, así como a conflictos graves de pareja.

EZEQUIEL LÓPEZ PERALTA
Para EL TIEMPO*
* Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas. Autor de los libros ‘El erotismo infinito’ y ‘El placer de seducir’. @citaconezequiel