Aguas negras y descargas industriales acaban con la bahía de Cartagena

Aguas negras y descargas industriales acaban con la bahía de Cartagena

Contraloría lanzó alerta para que se tomen correctivos. Hay corales en riesgo.

Aguas negras y descargas industriales acaban con la bahía de Cartagena
28 de agosto de 2014, 07:40 pm

La Contraloría General de la República emitió hoy una función de advertencia frente a la degradación de la bahía de Cartagena, un ecosistema que según la entidad enfrenta graves niveles de contaminación por vertimientos de empresas, situadas en el sector de la zona industrial de Mamonal, y de algunos hoteles.

La bahía también está afectada por las descargas de aguas residuales directas (caso Tierrabomba), deforestación de áreas de manglar, actividades de transporte marítimo y, en especial, los aportes de sedimento del Canal de Dique que llegan allí a través de las aguas del río Magadalena. Ese material sólido está ahogando los corales de las Islas del Rosario y ha disminuido críticamente la visibilidad para los buzos y turistas que se sumergen a estudiarlos. Se calcula que esa porción arrecifal se ha reducido en más del 35 por ciento, según Parques Nacionales Naturales.

Enrique Forero, presidente de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, explicó que el río Magdalena pasó de transportar 144 millones de toneladas de sedimentos entre los años 70 y el 2000, a 188 millones de toneladas hoy. De ese total, 9,5 millones de toneladas (5 %) caen en la bahía de Cartagena y Barbacoas, el equivalente a 1.650 volquetas diarias de tierra.

“A esta bahía llega el aporte de aguas continentales, junto con vertimientos de aguas negras, descargas industriales, de hidrocarburos en sus diferentes formas y las descargas de buques. También está afectada por contaminación de plaguicidas, resultado de actividades agrícolas en sus alrededores, y la presencia de industrias productoras de agroquímicos en el sector industrial de Cartagena, muy cerca de la bahía”, dice la advertencia.

La Contraloría evidencia una desarticulación e incoherencia de las entidades que conforman el Sistema Nacional Ambiental (SINA) y las autoridades portuarias, marítimas y territoriales frente a la real situación de la bahía, ya que las autorizaciones ambientales y de ocupación de las áreas (permisos de vertimiento, permisos de aprovechamiento forestal, licencias ambientales, licencias de construcción) no se han concebido como una afectación compleja y acumulativa sobre un ecosistema vulnerable, sino que, por el contrario, se autorizaron de manera individual y particular para cada uno de los diferentes proyectos, obras o actividades", dice la Contraloría.

Tienen alto grado de responsabilidad en esta degradación ambiental los ministerios de Transporte, Comercio, Industria y Turismo, la Superintendencia General de Puertos, la Agencia Nacional de Infraestructura, la Dirección General Marítima, la Alcaldía de Cartagena y la Gobernación de Bolívar.