Tras crítica de OMS al cigarrillo electrónico, Minsalud revisará tema

Tras crítica de OMS al cigarrillo electrónico, Minsalud revisará tema

En Colombia se comercializa sin registro sanitario. No se le han demostrado bondades terapéuticas.

Tras crítica de OMS al cigarrillo electrónico, Minsalud revisará tema
28 de agosto de 2014, 01:53 am

Ante el pronunciamiento que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS), con respecto al uso y consecuencias del cigarrillo electrónico, el viceministro de Salud, Fernando Ruiz, aseguró que esta cartera ya tomó nota de las recomendaciones.

“Lo que viene ahora es revisar ese tema en el marco de la salud pública y estudiar la puesta en marcha de las medidas correspondientes”, agregó el funcionario.

Aunque estos cigarrillos se comercializan en Colombia desde hace varios años, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) señala que en estos momentos no hay registros sanitarios para estos productos.

El Instituto se había pronunciado oficialmente sobre el tema hace cuatro años, a través de una alerta sanitaria en la cual dejó sentado que estos dispositivos, que no pueden considerarse medicamentos, no tienen, a la luz de la evidencia disponible, bondades terapéuticas.

Insiste, además, en que sus productores no han demostrado que éstos ayuden a dejar de fumar o que sean ciento por ciento seguros para la salud humana.

Basado en considerandos de esta clase, y en conceptos de autoridades sanitarias internacionales, el Invima desaconsejó públicamente su uso a la población en general.

Los ajustes normativos para regular estos dispositivos se harán cuando el Ministerio de Salud tome la decisión de hacerlo.

Entre las recomendaciones hechas por la OMS a las autoridades, está la de prohibir la venta de este tipo de cigarrillos a los menores de edad, afirmando que su consumo plantea “graves amenazas” para el cerebro a largo plazo.

“Las pruebas existentes demuestran que el aerosol producido por los inhaladores electrónicos de nicotina –de los cuales los más conocidos son los cigarrillos electrónicos– no es solo vapor de agua como suelen pretender las estrategias de márketing de estos productos”, afirmó la OMS.

Para los expertos, “el uso de estos dispositivos aumenta la exposición de los no fumadores y de las terceras personas a la nicotina y a ciertas sustancias tóxicas”.

Sin medidas

“La mitad de los países miembros de la OMS, en particular los que están en vías de desarrollo, no adoptaron medidas, lo que es muy preocupante”, declaró a los medios de comunicación el director del departamento de Prevención de Enfermedades No Transmisibles de la OMS, Douglas Bettcher.

La organización recomienda “eliminar los distribuidores automáticos”, indica el informe. Los expertos también son partidarios de prohibir el uso de estos inhaladores electrónicos de nicotina en los espacios públicos cerrados “hasta que se demuestre que el vapor exhalado no es peligroso para terceras personas”.

Estas recomendaciones fueron publicadas con motivo de la sexta reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco que se celebrará del 13 al 18 de octubre próximo en Moscú (Rusia).

Según la OMS, hay pruebas suficientes para advertir a los “niños, adolescentes, mujeres embarazadas y mujeres en edad de procrear que la exposición del feto y del adolescente a la nicotina tiene consecuencias a largo plazo sobre el desarrollo del cerebro”.

Cigarrillo tradicional

Por otra parte, en Colombia el consumo, la comercialización y publicidad del cigarrillo tradicional fueron regulados mediante la Ley 1335 del 2009. La norma prohíbe fumar en espacios públicos cerrados y en sitios de trabajo, la venta menudeada en tiendas y puestos callejeros y todo tipo de publicidad, patrocinio y promoción de las tabacaleras y sus fundaciones sociales.

La norma, además, exige que las cajetillas exhiban advertencias sanitarias explícitas sobre los daños que el tabaquismo causa a la salud.

Con información de AFP