'Turandot': amor visto con los ojos de la mala

'Turandot': amor visto con los ojos de la mala

La soprano Francesca Patané, en la ópera de Puccini, en Bogotá.

'Turandot': amor visto con los ojos de la mala
25 de agosto de 2014, 09:18 pm

Los caprichos de Turandot, una princesa joven, impulsiva y, al parecer, desprendida de sentimientos como la piedad, tendrán en vilo a la ciudad de Pekín por un compromiso matrimonial. Cuando ya han transcurrido dos de los tres actos de la historia de esta ópera de Giacomo Puccini, el público se ve abocado a odiar a la ‘niña consentida’ y, a la vez, a esperar con ansiedad el desenlace.

Este nudo empieza a desatarse en medio de las más profundas emociones: en el tercer acto está el aria Nessun dorma, tal vez la pieza más popularizada de la historia del bel canto, interpretada innumerables veces e inmortalizada por Luciano Pavarotti.
Turandot se verá en vivo en Bogotá, gracias al montaje de la Ópera de Colombia. Y a la princesa le dará vida la soprano italiana Francesca Patané, quien defiende a su maléfico personaje.

“Sé que el público no la quiere (a Turandot), y que Puccini la creó desatando a esa persona histérica, con los altibajos propios de la locura, pero siempre trato de presentarla de esta forma: no es tan maligna ni tan ‘perra’ como la suelen presentar; ella es una mujer vulnerable, que ataca para no ser atacada, pero al final surge el verdadero personaje”, dice.

La soprano italiana Francesca Patané.

Lo dice conociendo muy bien a la princesa: Patané, ganadora del Premio Puccini, ha representado a Turandot en más de 300 ocasiones en todo el mundo: “Probablemente soy la soprano italiana que más ha hecho Turandot en toda su historia”.

Que sea la ‘mala’ le da precisamente valores excepcionales a la interpretación: “Este es uno de los papeles más difíciles que hay, porque requiere un tipo de voz especial para poder lograr todos sus matices, que Puccini escribió para que fueran estallando en la obra”, añade.

En el segundo rol femenino, el de Liú, quien confrontará a Turandot, estará la cantante chocoana Betty Garcés, quien protagonizará por primera vez en un montaje de la Ópera de Colombia. Y esa relación entre los dos personajes tendrá momentos muy intensos. “Creo que Turandot representa el otro lado de Liú. Ambas conforman una mujer, dividida en dos. Hay un momento musical, antes de que Liú cante la última aria, en el que las dos se encuentran musicalmente, cuando la voz de Turandot se convierte a la forma de la de Liú y se mezclan”, cuenta la italiana.

El afiche de ‘Turandot’, creado por Walter Bolívar.

Junto con Patané y Garcés estarán el tenor coreano Rudy Park, que dará vida a Calaf (interpreta Nessun dorma), así como Valeriano Lanchas, Ernesto Morillo, Andrés Felipe Orozco, Alejandro Escobar, Javier Illidge y Carlos Builes.

La dirección musical es de Marco Boemi, al frente de la Orquesta Filarmónica Juvenil de Bogotá, conformada recientemente, y con el Coro de la Ópera, dirigido como siempre por Luis Díaz Herodier, pero que esta vez se complementará con el Coro Infantil Batuta, lo cual significa 80 coristas en escena.

Por su parte, el montaje escénico corre por cuenta de Alejandro Chacón, con el diseño de Edwin Erminy y el vestuario de Adán Martínez. Esta ópera representa un reto en ese campo, pues parte de su encanto está en la recreación de esa China antigua y en la grandilocuencia escénica. Por ejemplo, además del coro, se unen 40 actores de teatro.

“Este es un cuento de hadas fantástico, y para lograrlo se necesita una escena impresionante –añade Patané–. Por supuesto, los coros y la orquestación la hacen una de las óperas más representativas de Puccini, así como La bohème (...). No sé cómo será la producción en Bogotá, pero espero que sea muy tradicional”.

Lo comenta como una reflexión personal acerca de lo que ve en casa: “Es importante que el montaje no vaya contra la música, porque actualmente en Europa vemos muchas adaptaciones al lenguaje y la forma contemporánea, y ese estilo no encaja en todas las óperas”.

Turandot es una obra inconclusa de Puccini, porque él falleció cuando la estaba escribiendo, en 1924. La retomó y finalizó Franco Alfano, y año y medio después se estrenó en La Scala, de Milán, bajo la dirección de Arturo Toscanini.

¿Dónde y cuándo?

Funciones, los días 25 y 27 de septiembre, y 2 y 4 de octubre, en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, con boletería desde 50.000 hasta 190.000 pesos.

CARLOS SOLANO
Cultura y Entretenimiento