Así va la novela de la continuidad de José Pékerman

Así va la novela de la continuidad de José Pékerman

Un mes de versiones no oficiales avivan especulaciones sobre la no renovación del entrenador.

Así va la novela de la continuidad de José Pékerman
2 de agosto de 2014, 08:38 pm

Este sábado, en Buenos Aires, se esperaba el primer encuentro cara a cara entre Luis Bedoya, el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (Colfútbol) y Pascual Lezcano, el empresario del entrenador José Pékerman, el director técnico que en los dos últimos años y medio clasificó a la Selección Colombia a un mundial de fútbol tras 16 años y tres intentos consecutivos de fracasos, y logró la más vibrante y brillante participación jamás lograda en un mundial con su llegada a los cuartos de final de la reciente Copa del Mundo de Brasil 2014.

Hace 30 días, con la derrota y eliminación de Colombia a manos de Brasil en Fortaleza (2-1), terminó el contrato laboral de Pékerman y su cuerpo técnico con Colombia, que desde ese 4 de julio no tiene entrenador. Así, con la reunión de este sábado, se daba el primer acercamiento formal para una nueva negociación entre el técnico y su grupo y Colfútbol.

Bedoya y Lezcano tenían previsto encontrarse en la primera semana de agosto, pero la junta se adelantó un par de días por el viaje de Bedoya a la capital argentina para asistir a las honras fúnebres del poderoso presidente de la Asociación Argentina de Fútbol y vicepresidente de la Fifa, Julio Grondona, que murió el miércoles pasado.

Pékerman (der.) y James Rodríguez, símbolos de la Selección durante la fiesta de recepción luego del ‘mundialazo’ de Brasil. (AFP)

La incertidumbre sobre la continuidad del exitoso entrenador, sin embargo, se extiende incluso hasta semanas antes del comienzo del Mundial, cuando versiones de prensa aseguraron que Pékerman tenía decidido no renovar su vínculo contractual con Colfútbol.

Del contrato y los rumores

Por eso, horas antes del juego contra Brasil, en Fortaleza, Bedoya le contestó a EL TIEMPO: “El comité ejecutivo de la Federación tomó la decisión, desde antes del Mundial, de continuar con él y eso ya se le manifestó a su representante. La continuidad depende, primero, de que él quiera seguir y, luego, de que las condiciones (económicas) sean favorables para ambas partes. A este grupo se le han dado todas las facilidades técnicas y científicas requeridas y esperamos llegar a un acuerdo que sea justo, manejable y satisfactorio para todos”.

Así, el asunto, en resumen, era en apariencia el de una negociación normal con los riesgos normales: establecer el costo y las condiciones del nuevo contrato, con la posibilidad abierta de no llegar a un acuerdo económico. Informantes confiables y enterados, de manera no oficial, aseguraron que Pékerman y su cuerpo de ayudantes recibieron –entre todos– 2,8 millones de dólares anuales, más 1,8 como bonificación por haber clasificado al Mundial.

Con la presión de la opinión pública del presidente de la República para abajo para que la Federación retenga al seleccionador, Bedoya, entonces le aseguró a este diario: “Nuestro plan A, B, C y D es Pékerman. Esa es la verdad”.

Sin embargo, empezaron a surgir versiones variopintas, todas extraoficiales, que alimentaron la hoguera de las especulaciones y avivaron el fogón de la no renovación del aclamado entrenador: que desde hace seis meses la Federación sabe que no renovará, que la nueva aspiración salarial sería desmesurada, que el DT está cansado y quiere tomar un año sabático, que ya no volvería porque se habría entregado el apartamento que habitaba en Bogotá...

José Pékerman, durante uno de los entrenamientos de la Selección Colombia en el Mundial de Brasil. (Mauricio Moreno/ETCE)

La única información con grados de certeza es que hasta no resolverse el estado de salud de la mamá del entrenador, él no tomará ninguna decisión. Así lo escribió su hija Vanessa en Twitter: “Por primera vez hago declaración porque no me gustan los rumores. A no preocuparse. Mi abuela sigue enferma, ninguna decisión está tomada”. Tantas versiones hicieron que Bedoya dijera que “todo eso que dicen es mentira” y reiteró que en agosto empezaría la renegociación del contrato con Lezcano.

Sin embargo, en el comienzo de la semana pasada, ya con los anuncios de los próximos partidos amistosos de la Selección para las fechas Fifa del septiembre venidero, las versiones sobre la no renovación del DT aumentaron, más luego de que una fuente de amplio crédito le dijera a EL TIEMPO que también existía un ‘plan M’: el del argentino Gerardo ‘Tata’ Martino, con quien Colfútbol estuvo a punto de firmar antes de llegar a Pékerman. “Ese es un tecnicazo y tiene la misma metodología de Pékerman y (Marcelo) Bielsa. Con él ya se tenían muchas coincidencias, incluyendo nombres que hoy están en el actual cuerpo técnico de la Selección”, dijo el interlocutor. Esa información coincidió con el anuncio que hizo la prensa bonaerense de que Pékerman era la primera opción para ser el nuevo DT de Argentina en reemplazo de Alejandro Sabella.

Semana intensa y tensa

“Yo estaba tranquilo y, de verdad, no encuentro ningún motivo por el cual el profesor Pékerman no quisiera renovar con nosotros, pero ahora me estoy empezando a preocupar”, le dijo, el martes, un directivo de Colfútbol a este diario.

Pero en tan solo 48 horas la situación cambió de manera radical. Los más importantes noticieros de TV y periódicos argentinos aseguraron que Grondona, el presidente de la AFA, se había decidido por Martino para ser DT de Argentina, cuando, además, de manera inesperada, aquel murió.

Ante ese panorama, y luego de una reunión ordinaria de los directivos de Colfútbol, Bedoya se mantuvo en su posición de que Pékerman era su primera, segunda y tercera opción, y que la renegociación del contrato comenzaría en los próximos días, como estaba previsto, con Lezcano. Eso sí: dijo que hasta no tener definido el tema no confirmaría ningún próximo juego amistoso de Colombia.

Este sábado, en Buenos Aires, se debió dar ese primer encuentro entre Bedoya y Lezcano, que marca el comienzo del fin de esta novela que empezó a las 4:32 p. m. del pasado 4 de julio, cuando Brasil eliminó a Colombia en los cuartos de final de la Copa del Mundo y que ha generado incertidumbre y mucho suspenso...

El cuerpo técnico de Pékerman

Néstor Lorenzo, asistente técnico
Es uno de los asistentes de campo de Pékerman y considerado como su mano derecha. Trabaja la defensa.

Patricio Camps, asistente técnico
Otro de los asistentes de campo de Pékerman. Su función principal es trabajar el ataque.

Pablo Garabello, asistente técnico
Asistente de campo del profesor Pékerman. Tiene como función principal trabajar la zona de volantes.

Eduardo Urtasún, preparador físico
Pieza clave del cuerpo técnico de Pékerman. Trabajó toda la parte física de los jugadores de la selección.

Martín Petrelli, kinesiólogo
Fue uno de los últimos que se adhirió al cuerpo técnico de Pékerman en Colombia. Trabaja la kinesiología.

Gabriel Wáiner, secretario técnico
Es el encargado de analizar todos los videos del desempeño de los jugadores seleccionables, de los rivales, etc.

DEPORTES