Grondona: una vida marcada por la política

Grondona: una vida marcada por la política

Asumió la presidencia de la Federación Argentina en 1979 y vio pasar dictaduras y escándalos.

Grondona: una vida marcada por la política
30 de julio de 2014, 04:49 pm

"De la AFA me van a sacar con las patas para adelante", fue una de las frases que más se le escuchó a Julio Grondona en los pasillos de AFA (Asociación de Fútbol Argentino). El expresidente falleció este miércoles y tras 35 años al frente del fútbol argentino tuvo su vida marcada por la política.

Presidentes de facto, elegidos democráticamente, otros que duraron apenas horas, todos pasaron con Don Julio como mandamás de la calle viamonte. Entendió hace pocos años que para reinventarse debía asociarse con el estado y así fue: nació Fútbol Para Todos, siempre con Grondona.

Hay que remontarse 35 años atrás para entender cómo llegó Grondona a AFA. Lo hizo tras ser durante 20 años presidente de Arsenal y de ser el máximo dirigente de Independiente entre 1976 hasta 1979, en ese tiempo, además, fue tesorero de la AFA. Ese año el general Carlos Lacoste (quien estuvo a cargo de la organización del Mundial de 1978) llevó a Grondona a ser el presidente de AFA el 6 de abril de 1979. "A mí me elilgieron los clubes, no el almirante (Alberto) Lacoste", dijo hace algunos años Grondona, para desprenderse de aquel gobierno de facto.

Desde allí, Don Julio ejerció el poder. Se hizo fuerte con los clubes del ascenso y fue consiguiendo que los más grandes le brinden su apoyo. Fueron varios los que trataron de sacarlo de su cargo a lo largo de los años, desde presidentes de la Nación hasta sus propios colegas, pero Grondona siempre salió triunfante.

Tiene fotos con todos: Videla, Alfonsín (con quien festejaron el título del mundo de 1986), Menem, De la Rúa, Duhalde, Néstor Kirchner y Cristina. De todos sacó provecho, pero entendió hace algunos años que la clave estaba en asociarse con el estado, y de la mano de los Kirchner, crearon Fútbol Para Todos. Las transmisiones dejaron de ser de TyC y el fútbol pasó a ser gratuito. Además el estado abasteció de dinero a la AFA y los clubes, así Grondona "sobrevivió" en el sillón de Viamonte.

Afiliado al radicalismo desde 1964, Grondona entendió con cuanto gobierno coexistió ser "moderado" para poder seguir ejerciendo su poder. Llegaron a ofrecerle, por sus vínculos con el radicalismo, una propuesta para ser intendente de Avellaneda. "A la AFA no la cambio por nada", dijo en su momento el ex presidente de AFA.

Sus vínculos no se dieron sólo en la política nacional, sino dentro del mundo del fútbol. A fines de los 80 consiguió un puesto en Fifa que mantuvo hasta el día de hoy: fue vicepresidente de la máxima organización del fútbol mundial. Hoy, a sus 82 años, falleció en un sanatorio de Capital Federal.

LA NACIÓN (ARGENTINA)
GDA