Vender el 13 por ciento de acciones de Isagen le ha salido caro a EPM

Vender el 13 por ciento de acciones de Isagen le ha salido caro a EPM

La autorización para venta de la generadora nacional sería en agosto. Mañana radicarán Proyecto.

27 de julio de 2014, 04:09 pm

La intención de salir de Isagén resultó ser, para el Grupo EPM, un proceso complejo y más largo de lo que los directivos de la compañía de servicios públicos pensaban.

Un primer debate aplazado, la renuncia de cuatro de los cinco ponentes y el anuncio del voto negativo, por parte de tres de los concejales, enmarcaron el trámite del Proyecto de Acuerdo 240 de 2014 la semana pasada. Tras el declive, la Alcaldía retiró el Proyecto.

Casi a la par, las directivas de Empresas Públicas de Medellín (EPM) dieron puntadas de las modificaciones que le harán antes de presentarlo, de nuevo, al Concejo.

Como primera medida establecieron que, de tener la autorización necesaria, el paquete accionario sería ofrecido al sector solidario y admitieron que incorporaron las sugerencias de los concejales.

“El nuevo Proyecto de Acuerdo da una mayor claridad a la solicitud de la empresa. Además, se hizo necesario preparar un nuevo texto por la renuncia de tres de los cinco ponentes del Acuerdo inicial”, dijo EPM por medio de un comunicado.

Con el nuevo trámite para lograr la autorización, la multilatina de servicios públicos busca estar lista, en términos de tiempo y cumplimiento de requisitos, para participar en la Oferta Pública de Adquisición Voluntaria (OPAV).

Esta deberá realizarla el nuevo accionista controlante de Isagén dentro de los 60 días posteriores a la subasta, prevista para el próximo 22 de agosto.

Según el concejal Luis Bernardo Vélez, tanto con el retiro del Proyecto por parte de la Alcaldía, como con las modificaciones que anunciaron las directivas, lo que pretenden es tener tiempo para convencer a los corporados ‘indecisos’.

“Al ser hundido, y no tener clara la mayoría de los votos lo retiran porque no lo ven conveniente. Ahora intentan cambiarlo”, anotó el concejal Vélez.

La participación de EPM en Isagén está valorada, según lo planteado por el Gobierno, en aproximadamente 650 millones de dólares.

Producto de esas acciones, la compañía de servicios públicos ha recibido en los últimos cinco años 100.000 millones de pesos y de ese valor ha girado al municipio de Medellín unos 55.000 millones de pesos.

Para Juan Esteban Calle, gerente de Empresas Públicas de Medellín, el 90 por ciento del valor de la negociación iría al Grupo para proyectos de crecimiento y continuar consolidando su presencia en Colombia y seguir con el plan de crecimiento internacional.

“Al momento de conocer el nuevo controlador, determinaremos qué es lo mejor para el Grupo. Pero sería un golpe muy fuerte al patrimonio no contar con esa opción de salida”, indicó Calle.

La idea de EPM, con la autorización del Concejo para la venta al sector solidario, es que quien se convierta en el nuevo controlante de Isagén tenga presente que si no llega a un acuerdo con EPM, tendrá que comprarle su participación, del 13 por ciento, al mismo precio por acción que oferte en la puja de adquisición por el paquete controlante de la Nación.

Para la Asociación Colombiana de Ingenieros, (ACIEM), Antioquia, EPM debe vender oportunamente su componente accionario en Isagén.

Sin venta de acciones, EPM dice que perdería

Las cuentas de EPM indican que sin la herramienta para vender su participación en Isagén, las pérdidas podrían superar los 600 millones de dólares.

También, aseguran que la venta representaría el ingreso inmediato de recursos a la ciudad por un monto de 95.000 millones de pesos.

La compañía enfatiza que “sin la autorización del Concejo de Medellín estaría en una posición débil de negociación porque, pase lo que pase en la subasta, y gane quien gane, se tendría que quedar con su participación en Isagén, y el nuevo accionista mayoritario no tendría que hacer ninguna concesión o negociación para convencer a EPM de quedarse como accionista minoritario en la empresa.

Por su participación en Isagén, EPM recibió en los últimos cinco años 100.000 millones de pesos y de ese valor han girado al Municipio una suma cercana a los 55.000 millones de pesos.

“La única pretensión de EPM con el trámite de este proyecto es proteger el patrimonio público de la entidad al valorizar su posición de negociación y dejar abiertas todas sus opciones estratégicas”, concluyen las directivas, en respuesta entregada a concejales.

‘El error es vender las acciones’

El diputado Jorge Gómez es uno de los más férreos opositores a la venta de la participación accionaria de EPM en Isagén.
Lamenta que a Medellín lo hayan puesto a decidir qué hacer con ese 13 por ciento.

“El Alcalde y el Gerente de la empresa alegan que si no se vende ese paquete accionario, quedaríamos a merced de un socio dominante, el cual nos podría comer vivos. Desde luego cualquier cosa podría pasar, pero como aún no se ha terminado el partido entre el Gobierno y quienes nos oponemos a la venta, EPM y el Municipio de Medellín harían muy mal al facilitar las cosas al Gobierno. Autorizar la venta desde ya, sería algo así como marcar un autogol poco antes de acabarse el partido”, insiste.

Gómez afirma que el Municipio podría valorizar sus acciones en Isagén.

“El inversionista extranjero que adquiera el 57 por ciento no la tendría fácil con ese solo porcentaje; el código de buen gobierno que aprobó la Nación para colmar de garantías a los actuales socios privados y minoritarios de Isagén, se convierte en una traba para quien adquiera la mayoría accionaria. La mayoría simple podría ser insuficiente para cambiar rápidamente toda esa maraña de obstáculos que hoy hacen que la minoría tenga una especie de poder de veto y se convierta en mayoría”.

VÍCTOR A. ÁLVAREZ C.
Redactor de EL TIEMPO
MEDELLÍN