El giro de Zuluaga sobre el proceso con las Farc

El giro de Zuluaga sobre el proceso con las Farc

Tras acuerdo con Marta L. Ramírez, pasó de hablar de suspender diálogo a decir que lo continuará.

30 de mayo de 2014, 01:54 am

El giro de Óscar Iván Zuluaga, candidato presidencial del Centro Democrático, en su posición sobre los diálogos de La Habana movió el jueves el debate electoral.

Apenas el lunes pasado, Zuluaga fue enfático en advertir que –si llegaba a la Presidencia– suspendería provisionalmente las conversaciones de paz durante una semana, a la espera de que las Farc aceptaran un cese del fuego unilateral, “permanente y verificable”, algo que para muchos era el comienzo del fin del proceso.

Dos días después, el candidato uribista firmó un acuerdo programático con la excandidata del Partido Conservador Marta Lucía Ramírez, en el que ya no se habla de “suspensión temporal” sino de “continuar conversando”, y no se estipula el plazo de “ocho días” sino que este se extiende a “un mes”. (Lea también: Marta Lucía Ramírez, jefe de debate de Óscar Iván Zuluaga)

Esta flexibilización de la posición del candidato uribista no solo llamó la atención por lo que él mismo manifestó el pasado lunes, sino porque proviene del sector que más ha atacado los diálogos de paz de La Habana.

El uribismo ha cuestionado la eventual participación política de los desmovilizados, la negociación en medio del conflicto y la discusión con las Farc de temas como la política antidrogas, entre otros asuntos.

El presidente-candidato, Juan Manuel Santos, fue uno de los primeros en reaccionar. El mandatario calificó de una “farsa” con cálculo electoral la nueva postura de Zuluaga.

“No nos deja un buen sabor. Lo que falta para que esta farsa sea completa es que envíen a un delegado a Cuba, tengan un contacto con las Farc y digan que ya están conversando”, afirmó el Presidente-candidato.

El congresista del Polo y copresidente de la Comisión de Paz de la Cámara, Iván Cepeda, dijo que el anuncio de Zuluaga puede esconder un mero interés de conseguir votos. “Me da la impresión de que lo que esconden esas afirmaciones que hemos escuchado es simplemente una llegada a la mesa de La Habana para plantear ahí una serie de exigencias que van a hacer que fracase el proceso de paz”, afirmó Cepeda.

Gina Parody, una de las que liderará la campaña reeleccionista en Bogotá, afirmó que “Óscar Iván es un tipo al que le falta firmeza. Ha dicho que va a terminar el proceso de paz y después dice que va a suspenderlo. Ahora dice que no lo va a suspender. Ese es un mensaje de debilidad para el país”, señaló. (Lea también: ¿Cómo se dividieron congresistas conservadores en presidenciales?)

Defensa uribista

Desde las huestes uribistas, quien encabezó la defensa de la nueva posición de Zuluaga fue el expresidente Álvaro Uribe, inspirador de esa tendencia. El senador electo afirmó que tanto su candidato como Ramírez han sido “muy claros al decir: paz sí, sin impunidad”.

“A lo largo del debate de la primera vuelta encontré una gran identificación entre el doctor Óscar Iván Zuluaga y la doctora Marta Lucía Ramírez. Lo que han hecho ellos ahora es unificar la semántica y decir: ‘proceso de paz puede haber si se dan unas condiciones de cese de actividades criminales’ ”, dijo Uribe en RCN Radio.

Según José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán y uribista de primera línea, lo que hubo fue “una rectificación en los tiempos”, negando así que hubiera un “cambio de posición”.

Solamente el próximo 15 de junio, cuando está prevista la segunda vuelta, se verá qué tanto le sirvió a Zuluaga cambiar de posición sobre los diálogos de paz.