Seis meses estuvo parada megaobra por sustancias tóxicas

Seis meses estuvo parada megaobra por sustancias tóxicas

En lote donde se construye centro comercial fueron hallados residuos peligrosos enterrados.

Seis meses estuvo parada megaobra por sustancias tóxicas
20 de mayo de 2014, 12:53 am

La construcción del centro comercial Plaza Central, que se proyecta como uno de los más grandes y modernos de Bogotá y que estará en la zona industrial de la localidad de Puente Aranda, fue interrumpida durante casi seis meses por el hallazgo de sustancias tóxicas en el lote donde se ejecutan los trabajos.

En total, se encontraron 40 toneladas de residuos sólidos peligrosos, así como 550 galones de residuos líquidos nocivos, que, según la Secretaría de Ambiente, fueron enterrados años atrás de manera clandestina.

Según una resolución expedida por la entidad ambiental en octubre del año pasado, todo apunta a que al menos una de las tres importantes empresas que ejercieron sus actividades en algunos de los nueve predios que conforman el lote habría incurrido en prácticas indebidas.

En los expedientes sobre el caso, las compañías Cyanamid de Colombia S. A., Cyquim de Colombia S. A. y Siemens S. A. aparecen reseñadas como las posibles responsables. “Las empresas que desarrollaban actividades productivas anteriormente pudieron realizar malas prácticas que llevan a lo que posiblemente podría ser una sospecha de contaminación del suelo”, aclaran en la Resolución 01874, entregada por la Secretaría de Ambiente.

A pesar del daño que se causó, determinar a cuál de estas industrias pertenecían los recipientes contaminados no es fácil. Estaban deteriorados por el paso del tiempo y no tenían identificación de sus propietarios. “Habían enterrado barriles que contenían herbicidas (…). Estos no duran mucho tiempo en el ambiente, no son cancerígenos, pero sí son tóxicos sistémicos, que pueden llegar a afectar el sistema nervioso central, lo que ocasiona síntomas como mareo, vómito e irritación de la garganta”, explicó Thricia Quiñónez, directora de control ambiental de la Secretaría.

Precisamente, fueron esos los síntomas que presentaron algunos vecinos de la propiedad en agosto del año pasado y que terminaron alertando a las autoridades.

En ese entonces, la Secretaría les ordenó a los responsables del proyecto Plaza Central –que nada tienen que ver con el entierro de las sustancias tóxicas– la suspensión de actividades de manera preventiva y les solicitó un diagnóstico de todos los predios para analizar el suelo y eliminar la tierra que había resultado contaminada tras el derrame de la sustancia.

Ospinas S. A., líder de la obra, aseguró que solo 100 metros cuadrados, de 56.000 que tiene de área, presentaron rastros de la sustancia, y que fue el acatamiento de la solicitud lo que les permitió retornar a sus actividades, en marzo de este año.

Aunque la compañía admitió que el cronograma de la obra sí se vio alterado, aclaró que los tiempos de entrega no cambiarán significativamente. “Hicimos otra estrategia en desarrollo constructivo y minimizamos los tiempos (…). Evidentemente nos retrasó el cronograma, pero estamos marchando de manera acelerada para tenerlo listo”, dijo Marisol Akli, vocera del proyecto Plaza Central.

Actualmente, seis de los nueve predios no requieren atención ambiental, mientras los demás continúan “sujetos a intervención”, en caso de expeler nuevos olores.

Empresas comprometidas

Dos de las mpresas que podrían ser responsables del pésimo tratamiento de los residuos tóxicos, Cyanamid de Colombia S. A. y Cyquim de Colombia S. A. ya no operan. El portafolio de servicios de la primera fue adquirido por Basf Química Colombiana S. A., empresa que aclaró que no compró el predio donde fueron enterradas las sustancias.
Cyquim de Colombia S. A., en cambio, está activa, pero en liquidación ante la Cámara de Comercio de Bogotá.

Siemens no es responsable

Mediante un estudio elaborado por una empresa española se descartó que Siemens fuera responsable de enterrar los químicos. “Este estudio ambiental confirma que los tanques subterráneos estaban en un lote contiguo al lote que fue propiedad de Siemens (…). Dichos tanques, según el informe, sufrieron perforaciones, que hicieron que se contaminara el área, de aproximadamente 20 metros cuadrados (del lote de esta compañía)”, explicó la empresa.
Su versión fue corroborada por los voceros del proyecto, que dijeron: “Plaza Central da fe de que todos sus estudios, propios y de terceros, exoneran a Siemens de cualquier responsabilidad relacionada con los hallazgos en su
lote”. Siemens aclaró que no utiliza en sus procesos pesticidas, insecticidas, organoclorados, organofosforados ni herbicidas, pues no hacen parte de ninguno de sus procesos productivos en sus fábricas.

BOGOTÁ