Por un trino se suspendió negociación entre Gobierno y campesinos

Por un trino se suspendió negociación entre Gobierno y campesinos

Este miércoles se cumplió la tercera jornada de diálogos entre las partes sin alcanzar acuerdo.

30 de abril de 2014, 12:45 pm

Este miércoles, sobre las dos de la tarde, representantes de las Dignidades Agropecuarias se sentaron a la mesa con delegados del Gobierno, encabezados por Hernán Román, viceministro de Agricultura, para buscarle salida al paro agrario que completó tres días en el país.

El tema de negociación se relacionaba con la presencia de minería en zonas de producción agropecuaria. El martes pasado se había negociado sobre los precios de los insumos y el acceso al crédito.

El ministro Rubén Darío Lizarralde no asistió al encuentro, pues en la mañana estuvo reunido con campesinos en Santander, en Santurbán, atendiendo los requerimientos de los cultivadores de papa y cebolla, ubicados en la zona de reserva del páramo, tras la delimitación hecha por el Ministerio de Ambiente.

Precisamente, por dificultades en el desplazamiento, Lizarralde no alcanzó a llegar a la reunión con los representantes de los campesinos en Bogotá.

Sin embargo, señaló que el más interesado en llegar a acuerdo con los campesinos es el Gobierno y advirtió que la idea era avanzar, pues no se quiere afectar el proceso de los campesinos que están en plena recolección de cosechas y que deben llevarlas a los centros de acopio.

Además, que la idea de respetar las vías tiene como objetivo que el turismo que espera para este puente la región boyacense no se afecte por bloqueos de carreteras.

Un trino frenó los diálogos

La negociación se suspendió abruptamente sobre las 4 de la tarde. Un trino del líder César Pachón, incitando a marchas y protestas en las vías públicas de Boyacá, fue el detonante de la ruptura.

El viceministro Hernán Román explicó que la negociación se suspendió porque "fuimos informados de algunas situaciones que se estaban presentando en las vías, con desórdenes y de alguna manera impidiendo el libre tránsito. Eso nos llevó a tomar la decisión de parar la negociación, teniendo en cuenta los acuerdos que teníamos sobre la mesa, es decir, que habría diálogo en la medida en que no se presentaran situaciones de hecho".

La información que recibieron los representantes del Gobierno hacía referencia a la incitación para intensificar las vías de hecho en el país.

"Esto nos llevó a suspender las conversaciones, que deben continuar, porque las conversaciones del Gobierno son con diferentes grupos; con los campesinos tenemos una apertura amplia al diálogo, entonces en ese sentido vamos a continuar con ese ánimo, siempre y cuando no se incite a medidas que vayan en contra de orden público", agregó Román.

Por su parte, el señalado de incitar a los campesinos al desorden, César Pachón, convocó para este jueves, a las 6 p.m. a un 'cacerolazo' en todas las ciudades del país "para pedir respeto por el campesinado que se moviliza".

El ministro del Interior, Aurelio Iragorri, informó que este miércoles se judicializaron 14 personas, por incitar al desorden en la vía pública y agredir a las autoridades.

En Neiva se presentaron las protestas más violentas, con al menos 15 personas heridas durante la jornada.

Iragorri afirmó desde Pereira que "el Gobierno no le ha cerrado las puertas al diálogo" para resolver el paro nacional agrario que lleva tres días y desmintió que se hayan parado de la mesa como denunciaron algunos representantes del paro.

Explicó que lo que sucedió en el Ministerio de Agricultura es que "el Ministro (Rubén Darío Lizarralde ) tuvo que viajar a un compromiso que tenía en la zona del páramo de Santurbán, con campesinos y por culpa del clima no pudo estar en la reunión que tenía con representantes de las 'Dignidades' ".

El Ministro agregó que el Gobierno, en cabeza del Presidente Santos, se ha venido reuniendo con los representantes de los sectores, con las 'Dignidades' y los indígenas desde hace un mes para hacer una revisión de los compromisos a los que se llegaron después del último paro.

Finalmente, comentó que espera que este jueves continúen los diálogos con los voceros del paro.

Con respecto a la coincidencia del paro con la conmemoración del Día del Trabajo, Iragorri hizo un llamado a quienes vayan a conmemorar la fecha con marchas, para que lo hagan de manera pacífica.

También afirmó que detrás del paro "hay jefes políticos que buscan cosechar votos aprovechando las dificultades que tiene este sector (el campo) por las décadas y décadas de abandono".​

Por su parte, voceros del sector agrícola insisten en que el Gobierno incumple con lo pactado en el último paro y continuaron con la petición de un diálogo directo con el presidente Juan Manuel Santos.

Protestas en Boyacá y Huila

Intentos de bloqueos de vías y protestas se registraron este miércoles en Boyacá durante el tercer día de paro.

En la madrugada, la Policía logró, con motosierras y decenas de uniformados, dar paso en la vía que de Duitama conduce a Soatá, a la altura del municipio de Belén, donde un grupo de campesinos tumbó un árbol de 15 metros de altura sobre la vía.

En Socha, luego de dos días, se levantó el bloqueo de la vía principal.

Y, al caer la tarde, un grupo de campesinos bloqueó con llantas encendidas la vía Sogamoso-Duitama, a la altura de Nobsa, en el sector El Campanario.

En Tunja, estudiantes de la UPTC protagonizaron disturbios. Hasta horas de la noche de este miércoles, el viaducto de la ciudad estaba bloqueado.

Los sectores más afectados con la huelga campesina han sido los transportadores de pasajeros que han disminuido en un 70 por ciento sus despachos desde y hacia Bogotá, y los productores de lácteos que por temor a ser agredidos en las vías, han preferido guardar sus vehículos.

A propósito de los lecheros, voceros de este gremio indicaron que debido al represamiento de la leche en los hatos podrían arrojar el alimento a las carreteras o dárselo a los animales.

En el Huila, los manifestantes intentaron tomarse la carretera que comunica a Pitalito con Florencia, en el sector de El Avispero, lo que generó enfrentamientos con la Policía.

Entre tanto, la vía que conduce a Mocoa fue bloqueada. En la zona conocida como Bruselas, los labriegos obstruyeron la carretera con troncos de árboles y piedras.

Pitalito está sin servicio de agua, pues los químicos que transportaba el bus incinerado el lunes por manifestantes quedaron regados a pocos metros de la planta del acueducto.

En Santander, más de 2.500 campesinos permanecen concentrados en tres puntos. En este departamento, durante la jornada del miércoles, no se registró ninguna alteración del orden público.

Por otra parte, con buses escoltados por motorizados de la Policía se restableció el servicio de transporte en la vía Bogotá-La Calera.

EL TIEMPO