Las 10 ciudades más verdes de América Latina por su agricultura urbana

Las 10 ciudades más verdes de América Latina por su agricultura urbana

Quito, Lima, Rosario (Argentina) y Belo Horizonte (Brasil) se destacan en Suramérica.

Las 10 ciudades más verdes de América Latina por su agricultura urbana
10 de abril de 2014, 07:16 pm

Un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) indica que la agricultura urbana y periurbana está muy extendida en América Latina y el Caribe.

La investigación se basó en los resultados de una encuesta en 23 países y datos de 110 ciudades y municipios, entre los que se destacaron ciudades como La Habana, Ciudad de México, Antigua y Barbuda, Tegucigalpa 8, Managua, Quito, Lima, El Alto (Bolivia), Belo Horizonte (Brasil) y Rosario (Argentina).

Entre las capitales, la “más verde” es La Habana, donde 90 mil residentes se dedican a alguna forma de agricultura, ya sea cultivando huertos caseros o trabajando en los huertos y las granjas pecuarias comerciales de la ciudad.

También se destaca que el 20 por ciento de los hogares en Guatemala y Santa Lucía practican la producción de alimentos.

La FAO resalta que gracias a esta práctica los horticultores urbanos y sus familias disfrutan de una alimentación más variada que otros habitantes de las zonas urbanas y tenían más probabilidades de consumir frutas y hortalizas con regularidad.

Además, asegura que la principal ventaja de la agricultura urbana y periurbana es la de proporcionar un mejor acceso a los alimentos a familias de bajos ingresos. No obstante, la encuesta también indica que en 16 de los 23 países estudiados, los agricultores obtenían algunos ingresos con esta actividad.

Otros casos a destacar son los de Rosario (Argentina), donde las hortalizas son 100 por ciento orgánicas y los horticultores cultivan sobre sustratos de compost de alto rendimiento; el de Managua (Nicaragua), donde los agricultores urbanos enriquecen el suelo con fertilizantes obtenidos con la fermentación anaeróbica de desechos domésticos; y el de El Alto (Bolivia), donde se instalaron en pequeños invernaderos de fabricación local, huertos hidropónicos que producen casi una tonelada de hortalizas al año.

El informe también destaca la propagación de las “ferias bio’’, que venden alimentos orgánicos de producción local. Muchos agricultores urbanos se han incorporado a la cadena de valor como procesadores intermedios o finales de jugos de frutas, verduras, carnes, alimentos enlatados, lácteos, aperitivos y cosméticos naturales.

A pesar de estos avances, el organismo de Naciones Unidas afirma que para crear ciudades más verdes es necesario el apoyo de los gobiernos. Por ejemplo, solamente doce de los 23 países estudiados tienen políticas nacionales que promueven expresamente la agricultura urbana y periurbana.

El estudio también ha constatado que este tipo de agricultura muchas veces no figura en la planificación y ordenación del uso de la tierra en las ciudades de América Latina y el Caribe.