Diez caminatas para descubrir los paraísos colombianos

Diez caminatas para descubrir los paraísos colombianos

Una serie de rutas que usted puede recorrer en Cundinamarca, Antioquia, Huila y Santander.

Diez caminatas para descubrir los paraísos colombianos
25 de marzo de 2014, 05:38 am

Solo necesita ropa cómoda, un par de tenis y muchas ganas de conocer los atractivos naturales de Colombia de una manera sencilla y entretenida: caminando.

Caminar es, sin duda, la mejor manera de conocer un destino y más si se trata de naturaleza. Es, además, una alternativa económica a la hora de viajar que se puede compartir en familia o con los amigos. Les presentamos una serie de caminatas que le permitirán descubrir algunos de los tesoros naturales de Bogotá, Cundinamarca, Antioquia, Huila y Santander. Una guía práctica para conocer el país a pie.

En Bogotá y Cundinamarca:

Cuchillas de Bocagrande: farallones y lagunas

Las Cuchillas de Bocagrande, en el páramo de Sumapaz, son un afilado farallón rocoso rodeado de lagunas paramunas que crean un paisaje bello e inspirador. Con un promedio de altura cercano a los 4.000 metros las cumbres de Bocagrande sobresalen en la región invitando al caminante a descubrir el páramo de Sumapaz, el más grande del mundo. Precisamente por este sector se encuentra el límite oriental del distrito capital con Cundinamarca. Las cuchillas hacen parte de la localidad de Usme.

Para llegar a Bocagrande se parte desde el casco urbano de Usme en dirección al embalse de la Regadera. En el kilómetro 10 se toma un desvío por carretera destapada y a 5.6 kilómetros se encuentra la casa de don Moisés, quien recibe siempre amable al caminante. Desde este punto sale el sendero hacia las cuchillas. Hay que tener presente que estos predios están bajo el resguardo del Acueducto y se debe tramitar un permiso de ingreso. No existe señalización alguna por lo cual es recomendable ir con guías. Desde la casa hasta las cuchillas el camino tiene 4.5 kilómetros. El tiempo promedio hasta el valle de las lagunas es de dos horas en ascenso. Es ecosistema de páramo, hay que ir abrigado. El recorrido es de 9 kilómetros y tarda entre 4 y 5 horas, marcha lenta con descansos.

Costo promedio por persona: $50.000. Incluye transporte y la guía turística. No incluye ingresos a parques ni alimentación. Para grupos mínimo de 10 persona.

www.caminantesdelretorno.com

Teléfonos: 4597839, 3102466716

Lagunas de Siecha, todo un santuario

Las lagunas sagradas de Siecha hacen parte del Parque natural Chingaza. El área protegida es de importancia estratégica para Bogotá y Cundinamarca por ser la principal fuente de agua potable de la región. Es un privilegiado santuario natural de montaña que además sirve de refugio a la fauna y la flora emblemática de los páramos colombianos. Si se va en silencio y con sigilo es posible avistar grupos de venados, águilas, conejos y en los últimos años una creciente población de osos de anteojos. Al lugar se accede por el valle de Guasca pasando por el sector de Pasohondo y en unos kilómetros se llega al centro de recepción de visitantes. La visita requiere el trámite de un permiso en la unidad de parques quien trabaja en coordinación con la comunidad circunvecina en las labores de guía turística y conservación. Es ecosistema de páramo, hay que ir abrigado. El recorrido es de 9 kilómetros y tarda entre cuatro y cinco horas, marcha lenta con descanso.

Costo promedio por persona: $50.000. Incluye transporte y la guía turística. No incluye ingresos a parques ni alimentación. Para grupos mínimo de 10 persona.

www.caminantesdelretorno.com

Teléfonos: 4597839, 3102466716

Cerro del Tablazo: un balcón natural

La gran muralla de piedra del tablazo es el balcón natural de la sabana de Bogotá hacia la región de Gualivá y además un excelente mirador de los volcanes nevados de la Cordillera Central. En la zona se puede disfrutar de un gran espectáculo de nubes que ascienden desde tierras cálidas y parecen acariciar las cumbres escarpadas.

Para llegar al cerro se parte desde el casco urbano del municipio de Subachoque y se va rumbo al embalse Pantano de Arce (kilómetro 11) para luego desviarse hasta las antenas de comunicación del Cerro del Tablazo a una altura de 3.500 metros sobre nivel del mar. Desde este punto los senderos atraviesan campos de frailejones y se desciende por un frondoso bosque de niebla donde abundan bromelias, sietecueros y orquídeas. Es posible descender hasta Supata o completar algunos circuitos en dirección a Subachoque. Lo mejor es sentarse en silencio a observar el ascenso de las nubes. Es ecosistema de bosque de niebla y páramo, hay que ir abrigado. El recorrido es de 7 kilómetros y tarda entre tres y cuatro horas; marcha lenta con descanso.

Costo promedio por persona: $50.000. Incluye transporte y la guía turística. No incluye ingresos a parques ni alimentación. Para grupos mínimo de 10 persona.

www.caminantesdelretorno.com

Teléfonos: 4597839, 3102466716

El camino de Choachí, pegado de Bogotá

En el oriente de Bogotá se pueden encontrar asombrosas montañas coronadas por frailejones y humedales en el páramo del Verjón. Por esta región serpentea el antiguo camino real que comunicaba a Bogotá con Choachí (Cundinamarca). El sendero parte desde el barrio San Cristóbal sur pero solo se recomienda visitar esta ruta a partir del kilómetro 20 de la carretera Bogotá- Choachí. Este camino ofrece muchas opciones según la experiencia del viajero: rutas tanto en el páramo como en el bosque de montaña; se podría, incluso, llegar hasta el casco urbano de Choachí. El recorrido desde el páramo hasta el pueblo tiene una longitud aproximada de 15 kilómetro. A lo largo de la ruta es posible admirar y disfrutar las cascadas, el bosque de niebla, la placidez de la zona rural y la imponencia del gran cañón del río Blanco. Es ecosistema de bosque de niebla y páramo, hay que ir abrigado. El recorrido es de 7 kilómetros y tarda entre cinco y seis horas, marcha lenta con descansos.

Costo promedio por persona: $50.000. Incluye transporte y la guía turística. No incluye ingresos a parques ni alimentación. Para grupos mínimo de 10 persona.

www.caminantesdelretorno.com

Teléfonos: 4597839, 3102466716

En Antioquia:

San José de la Montaña: bosques y agua cristalina

El territorio que hoy ocupa el municipio de San José de la Montaña, a tres horas de Medellín, en el norte de Antioquia, fue un gran valle de bosques de robles y palmas de cera que fue habitado por los indios Nutabes. Predomina en su territorio un relieve ondulado, generado por el sistema de la Cordillera Central. Tres cuchillas dan origen a la cuenca del río San Andrés y a las subcuencas de las quebradas San José y Santa Inés. El clima es frio, hay que ir abrigados.

El recorrido parte del municipio de San José de la Montaña camino a la vereda La María por senderos veredales. Allí se pueden apreciar bosques de niebla y palmas de cera. Se continúa el camino por la margen del río San Andrés hasta llegar a la planta eléctrica. En este sitio se debe de atravesar el rio. Hay aguas cristalinas ideales para bañarse, zona de camping y de almuerzos campestres. El recorrido tiene un ascenso de dos horas. El resto del trayecto son ascensos y descensos muy leves. El grado de dificultad oscila entre 3,5 y 4, (de 1 a 5), siendo 1 el más suave y 5 el más duro. Se califica de acuerdo a la topografía del terreno, el clima, los pasos difíciles y la duración. Para esta caminata se sugiere estar en buen estado de salud, se recomienda llevar para zapatos y ropa de cambio, pues hay que atravesar el río. El trayecto es de aproximadamente ocho kilómetros y se tarda unas seis horas.

Costo en promedio: $42.000. Incluye almuerzo, póliza de accidentes, transporte y guía turística. Grupos mínimos de 15 personas.

www.caminantesxcolombia.com

Teléfono: 312-725 26 88

La Quiebra: entre balnearios y túneles

Su historia está ligada al paso del tren que unía a Medellín con Puerto Berrío a través del río Magdalena, a la caña y los trapiches paneleros. Es un municipio reconocido por sus balnearios, limpios y de una inmensa belleza, y por el Túnel de La Quiebra, que se puede cruzar a pie. Queda a 88 kilómetros de Medellín.

El recorrido empieza en el corregimiento de Santiago, perteneciente al municipio de Santo Domingo. Se comienza atravesando el Túnel de la Quiebra, inaugurado el 7 de agosto de 1929. Su extensión es de 3.742 metros: fue el segundo más largo en América Latina y el séptimo en el mundo. El paso por el túnel se debe de hacer despacio y con linterna; el cruce dura, en promedio, una hora. Saliendo de allí se toma la margen del río Nus, apto para darse un buen baño. Se pasa por un trapiche panelero y se continúa el camino por vía férrea hasta llegar al municipio de Cisneros.

El recorrido, en su mayoría, es plano. El clima es cálido. El grado de dificultad oscila entre 1 y 2 (de 1 a 5), siendo 1 el más suave y 5 el más duro. Hay que llevar linterna, vestido de baño y abundante agua. El trayecto es de aproximadamente 7 kilómetros y se tarda cinco horas en hacer el recorrido (incluye tiempo de almuerzo, descanso y baño).

Costo en promedio: $38.000. Incluye almuerzo, póliza de accidentes, transporte y guía turística. Grupos mínimos de 15 personas.

www.caminantesxcolombia.com

Teléfono: 312-725 26 88

Un mundo de agua en San Rafael

San Rafael (Antioquia) está ubicado en medio de embalses, quebradas y charcos. Saliendo desde el centro del pueblo se llega al Parque Lineal, donde hay una réplica del Puente de Boyacá. Se retoma el camino saliendo por el barrio El Totumito, para luego continuar por la margen del río Guatapé hasta la desembocadura del río Arenales. Allí se sigue por el margen del Río Arenales, repleta de balnearios.

Se continúa por carretera hasta llegar al Trocadero para luego tomar un camino de piedra. En este lugar es el almuerzo, el baño y el descanso. Se puede practicar pesca deportiva y deleitar un buen plato de tilapia o cachama. Los atractivos de este trayecto son sus paisajes, la flora, cientos de pájaros y varios ríos. Hay que cruzar el Río Arenales, así que se recomienda llevar zapatos de agua y ropa para cambiarse.

El recorrido en su mayoría es plano. Y su clima templado. El grado de dificultad es mínimo. El trayecto es de aproximadamente 7 kilómetros y se tarda cinco horas en hacer el recorrido (incluye tiempo de almuerzo, descanso y baño).

Costo en promedio: $42.000. Incluye almuerzo, póliza de accidentes, transporte y guía turística. Grupos mínimos de 15 personas.

www.caminantesxcolombia.com

Teléfono: 312-725 26 88

En Santander:

Sobre las nubes en el Cañón del Chicamocha

La caminata transcurre en territorio del imponente Cañón del Chicamocha, atractivo natural que hizo parte de los lugares nominados para elegir ‘Las siete maravillas naturales del mundo’.

El trayecto comprende siete kilómetros, caminando por el espinazo del majestuoso cañón en un espectáculo visual inolvidable, apropiado para los amantes de la fotografía. El sendero es variado, predominando el terreno en descenso en medio de vegetación nativa propia de un ambiente de sequedad extrema (25 grados) que se constituye en alimento para los cabros, propios de la región.

Dentro del recorrido se puede practicar parapentismo en un vuelo que dura aproximadamente 45 minutos. La caminata finaliza en el Parque Nacional Chicamocha (Panachi) después de haber disfrutado de tres horas de una experiencia única.

Costo del programa: $550.000. Incluye: Transporte expreso 3 días desde Bogotá, alojamiento dos noches, dos desayunos y dos cenas; seguro de accidentes y guía turística. No incluye el ingreso a parques ni lanzamiento en parapente.

Fundación Colombiana de Caminantes Sal Si Puedes.

www.salsipuedes.org

Teléfonos: 2833765 – 3415854 Bogotá.

En Huila:

Viaje al pasado en San Agustín

San Agustín es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Colombia y del continente. En este lugar vivió la cultura agustiniana (200 a. C. y el 800 d. C. aproximadamente), que dejó las huellas de un pasado que asombra con sus sarcófagos, esculturas, complejos funerarios y caminos de piedra.

Ubicado en inmediaciones de la población de San Agustín, a 520 kilómetros de Bogotá y a 227 kilómetros de Neiva (sur del Huila), quita el aliento con la imponencia de sus guardianes de piedra, que alcanzan hasta los cuatro metros de altura y tienen rasgos de humanos y animales. Una vegetación selvática y exuberante es la puerta de acceso a este mítico lugar. Una caminata por este paraíso arqueológico es una experiencia mística e inspiradora.

De regreso al municipio de San Agustín, el recorrido sigue hacia el Salto del Mortiño, cascada de aproximadamente 180 metros de altura. Después de un chapuzón, la ruta sigue hacia el estrecho del Rio Magdalena, sitio natural donde el lecho rocoso obliga al río a pasar por una angostura de 2.20 metros. Y termina en el Alto del Sagrado Corazón de Jesús, un mirador donde se aprecia imponente el valle del río Magdalena.

Valor: $680.000,00 que incluye: Transporte expreso durante los cuatro días, alojamiento, alimentación, ingreso a parques y sitios de interés, guía turística, seguro de accidentes en caminatas. (No incluye comidas en carretera).

www.salsipuedes.org

Teléfono: 2833765 - 3415854 Bogotá.

REDACCIÓN VIDA DE HOY