'Ciudades para la gente, no para carros': Experto en urbanismo

'Ciudades para la gente, no para carros': Experto en urbanismo

Para Brent Toderian las urbes deben facilitar las experiencias de los caminantes.

notitle
22 de marzo 2014 , 06:13 p.m.

Convertirse en la ciudad más verde en 2020, crear un polo cultural en diez años, tener una movilidad que contribuya con la buena calidad de vida en 2040. Tales son los proyectos que Brent Toderian trazó para Vancouver mientras fue jefe de planeación de esa urbe de 2,2 millones de habitantes, una de las más desarrolladas del mundo. Es uno de los tres tenores del urbanismo equitativo que participará en el 7.° Foro Urbano Mundial (Wuf7 por sus siglas en inglés), que se llevará a cabo en la capital antioqueña del 5 al 11 de abril, junto al nobel de economía Joseph Stiglitz y el revolucionario Richard Florida.

Tras asesorar a Copenhage, Shanghái y Singapur, Toderian le tiende una mano a Medellín para crear un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial y de Movilidad.

¿Cómo ha sido su experiencia de trabajo con Medellín?

Me impresiona que no estén satisfechos con el progreso hecho, desde los años 90, cuando la gente estaba llegando al desespero con la violencia urbana. Ellos tradujeron esa angustia en proyectos de transporte público y movilidad como el Metro, el Metroplús e incluso el Metrocable.

¿Qué impacto tiene el Wuf7, cómo impulsarlo?

Medellín está haciendo un gran trabajo creando una marca propia como una ciudad de innovación. Mi consejo es que lo conviertan en un catalizador de proyectos urbanos y que lo aprovechen para crear políticas públicas que mejoren sus prácticas urbanas.

¿Cómo revitalizar una ciudad y cómo reducir los impactos sociales de la renovación?

La renovación urbana debe evitar que la gente se desplace en vehículo para sus actividades diarias. La renovación debe propender por una densidad bien hecha –más gente por kilómetro cuadrado–, que facilite las experiencias de los caminantes para que tengan a la mano dónde vivir, trabajar, recrearse, estudiar y salir, a pie principalmente.

¿Y respecto al transporte?

Esto implica también hacer ciudades de transporte multimodal, para que los ciudadanos tengan diferentes opciones para desplazarse. No se trata de prohibir el carro particular, pero hay que entender que el carro no es necesario y que las ciudades deben priorizar el tránsito a pie o en bicicleta.

¿Cómo lidiar con la políticas que restringen el uso del carro particular?

Si se diseña para el vehículo, todos se perjudican, hasta los conductores. En una ciudad como Medellín hay una enorme congestión, y solo el 20 por ciento de personas tiene vehículo. Si todos tratan de conducir, nadie podrá hacerlo. Hay que hacerle entender a la gente que no se trata de restringir del uso de sus automóviles sino de darles opciones de movilidad.

¿Y qué decir sobre Bogotá?

Es una ciudad internacionalmente reconocida por su experiencia con TransMilenio y por sus ciclorrutas, sin duda. Tiene una reputación de tener una organización alrededor del tránsito, pero últimamente en la discusión global pareciera que los problemas de movilidad actuales están ganando reconocimiento internacional.

NATALIA GÓMEZ CARVAJAL
Redactora de EL TIEMPO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.