Nada detiene a la moneda digital 'bitcoin'

Nada detiene a la moneda digital 'bitcoin'

Supera con éxito la caída de Mt. Gox que ha arrasado a su paso con cerca de 400 millones de dólares.

Nada detiene a la moneda digital 'bitcoin'
2 de marzo de 2014, 04:01 am

La moneda electrónica bitcoin fue concebida en el 2009 como alternativa a la crisis financiera que sobrevino tras el hundimiento de Lehman Brothers: sin regulación ni respaldo del Gobierno y sin rastro en el mundo físico.

Pero el pasado lunes protagonizó su propio ‘corralito’ con la caída de Mt. Gox, una de las mayores empresas del sector dedicada a las transacciones con monedas virtuales, que ha arrasado a su paso con cerca de 400 millones de dólares de 550.000 clientes y que hizo devaluar la moneda en un 23 por ciento de su valor en menos de 24 horas, según el índice de precios CoinDesk.

Aunque todavía hay mucha especulación con lo que sucedió con el dinero que unos hackers habrían robado de la compañía, declarada en quiebra, los analistas coinciden en que ese dinero “ha desaparecido” y que los ahorradores “lo pueden dar por perdido”.

Sin embargo, y milagrosamente, “nada ha cambiado”, dice Adam Levine, uno de los gurús de la moneda virtual y director del Bitcoin Education Project. “Todavía puedo hacer un pago de mi celular al suyo en dos minutos y a un costo –literal– de cinco centavos. Si tuviera que hacerlo desde mi banco, tardaría una semana y costaría cerca de 40 dólares. Mientras el bitcoin sea así, seguirá creciendo”, dice. Es la esencia de la filosofía que mueve un mercado de casi 6.700 millones de dólares, para el cual la pérdida de uno de sus mayores actores, que un día llegó a acaparar el 80 por ciento del mercado, en el 2009, ha sido “un éxito”.

La prueba es que, en menos de 12 horas, tras el cierre de la web de Mt. Gox y el anuncio de la evaporación del dinero digital, el valor del bitcoin logró restablecerse y las transacciones han seguido constantes desde entonces. “Si fuera un banco, su caída afectaría como lo hizo la crisis mundial, pero en el sistema del bitcoin no existe esa posibilidad. No hay ninguna autoridad diciendo qué está bien o no; es el mercado el que está señalando que este es un mal actor”, explica Levine.

“El bitcoin se está perfeccionando y va a ser capaz de evitar estos errores en el futuro –agrega–. Es un entorno de aprendizaje; ahora los jugadores van a mejorar sus prácticas para que los clientes confíen, y aquellas empresas exitosas van a ser emuladas por el resto.”

Reclaman transparencia

“El peor momento ya pasó y esto marca el fin de la infancia del bitcoin y el inicio de su madurez. La pérdida de Mt. Gox es una depuración del sistema”, explica Nicolás Mendoza, doctorando en monedas digitales en la School of Creative Media, en Hong Kong, y miembro de ‘Let’s talk about bitcoin’.

Según este especialista, el bitcoin fue diseñado para ser juez y parte: un sistema de pagos, moneda y a la vez una especie de commodity, cuyo valor fluctuante depende del número de accionarios que lo ambicionen, si bien hoy en día hay empresas que ofrecen absorber la volatilidad y reducir los riesgos. Pero en el ADN de este mercado, que mueve cerca de 80 millones de dólares en transacciones diarias, perviven dos premisas inamovibles: anarquía y anonimato.

Para Peter Cohan, columnista de la revista Forbes y fundador de petercohan.com, una sociedad de capital de riesgo, la supervivencia del bitcoin pasa por crear una red más transparente. “De toda esa gente que depositó su dinero en Mt. Gox no hay registro ahora. No puedo entender cómo pretenden mantener todas esas libertades y además esperar que les devuelvan su dinero”, dice.

Este consultor considera el mercado como “un culto de adoración inmune a la lógica”. Pero el bitcoin tiene pruebas para sustentar a los creyentes: su valor empezó el 2013 con apenas 13 dólares y en menos de 11 meses aumentó hasta los 1.200, acrecentando el interés de inversores y ciudadanos de a pie.

Existe un protocolo global, pero la regulación depende de cada país, y no hay una opinión unificada, señala Mendoza. Mientras Tailandia, Rusia y Noruega restringieron su uso, Chipre ha adoptado el bitcoin como moneda de cambio. EE. UU., por su parte, busca la manera de prevenir el blanqueo de dinero sin aniquilar los beneficios de la moneda digital.

Evitar los delitos financieros

Las autoridades estadounidenses detuvieron el pasado 27 de enero a Charlie Sherm, CEO de BitInstant y vicepresidente de la Fundación Bitcoin, creada en el 2012, cuya función es la de promover el uso de la moneda digital. Sherm está acusado de vender 'bitcoins' a usuarios del portal SilkRoad para la compra y venta de estupefacientes en forma anónima. A través de su página web se comercializaron también armas y permitía incluso pagar a sicarios u otro tipo de delincuentes totalmente en línea. Si bien EE. UU. trató de regular la moneda, ningún país del mundo cuenta con leyes que la controlen.

REDACCIÓN DOMINGO