Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'Ahora, el reto es actuar distinto': actriz Marisa Tomei

La ganadora del Óscar estuvo en el Carnaval de las Artes, de Barranquilla. Habló de su carrera.

A los 7 años, la actriz Marisa Tomei quería ser dos ‘cosas’: actriz y arqueóloga. Y aunque se quedó con lo primero, durante su visita a Colombia –que duró tres días y empezó en Cartagena– conoció lugares donde había ancestros indígenas y se interesó por preguntar por la historia.

Ganadora del Óscar en 1993 y nominada en otras dos oportunidades, Tomei fue una de las invitadas al Carnaval de las Artes, que terminó este domingo en Barranquilla, una actividad de la Fundación La Cueva. La actriz conversó el viernes con Roberto Pombo, director de EL TIEMPO, y con Jerry Carlson, profesor de The City College of New York.

Para ponerla en contexto, Pombo le contó que el Carnaval de Barranquilla, que será en dos semanas, es la fiesta más importante del país, con una gran mezcla de culturas y danzas.

“Y yo, que he viajado tanto, nunca he estado en un carnaval, una fiesta en la que las personas cambian su atuendo para ser otras”, contó.

Con una mirada dulce y una gran sencillez, Tomei habló de sus inicios en un pequeño teatro comunitario de la zona de Nueva York, “Allí empecé a sentir la magia de esta carrera”, dijo.

Y agregó que desde niña sus padres la llevaron a obras en Broadway. “Recuerdo mucho una: Madre noche”, siguió.

Al preguntarle por su proceso en la actuación, la neoyorquina, de ascendencia italiana, afirmó; “Va cambiando a medida que uno es diferente. Al principio, hacía todo tipo de personajes. Ahora, el reto es distinto: pregunto en qué país se va a grabar, quién va a ser el director, qué mensaje va a mandar mi personaje y si es necesario cambiar mi voz y mi físico”.

Porque para ella cualquier aspecto de su caracterización es muy importante. “Si estoy rasgando una silla, pregunto si eso se está viendo, pues esta actitud debe estar diciendo algo. Mi manera primaria de aprender es por los sentidos”, comentó.

De buen humor, respondió a la pregunta de si se puede hacer un buen papel en una mala película con la frase: “Depende del tiempo que lleve sin trabajar”.

Defensora de ser auténtica, contó que su estilo no es estar siempre elegante, como mandan las normas de Hollywood. “Mi cambio ha sido muy poco. Lo importante era ser actriz y conseguir un trabajo”, lo demostró llevando un vestido sencillo largo y muy poco maquillaje.

En la charla, en el teatro Amira de la Rosa, se vieron apartes de Mi primo Vinny y de En la habitación (también fue nominada al Óscar a mejor actriz de reparto por esta última cinta), en las que Tomei se ve distinta de la mujer que es: tiene 50 años, que no se le notan, y bien puede pasar desapercibida en la calle.

Después de Barranquilla, dijo, irá directamente a Broadway. “Me siento muy cómoda haciendo teatro. Cada noche es un intercambio molecular y magnético, además del calentamiento del cuerpo y de la voz. Y cada noche es solo una vez. Se permite improvisar y también es otra forma de tomar riesgos, porque cualquier cosa puede pasar”, dijo.

La conversación pasó a los colombianos con quienes se ha cruzado.

“A John Leguízamo lo conocí en las audiciones, al comienzo de nuestras carreras”, recordó. Además, posó para el fotógrafo Ruvén Afanador: “Tuve que utilizar muy bien mi cuerpo para su trabajo. Él es muy exigente”.

También mencionó al realizador Rodrigo García Barcha: “No lo conozco, pero quisiera trabajar con él, porque su forma de dirigir es muy íntima”.

Sin embargo, en un momento sus palabras se esfumaron: cuando habló de su amigo Philip Seymour Hoffman, recientemente fallecido, con quien trabajó en Antes que el diablo sepa que has muerto. “Lo conocí hace 20 años, incluso tuvimos juntos una compañía de teatro en Massachusetts... No quiero hablar de eso...”

Su sonrisa volvió con el aplauso de los asistentes, y se vio más alegre cuando recibió una máscara representativa del Carnaval de Barranquilla, de color amarillo y con manchas negras: una alegoría de un tigre.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ
Cultura y Entretenimiento
* Por invitación del Carnaval de las Artes

Publicación
eltiempo.com
Sección
Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación
16 de febrero de 2014
Autor
OLGA LUCÍA MARTÍNEZ

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad