Destinan recursos para el saneamiento del lago de Tota

Destinan recursos para el saneamiento del lago de Tota

Gobierno aprobó documento Conpes por $ 40.940 millones para recuperación y restauración ambiental.

Destinan recursos para el saneamiento del lago de Tota
12 de febrero de 2014, 10:45 pm

Desde que al lago de Tota se le impuso el premio Globo Gris en el 2012, como uno de los humedales del planeta en peligro de extinción, el mundo ha puesto sus ojos sobre este ecosistema. Hace un año, la Agencia Francesa para el Desarrollo anunció una inversión de tres millones de euros destinados a la recuperación del lago.

La ministra de Ambiente, Luz Helena Sarmiento, dijo que estos recursos básicamente se destinarían para el Plan de Ordenamiento de la Cuenca del lago de Tota, para saneamiento básico (plantas de tratamiento de aguas residuales) y para reconversión agrícola.

Ahora, el Gobierno acaba de aprobar un documento Conpes para este lago, con recursos por 40.940 millones de pesos que se ejecutarán entre el 2014 y el 2023.

Las inversiones previstas en el documento Conpes incluyen proyectos de recuperación y restauración ambiental, la identificación de la demanda de agua de los municipios que se abastecen de la cuenca del lago, un incremento en la cobertura de servicios de saneamiento básico y el fomento del desarrollo de actividades productivas sostenibles que incrementen la competitividad de su cuenca.

Según el documento Conpes, el principal problema identificado es la inadecuada gestión ambiental y sectorial del territorio, que no asegura un manejo sostenible de los recursos naturales. Sin embargo, esta iniciativa ha sido recibida por las comunidades con cierto escepticismo.

Fabio Montaña, presidente de Asolago (asociación de agricultores que se benefician del agua del lago), afirmó que lo del Conpes lo ven con cierto recelo, porque hay un problema serio y es que no se ha definido la propiedad de los terrenos aledaños al lago.

“No se ha definido cómo van a pagar los terrenos de propiedad privada, lo que sí sabemos es que algunos propietarios de predios quedarán totalmente desplazados porque lo pierden todo. Son más de 500 predios que se verían afectados”, indicó.

Felipe Velasco, presidente de la Fundación Montecito que lidera la solicitud de que el lago de Tota sea declarado sitio Ramsar (o de importancia mundial para garantizar su protección), opinó que un Conpes tan pequeño no es la panacea. “Es muy pobre y además su construcción no ha tenido revisión experta, me refiero a Humboldt y a una alianza académica del más alto nivel. No podemos dejarnos hipnotizar por ese espejismo, que además no es en sí mismo una solución profunda para la cuenca”, recalcó.

El panorama del humedal

La cuenca del lago de Tota, con un área de 22.370 hectáreas, se encuentra localizada en los municipios de Aquitania, Cuítiva, Tota y Sogamoso (Boyacá). Representa el 13,55 por ciento de la reserva de agua de Colombia y es una de las principales cuencas hidrográficas de la región. Abastece de agua a más de 250.000 habitantes de Boyacá, el 20 por ciento de la población de este departamento y a varias industrias.

La cuenca es la región más productiva de cebolla de rama del país. Cuenta con un área de monocultivo cercana a las 2.500 hectáreas. En el espejo de agua del lago hay ocho pisciculturas en jaulones, con una producción aproximada de 100 toneladas de trucha arco iris al mes. Hay seis hoteles alrededor del lago, de los cuales unos cuatro tienen descarga directa de aguas servidas y residuales al humedal.

“Ningún hotel tiene planta de tratamiento de aguas residuales. Algunos tenemos trampas, pozos sépticos en serie y una empresa nos recoge los desechos cada seis meses y los saca del sector del lago, pero eso apenas es una mitigación”, afirma Aníbal Bernal, propietario del Refugio Rancho Tota y productor de cebolla.

Según él, los productores de cebolla aplican en toda la cuenca del lago de Tota un promedio de 600 toneladas de pollinaza diarias, que es un abono que no es tratado y se descompone en el suelo produciendo una cantidad de hongos y bacterias, que por precipitación y arrastre van a parar al lago.

“Otro factor de contaminación es la fumigación que estamos haciendo los productores de cebolla, con un ciclo de ocho días sin ningún control. Cada campesino aplica el producto que quiere, lo que le ofrece el almacén sin orientación técnica. Tenemos productos que ya salieron del mercado internacional, pero aquí los seguimos utilizando”, manifiesta.

El municipio de Aquitania también contamina el lago con sus aguas negras, que son vertidas al humedal en un promedio superior a los 10 litros por segundo. La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar) de Aquitania, puesta nuevamente en funcionamiento el año pasado, carece de una tecnología adecuada para reducir significativamente la carga contaminante.

A los alcaldes de Tota, Aquitania y Cuítiva les preocupa que el agua que se le saca al lago de Tota sea más que la que le ingresa. Yury Neill Díaz Aranguren, alcalde de Tota, afirmó que actualmente del lago se están captando 2.700 litros de agua por segundo y que únicamente le están ingresando entre 1.300 y 1.500 litros.

Estas cifras podrían aumentar con los proyectos para suministrarles agua del lago a los municipios de Tibasosa y de Duitama. El Alcalde de Tota le pidió a la Ministra de Ambiente revisar el tema de la tasa por uso de agua, porque antes se pagaban 150 pesos por litro y hoy, tan solo 50 centavos.

Adicional a esto, a los usuarios del lago les afana el proceso de sedimentación a la que ha estado sometido el humedal y que le merma su capacidad de embalse. A comienzos de julio del año pasado murieron cerca de cien mil truchas de los criaderos del lago. Según los piscicultores, las truchas, entre alevinos, jóvenes y adultas, perecieron por deficiencia de oxígeno.

El director de Corpoboyacá, José Ricardo López Dulcey, dijo en su momento que por la luna llena se genera un fenómeno natural curioso, que consiste en que las aguas se quedan absolutamente quietas y así no generan aireación, que se da por el efecto del oleaje. “Al presentarse el fenómeno natural, desciende el contenido de oxígeno en las aguas”, explicó el funcionario.

Una figura para proteger el humedal

La Fundación Montecito de Sogamoso ha venido liderando una campaña para que el lago de Tota sea declarado como sitio Ramsar. “La designación para el lago de Tota como humedal Ramsar impone compromisos estatales de ordenación y manejo del mismo bajo el marco regulador de la Convención Ramsar de Humedales. Esto facilita el tránsito hacia el uso sostenible, que implica recuperación y preservación del humedal”, afirma Felipe Velasco, presidente de Montecito.

La Ministra de Ambiente considera que determinar el lago de Tota como un sitio Ramsar, o de importancia mundial (lo que permitiría su protección global), significaría que no puede existir ninguna actividad diferente a la protección del lago. “De la mesa de concertación que se tiene en la región es de donde debe salir cuál es la figura que se necesita para proteger el lago”, dice la Ministra.

Buscan declarar día Nacional para el Lago

Con el objetivo de crear conciencia sobre el cuidado de los cuerpos de agua en el país, la Asociación Defensa y Salvación del Lago de Tota, un grupo de ciudadanos y académicos, busca que el 22 de septiembre, con ocasión del día internacional de la limpieza de playas, el gobierno nacional declare esa fecha como “Día Nacional para la Conservación del Humedal del Lago de Tota”.

La iniciativa busca que, con la promulgación de esta fecha especial, se puedan generar más acciones para la preservación de este ecosistema, que es patrimonio de los municipios de Aquitania, Tota, Cuítiva y Sogamoso en Boyacá.

“Queremos, también dar ejemplo para que otras comunidades del país resalten del valor de sus ríos, arroyos y páramos”, asegura María del Pilar Lemos, integrante del equipo proponente.

HÉCTOR H. RODRÍGUEZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Sogamoso