Así se mueven el 'sí' y el 'no' por la revocatoria del alcalde Petro

Así se mueven el 'sí' y el 'no' por la revocatoria del alcalde Petro

Votación del 2 de marzo solo se cancelará si se confirma el fallo de destitución de la Procuraduría.

Así se mueven el 'sí' y el 'no' por la revocatoria del alcalde Petro
8 de febrero de 2014, 11:09 pm

Por primera vez en su historia, los habitantes de Bogotá irán a las urnas en 21 días a revocar o a refrendar el mandato de su alcalde. Tras un tortuoso camino lleno de demandas y tutelas, y que arrancó hace un año con una recolección de firmas, la Registraduría avanza en la logística para que los ciudadanos decidan si Gustavo Petro se queda o se va del palacio Liévano, en una votación convocada para el domingo 2 de marzo.

A menos que el fallo de destitución de la Procuraduría en contra del mandatario quede en firme antes de esa fecha, no habrá votación. Pero como ese escenario es altamente improbable –debido a que el Consejo de Estado estudia la sanción disciplinaria–, los seguidores y contradictores de Petro ya pusieron a andar sus campañas políticas a favor y en contra de la revocatoria.

Ambas estrategias apelan simplemente a una palabra, teniendo en cuenta las dos opciones que aparecerán en el tarjetón. Por un lado, están los promotores del ‘sí’, liderados por el representante a la Cámara Miguel Gómez Martínez, de ‘la U’, que buscan que Petro se convierta en el primer alcalde del país en ser revocado desde que la Constitución de 1991 le dio vida a este mecanismo de participación ciudadana.

Y, por el otro lado, están los impulsores del ‘no’, es decir, los ciudadanos que consideran que el gobierno distrital no debe ser revocado, sino refrendado. El líder de ese movimiento es el propio Petro, quien entró en campaña electoral desde que la Procuraduría confirmó el fallo de destitución en su contra, el pasado 13 de enero, por las presuntas irregularidades en la puesta en marcha del nuevo esquema de basuras, el 18 de diciembre del 2012.

La revocatoria –que tanto fustigó el Alcalde y que tanto bloquearon sus abogados y seguidores con centenares de tutelas y acciones jurídicas– es vista ahora por los petristas como una oportunidad de oro para que el mandatario gane terreno político ante la adversidad jurídica de la destitución.

No obstante, Petro puede ganar la revocatoria y luego terminar destituido, pues ambos procesos son completamente distintos y no tienen relación alguna.

Lo cierto es que hoy –a tan solo tres semanas de que Bogotá estrene esta figura, que le permite al ciudadano ejercer un control político sobre sus gobernantes– las campañas por el ‘sí’ y por el ‘no’ son una fiel fotografía de la aguda polarización que vive la ciudad.

Las estrategias de cada grupo

Los Progresistas se reúnen periódicamente en la llamada ‘Casa del No’, ubicada en la avenida Caracas con calle 39, y de propiedad de la Asociación Cultural Ayara, que promueve el hip hop. La estrategia de ellos es variopinta.

Por ejemplo, cuentan con canciones que defienden la ‘Bogotá Humana’ y que van desde vallenatos y canciones de rock hasta sonidos muy propios del folclor colombiano, como una composición de los Corraleros de Majagual que se estrenó en la plaza de Bolívar, el 10 de enero, cuando Petro –en una de las tantas ocasiones– salió al balcón de la Alcaldía a criticar el fallo del Procurador y a defender su gestión. Las canciones se consiguen en discos que están a la venta y que sirven para que los petristas financien su campaña del ‘no’.

Ellos niegan que se estén usando recursos oficiales y hablan de una “vaquita por la democracia”, en la que los simpatizantes donan su saber y algunos recursos a la causa.

Igualmente, reconocidos artistas e intelectuales aparecerán pronto en un video, dirigido por Carlos 'El Negro' Gaviria, que fue grabado por el llamado “nodo de comunicaciones”, una de las casi cincuenta organizaciones cívicas que fueron creadas para respaldar al Alcalde y que agrupan a miles de personas.

Entre las figuras que apoyan el ‘no’ están los actores Álvaro Rodríguez, Ernesto Benjumea, Julián Román, Marcela Valencia, Bruno Díaz, Julio Correal, el periodista Antonio Morales y el reconocido y prestigioso director de televisión Pepe Sánchez.

La exsecretaria de Integración Social Teresa Muñoz –una de las líderes en la defensa del Alcalde– confía en que los bogotanos salgan a las urnas a refrendar a Petro, el próximo 2 de marzo. “Lo que está en juego es la paz y la democracia”, asegura ella. En medio de la campaña, también se han mandado a confeccionar centenares de camisetas con una mano abierta y el ‘no’ en la mitad, bajo una sonrisa, y que se convirtió en el logo de los Progresistas para enfrentar la revocatoria.

Para muchos, este símbolo de alegría evidencia un inesperado giro en el discurso, ya que por meses el sector más radical del petrismo descalificó y estigmatizó crudamente a la oposición y a quienes recurrieron a la Constitución y la ley para sacar adelante este mecanismo de participación.

“Nuestra campaña será alegre y en ningún momento se va a enfocar en el ataque. De lo que se trata aquí es de despertar la conciencia del elector”, explica el estratega político Augusto Reyes, de la firma consultora Poder y Poder.

Pero así como los Progresistas se preparan, los que buscan que Petro se vaya no se han quedado quietos y se juegan sus cartas.

El solo hecho de haber recogido y superado las firmas válidas para convocar esta votación (357.250 rúbricas en total) es todo un triunfo para ellos y un serio campanazo de alerta que el alcalde Petro debe escuchar y analizar con cabeza fría.

El equipo del ‘sí’ es liderado por Gómez y un equipo de seis personas, quienes a partir de mañana empezarán a publicitar su mensaje. La invitación es una: que los ciudadanos dejen la “indiferencia”, salgan a votar y contribuyan a que la ciudad “tome un mejor rumbo”.

Ellos, en sus mensajes, no cuentan con el apoyo de personajes reconocidos y apelarán a las historias cotidianas de las personas comunes y corrientes que padecen los graves problemas de movilidad o inseguridad de Bogotá. “Publicaremos un video con los testimonios de ciudadanos que, por culpa del caos en el transporte público, tardan dos horas en llegar hasta sus casas, o deben esperar más de media hora un bus”, afirma una persona que trabaja para el equipo de Gómez.

La sede del ‘sí’ está en la calle 109 con 16, en una casa prestada por familiares de los voluntarios que reparten volantes a favor de la revocatoria de Petro. “Vamos a ir a diferentes partes de la ciudad, entre ellas a Ciudad Bolívar, donde tuvimos una gran acogida en la recolección de las firmas. Pero también estaremos en el norte, en Engativá, Fontibón, en muchos lugares, volanteando”, cuenta una estratega, que prefiere reservar su identidad.

Ellos también alistan camisetas y afiches y una fuerte campaña por las redes sociales con el mensaje ‘PetroSíSeVa’.

Además, explican que esta revocatoria no consiste en una batalla personal entre el representante Gómez y Petro. “Lo que pasa es que Bogotá ya está cansada del alcalde”, manifiestan.

Este lunes lanzarán el sitio www.revocatoriapetro.org, con toda la información y la publicidad del ‘sí’.

Buena parte de la financiación de esta campaña corre por cuenta de los recursos del congresista y la donación de los voluntarios.

Para que la revocatoria tenga éxito, se requiere que participen 1’235.000 personas y que la mitad más uno voten por el sí. Ante esto, la campaña de Gómez es entusiasta y sus integrantes se muestran confiados de alcanzar dicha cifra, pues subrayan que lograron recoger más de las firmas necesarias para poder convocar esta votación inédita en la historia de Bogotá.

YESID LANCHEROS
Redactor de EL TIEMPO
yeslan@eltiempo.com