Los guardaespaldas, las 92 armas y los lujos de la familia Piraquive

Los guardaespaldas, las 92 armas y los lujos de la familia Piraquive

Fiscalía quiere aclarar nexo financiero entre empresa de seguridad con la iglesia y el partido Mira.

Los guardaespaldas, las 92 armas y los lujos de la familia Piraquive
21 de enero de 2014, 01:25 am

Varios miembros de la familia Piraquive y de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional permanecen custodiados permanentemente por un enjambre de guardaespaldas privados.

Las 92 armas y los carros blindados que usan pertenecen a Libertadora de Seguridad Ltda., una sofisticada empresa de vigilancia de la que la pastora María Luisa Piraquive de Moreno es fundadora y accionista mayoritaria. (Lea también: Los millonarios negocios de los Piraquive en Estados Unidos)

Sus principales clientes son los Piraquive, incluida la pastora. No obstante, la firma atribuye su millonaria facturación –cerca de 12.000 millones de pesos al año– y sus activos –2.850 millones de pesos– a la prestación a terceros de servicios especializados como el de escolta a personas, vehículos y mercancía, vigilancia fija y móvil, con monitoreo a través de GPS. (Fiscalía tiene indicios de que Mira estaría ocultando información)

Esta información está siendo verificada por la Fiscalía que quiere aclarar el nexo financiero entre la iglesia, el movimiento político Mira y la empresa de seguridad, que cuenta con más de 300 vigilantes, 14 escoltas, 22 supervisores y 5 operadores de medios tecnológicos.

Otro de los accionistas y gerente de la empresa de seguridad es Andrés Mauricio Carrillo Báez, cuñado de Perla Moreno Piraquive, hija consentida de María Luisa Piraquive de Moreno.

Según archivos de la Registraduría, Carrillo fue inscrito por Alexandra Moreno Piraquive, en el renglón número 13 de la lista al Senado, para el periodo 2002 - 2006.

Y si bien Carrillo y su empresa son reconocidos por implementar mecanismos de seguridad a través de sofisticados medios tecnológicos y por ampliar su mercado a servicios de poligrafía y rastreo en tiempo real por GPS, también por su cercanía con la iglesia y con el conglomerado financiero de la familia Piraquive Moreno, cuyo origen se indaga.

Las nueve mansiones

Su hermano Óscar, esposo de Perla Moreno, vive en Estados Unidos al igual que ella y que los otros hermanos Piraquive: Carlos Eduardo e Iván Darío.

Según narran varios feligreses, estos fueron enviados a Estados Unidos a abrir decenas de sucursales de la iglesia en Houston, Tampa, Plainfield (Indiana), Fort Lauderdale, Weston y Orlando, entre otros lugares estratégicos en Estados Unidos.

Pero a su nombre y al de la pastora María Luisa también figuran al menos nueve lujosas propiedades de más de 4.400 metros cuadrados cada una, en lugares exclusivos de Weston y en Fort Lauderdale (Florida).

Todas son vecinas y tienen amplios jardines privados, cinco habitaciones cinco baños con vestidores, tres garajes, piscina privada, campo de golf en miniatura, muelle y canchas de baloncesto. Además, varias de ellas quedan al frente de un club náutico.

Según registros oficiales y públicos de Florida, cuatro de estas (a nombre de Carlos Eduardo, Perla y su madre, María Luisa) están localizadas en el 866 Marina DR. Weston, Florida.

Las otras están en el 935 Lavender Cir Wenston; en el 935 Laverder Cir Weston y 5400 Bayview Dr Fort Lauderdale.

Las autoridades verifican de dónde salieron los cerca de 14 millones de dólares en los que están tasados estos y otros bienes del grupo en solo Estados Unidos.

También se evalúa a nombre de quién están los 850 templos que tienen levantados en 45 países, de los cuales hay 180 solo en Colombia.

En el rastreo de bienes en los registros de Florida también hay varias propiedades a nombre de Álvaro Herrera. Se verifica si se trata del pastor principal de la iglesia de los Piraquive en Miami.

Entre otros, a Álvaro Herrera le figura un apartamento en Hialeah y cuatro propiedades en North Miami Beach.

EL TIEMPO intentó comunicarse con el empresario Andrés Mauricio Carrillo Báez, gerente de Libertadora de Seguridad Ltda., pero informaron que no se encontraba en la oficina.

Hasta la noche del lunes no había devuelto las llamadas hechas por reporteros este diario.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com