La colombiana del 'Nobel' de educación

La colombiana del 'Nobel' de educación

Con un modelo pedagógico para niños del campo, Vicky Colbert ha llegado a todo el mundo.

notitle
12 de enero 2014 , 07:07 p.m.

Vietnam ha sido el último país en sumarse a la amplia lista de naciones que se han interesado por copiar y adoptar el modelo educativo de Escuela Nueva, una fundación colombiana que desde 1987 se ha encargado de romper paradigmas sobre la enseñanza rural en el mundo.

El país asiático viene siguiendo la estela dejada por República Dominicana, Brasil, Paraguay, Nicaragua, Guatemala, México, Timor Oriental y Zambia, entre otros, que ya probaron con éxito que la propuesta pedagógica de esta organización es innovadora y puede adaptarse a las necesidades específicas de sus poblaciones.

Pensada a mediados de la década de los 70 como una solución para que en el campo colombiano los niños pudieran terminar la primaria, Escuela Nueva pasó a ser una fundación, que a la larga instaurara su sistema como política educativa, reglamentada por el entonces presidente Belisario Betancur.

Desde entonces han sido innumerables los reconocimientos que Escuela Nueva, en cabeza de su directora y fundadora, Vicky Colbert, ha recibido.

El más importante es el Premio Wise, uno de los más destacados del mundo en materia educativa, considerado el ‘Nobel’ de la educación, que recibió en octubre pasado.

También ha sido galardonada con el Premio Skoll al Emprendimiento Social de la Fundación Skoll (entregado por el Premio Nobel de Paz Muhammad Yunus), el Global Clinton a la Ciudadanía (entregado por el expresidente Bill Clinton en el Carnegie Hall de Nueva York), y el Kravis de Liderazgo, galardón que entrega el empresario estadounidense Henry Kravis.

Colbert, socióloga de la Universidad de los Andes y graduada en sociología de la educación de la Universidad de Stanford (EE. UU.), y viceministra de Educación de Colombia en dos ocasiones, asegura que, pese a tener casi treinta años, Escuela Nueva sigue tan fuerte como en sus primeras épocas y que aún tiene capacidad para estar a la vanguardia de la educación mundial. Entrevista.

¿Qué tan nueva sigue siendo Escuela Nueva?

Está vigente y lo seguirá estando por mucho tiempo. Esto, gracias a que, aunque la fundación empezó dando respuesta a problemas muy grandes de la educación en Colombia, como poder lograr que los niños finalizaran la primaria, terminó dando un giro de 180 grados para convertirse en una pedagogía de punta que responde a las exigencias de la educación en el mundo a partir de un modelo que contempla que no todos tienen los mismos ritmos de aprendizaje. Se requiere una educación personalizada y que fomente el aprendizaje cooperativo, estimulando el trabajo en grupo y el diálogo, mas no de estar todos sentados en un salón de clases viendo la nuca del que está adelante.

¿Qué características tiene este modelo en la actualidad?

La educación hoy debe estar pensada para fomentar valores que fortalezcan la democracia y la ciudadanía, como la cooperación y la empatía, lo cual mejora significativamente las destrezas sociales, claves en el desenvolvimiento de las personas del futuro, en la convivencia pacífica y en un asunto que será determinante en el desarrollo de los países, que es el emprendimiento. Es ahí donde están los actuales retos de la educación mundial, que no solo se está interesando por tener buenos resultados académicos, sino en todas estas destrezas que he mencionado.

En su opinión, ¿cuál ha sido el mayor logro de su sistema?

El mayor alcance fue lograr que existiera la primaria completa en las zonas rurales. Ya como fundación, fue poder lograr un impacto en la convivencia pacífica y poder llegar a países tan distantes como Vietnam, que han adoptado nuestro modelo y lo han implementado dentro de sus políticas.

¿Cómo es una clase de Escuela Nueva?

El escenario de una clase de Escuela Nueva es exactamente igual al de una clase en Harvard o al de una escuela de Singapur: niños trabajando en distintas cosas, mucho trabajo en grupo y todo el mundo aprendiendo a diferentes ritmos; el profesor articula y facilita el trabajo entre cada uno de estos grupos haciendo preguntas, pero sin asumir que todos aprenden de manera homogénea.

¿Cómo debe ser el papel del docente en estas épocas?

El profesor del siglo XXI debe ser una persona que incentive la iniciativa y el liderazgo, un docente cuyo rol no se limite a dictar información, pues la información está caducando de manera cada vez más rápida. Se necesitan personas que sean éticas, que tengan más tiempo para trabajar en los valores y que orienten, faciliten, lideren y motiven en sus estudiantes este tipo de aspectos.

¿Dónde están las principales falencias y desafíos del sistema educativo colombiano?

Principalmente, en el poco tiempo efectivo para el aprendizaje, porque se va mucho tiempo en asuntos y trámites administrativos, y si comparamos a Colombia con otros países del mundo con mejores desempeños educativos, nuestros estudiantes tienen menos de la mitad de tiempo real de aprendizaje. Otro factor es la falta de renovación de los modelos pedagógicos, porque no podemos seguir con los sistemas de hace cien años mientras la información está cambiando tan rápidamente. Todo ha cambiado, menos la forma de aprender.

¿Cuáles son los nuevos retos que le imprime a su fundación el haber ganado el Premio Wise?

Hay que hacer una coalición de aliados estratégicos, porque la fundación ya no puede seguir trabajando sola. Estos aliados, que serán nacionales e internacionales, deben ser los mejores en sus áreas y representarán al nivel académico, al tecnológico y a sectores económicos importantes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que queremos conservar la filosofía de no tener que aumentar los costos para obtener mejores resultados, porque así hemos funcionado siempre.

¿El Gobierno le ha dado el apoyo necesario?

Podemos decir que ha habido dos momentos en la historia de Escuela Nueva: antes y después de la década de los noventa, cuando se empezó a dar la descentralización de la educación. Cuando esto empezó a ocurrir, nos vimos ante un gran reto, porque en lugar de tener un solo interlocutor, que era el Gobierno Nacional, pasamos a tener tantos como entidades territoriales hay en el país. Entonces no podemos hablar de un apoyo sino de varios tipos de apoyos, según cada uno de los gobiernos locales.

¿Qué dificultades ha tenido que afrontar?

Nos hemos visto en la dificultad de tener que enfrentar toda la variedad de formas de manejo que hay en cada una de las regiones y empezar a ver cómo se dan diferentes formas de implementación del modelo; mientras unas entidades lo hacen muy bien, otras no, principalmente por desinformación y errores logísticos.

Aunque el modelo de Escuela Nueva empezó en el campo, ha sido incorporado en zonas urbanas. ¿Cómo ha sido eso?

En las zonas rurales, por la baja densidad de población, no hay tantos niños en las escuelas, por lo que los docentes pueden trabajar con varios grupos a la vez, en lo que se llama multigrado. En lo urbano, no obstante, hay más concentración de niños; entonces, la diferencia es que el maestro, en vez de trabajar con varios cursos, debe manejar varios grupos dentro del mismo curso, y al final termina siendo lo mismo si se estimula la participación activa.

¿Qué le sigue faltando a la educación rural colombiana para terminar de despegar?

Que las decisiones políticas en educación se basen en resultados científicos, como los ha tenido nuestra fundación. Cuando la gente me pregunta cuál es la solución a los problemas educativos, yo les digo que la hemos tenido desde hace treinta años, y es Escuela Nueva.

Nicolás Bustamante Hernández
Redacción Vida de Hoy

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.