Capital musical

Capital musical

Bogotá pone en marcha un plan para impulsar su potencial musical

Capital musical
30 de diciembre de 2013, 07:01 pm

Bogotá es capital de la música. La ciudad presenta hace varios años un creciente y amplio panorama musical, con escenarios permanentes para todos los géneros. La nutrida programación semanal de conciertos y recitales en auditorios y al aire libre, como la actividad académica, así lo demuestra.

Según informe de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, en Bogotá existe un diverso sector musical que es motor de desarrollo social y económico. Por ejemplo, “en 2010 se identificaron 530 compañías musicales en la ciudad que generaron más de mil empleos directos, que representaron el 7,5% del empleo formal de la economía creativa local. Festivales, mercados, centros de pedagogía, empresarios y grandes conciertos demuestran que la escena musical está en vibrante proyección”.

La entidad distrital sustenta con cifras el fenómeno: “El público capitalino se moviliza en masa alrededor de la música. Entre 1995 y 2011, más de 4.888.086 personas asistieron a los Festivales al Parque, creados en 1995 por la administración distrital para la circulación de la música. Los eventos ‘Al Parque’ (rock, jazz, salsa, ópera, hip hop etc) han generado toda una red de festivales locales y circuitos musicales que son espacios propicios para la convivencia y la cohesión social, el reconocimiento de nuevas ciudadanías y la apropiación de espacios de recreación y atención al cuidado del entorno”.

Este panorama musical le valió a Bogotá ser nombrada el 7 de marzo de 2012 por la UNESCO, como ‘Ciudad de la Música’, como parte de la Red de Ciudades Creativas de la Organización. Un nombramiento que viene a reconocer el rápido crecimiento del sector musical bogotano y su dinamismo como escenario de la creación musical en América Latina. Bogotá es la quinta ciudad de la música de la red, junto con ciudades como Sevilla, Bolonia, Glasgow y Gante, en Bélgica.

Juan Luis Restrepo Viana, director de arte, cultura y patrimonio, de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá, afirma que a raíz de la declaratoria, se dio origen al proceso de elaboración del Plan Distrital de la Música. Es decir, Bogotá debe fortalecer su actividad musical a través de la inversión y el fortalecimiento de la redes.

El Plan Distrital busca ser la casa de la música, en que confluyen los agentes de un sector fundamental para la vida cultural de cualquier sociedad. “El 30 de agosto cerramos una primera ronda de conversaciones con diferentes sectores de la música de Bogotá, así como otros actores como por ejemplo editores, escenarios, fabricantes de instrumentos y sellos disqueros independientes, para tratar de establecer los principales problemas de la música en la ciudad”, indicó Restrepo. Lo más importante, agrega, es que se logren unificar las posiciones y criterios de los músicos de la ciudad, ya que este gremio artístico es el más numeroso de la ciudad, pero también el más disperso. “Uno de los objetivos iniciales es obtener un documento de política que sea como la hoja de ruta para el sector, pero también propiciar para que los agentes del gremio musical tengan mayor unidad y capacidad de trabajo conjunto para resolver los problemas”. El funcionario señala que uno de los principales problemas del sector es la falta de reconocimiento, por parte del Estado y la sociedad, del trabajo del músico, como una profesión que debe gozar de los mismos beneficios y derechos, que los de las demás profesiones.

Marco Rayo, secretario general de la Unión Nacional de Organizaciones Artísticas, UNO-A, considera que pese a que están egresando músicos bien preparados de las universidades y academias de música, no encuentran las oportunidades laborales para ejercer su profesión. “No hay espacios suficientes de trabajo ni apoyo estatal. Además, no hay política de creación y formación de público, con un nivel de apreciación muy pobre”.

Alfonso ‘Pocho’ Pérez, compositor, arreglista y percusionista bogotano, asegura que las oportunidades de grabación en estudios profesionales para los músicos en nuestro medio se logran con grandes sacrificios. “A esto se agrega que las oportunidades de promoción y difusión de los trabajos discográficos en los grandes medios, siguen siendo para unos pocos, debido entre otros factores, a las exigencias de algunas emisoras para transmitir música de los artistas nacionales”.

Por Jorge E. León Pineda