Publicidad

ARCHIVO

Sábado 25 de febrero de 2017

Las herederas de los guerreros de Terracota

En su obra, la artista Prune Nourry cuestiona el machismo cultural.

Las herederas de los guerreros de Terracota

La artista francesa Prune Nourry tiene un enorme interés en la esencia de lo humano y se cuestiona sobre la idea de la selección natural. A ello llegó porque ve el mundo con ojos de niña.

Su último proyecto, ‘The Terracota Daughters’ (Las hijas de Terracota), se basó en los célebres guerreros chinos. Se trata de 108 niñas de tamaño real, esculpidas con la misma arcilla y la misma técnica con las cuales fueron hechos los guerreros, un referente universal de la cultura china, y que sirvió a Prune para hacer un llamado sobre la diferencia de género que existe en todas las culturas.(Vea imágenes del trabajo).

“Diría que ha sido el proyecto más difícil que he emprendido, por dos razones –explica Nourry en entrevista con EL TIEMPO–. La primera fueron los meses que involucra trabajar en un proyecto a gran escala, y estar ahí, en un estudio diminuto en la mitad de la China rural, sola por meses, fue una manera de realmente estar fuera de mi zona de confort”.

“La segunda razón –agrega– fue que debí esculpir las figuras en una forma muy diferente a mi estilo; me tocó convertirme en una artesana de hace 2.000 años, donde no tenían los conocimientos de anatomía que tenemos hoy, y hacerlo como lo hicieron los escultores de los Guerreros de Terracota”.

Con ‘Las hijas de Terracota’ “quería encontrar un símbolo muy familiar que le hablara a la mayoría de gente en China pero también que se entendiera fuera de esta”.

Las niñas olvidadas

Nourry, de 28 años, recuerda que cuando era niña, su madre encontró una carta que le habían enviado a la madre de ella unos amigos de la familia cuando su hermano había nacido, en la que le decían que luego de tres ‘bocetos’ (la madre de Nourry y sus hermanas) “por fin tenía una obra maestra” (refiriéndose al niño).

“Ahí me di cuenta de cuánta preferencia por los hijos varones estaba anclada en todas las culturas; es algo universal”, sostiene la artista.

De allí se desprende su otra obra, que desarrolló en India: ‘The Holy Daughters’ (Las hijas sagradas, niñas con cabezas de vaca, animal que es el símbolo sagrado de esta cultura), que reflexiona sobre lo sagradas que también deben ser las hijas.

Sin embargo, explica Nourry, a las vacas solo se les cuida mientras dan leche, luego son lanzadas a la calle para que se alimenten de basura, algo que le parece muy similar a lo que les ocurre a las niñas en algunas familias indias.

Todos sus proyectos empiezan con una investigación: se entrevista con sociólogos, científicos, demógrafos y arqueólogos; viaja a lugares arqueológicos, camina por las calles y habla con grupos de mujeres.

El efecto del arte

Aunque muchos la consideran una activista, Nourry no se define así. Para ella, la palabra artista ya es suficiente para considerarse activista o feminista: “Es, de alguna forma, dejar mi arte al espectador y aprender de sus reacciones; por ejemplo, en India, las pusimos (‘The Holy Daughters’) en las calles de Nueva Delhi e instalamos una cámara que documentaba la reacción de la gente: era como ser un periodista, estas reacciones aportaron muchísimo a mi proyecto”.

Aunque ha tenido varias exposiciones en galerías y museos, cuenta que, “en la calle, estás en tu día a día, y es una forma en la cual el arte se infiltra en tu realidad y reaccionas muy espontáneamente. Existe esta idea para los artistas de usar la calle como inspiración, y esta es la forma de retribuirle a la calle esa inspiración”.

Actualmente, Nourry continúa trabajando y aprendiendo, siempre con la curiosidad que ha impulsado todos sus proyectos: “A veces buscas sin saber qué exactamente, pero siempre estás buscando”.

Quiere enterrar las 108 hijas de Terracota y desenterrarlas en el 2030. Para su próximo proyecto, está interesada en los ‘milagros’: “Pequeñas piezas de metal, con órganos plasmados, que se ven en México; me interesa mucho esta artesanía”.

DANIELA MATIZ
Para EL TIEMPO

Publicidad

Publicidad