Hay que amarrar al monstruo / Columna de Daniel Samper Pizano

Hay que amarrar al monstruo / Columna de Daniel Samper Pizano

Los constituyentes en 1991 crearon una Procuraduría omnímoda, descontrolada y autista.

Hay que amarrar al monstruo / Columna de Daniel Samper Pizano
15 de diciembre de 2013, 01:04 am

“Desperté horrorizado; sudor frío cubría mi frente, mis dientes castañeaban y mis extremidades se retorcían cuando, a la luz pálida de la luna, vi el horrible, el miserable monstruo que había creado.” Así describe el doctor Víctor Frankenstein en la novela de Mary Shelley (1818) la aterradora criatura a la que da vida en su laboratorio. Tan monstruosa “que ni siquiera el Dante habría podido concebirla”.

Los constituyentes que en 1991 crearon una Procuraduría omnímoda, descontrolada y autista (“monopolio oprobioso y carente de garantías”, dice el fiscal Eduardo Montealegre) deben de estar hoy presas del pánico, como el doctor Frankenstein ante su engendro. Por indolencia o ignorancia parieron una institución de poderes tan amplios como vagos que, instrumentada por un fanático embebido en su misión política y religiosa, como Alejandro Ordóñez, se volvió alimaña jurídica capaz de escandalizar a la ONU y al embajador de Estados Unidos... lo que ya es mucho.

La destitución que profirió Ordóñez contra el alcalde bogotano Gustavo Petro culmina un largo proceso de atropellos perpetrados por este extremista que en su juventud quemaba libros y publicaba folletos donde equipara a los homosexuales con bestias y ahora milita en una facción católica cavernaria, aplasta los derechos de las mujeres, torpedea la paz y persigue a funcionarios de izquierda. Si bien a Petro lo eligió apenas un 30 por ciento de los bogotanos, las encuestas dicen que el 80 por ciento se opone a su destitución. Esta vez “se le fue honda” al Procurador: unió a buena parte del país en su contra y propició una peligrosa ruptura política. La gente percibe que se está cometiendo una injusticia y el corolario lógico es su indignación.

No son convincentes las razones que esgrime Ordóñez para expulsar de la vida pública a quien fue elegido por el pueblo. No airea ningún cargo por corrupción. Lo sindica, básicamente, de haberse equivocado al estatizar el servicio de basuras, y le dice que atentó contra la santa empresa privada, como si durante más de un siglo los servicios municipales no hubieran sido monopolio oficial.

No voté por Petro. Lo admiré como senador valiente, y luego me alejaron sus maromas políticas posteriores. Por ejemplo: apoyó, de modo incomprensible, la elección del monstruo que hoy lo destroza. Aunque tiene obras meritorias, no ha sido un buen alcalde. Pero los errores que inundaron las calles de mugre hace un año no nacieron del afán de enriquecerse sino de la vislumbre, cierta pero torpemente gestionada, de que en la basura hay una enorme riqueza que se embolsillan unos pocos “emprendedores” audaces y los bogotanos pagamos en exceso. Fue un caos de un par de semanas, sin duda. Mas debe responder por él ante quienes lo eligieron o ante una autoridad judicial. No ante un vigilante interesado en sacar adelante su delirio de regreso al pasado y consolidar las fuerzas conservadoras que lo apoyan y le rindieron un homenaje político en Medellín que a cualquier funcionario le habría valido la destitución.

Si se trata de desterrar de la vida pública a quienes han cometido equivocaciones en el gobierno, la lista es interminable y se necesitarán milenios para despacharla. No preocupan al Procurador el abandono vial durante la era Uribe, ni el atentado contra la salud pública –mucho peor que las basuras– que significa la aspersión de selva con glifosato, ni el precio criminal de algunos fármacos, ni la tala de bosques, ni la contaminación de aguas. Cualquiera de estos desastres supera con mucho los de Petro.

Crear una locomotora sin freno es una barbaridad. Pero ponerla en manos de un maquinista irracional es un crimen. Eso sucedió con la institución de la Procuraduría. Menos mal que a Ordóñez le han salido dos juristas mucho más sólidos que él –Montealegre y el ministro Alfonso Gómez Méndez– que parecen decididos a enlazar el monstruo.

Daniel Samper Pizano
cambalachetiempo@gmail.com