Condenan a dos pastores por estafa en Paipa

Condenan a dos pastores por estafa en Paipa

Los sentenciaron a 10 años de prisión y a pagar una multa de 1.000 salarios mínimos.

12 de diciembre de 2013, 02:40 am

Los pastores Julio Ramón Pérez Rodríguez y Yanneth del Rocío Franco Guzmán fueron condenados por el delito de estafa agravada.

El Juzgado Primero Penal del Circuito de Duitama los sentenció a 10 años de prisión y al pago de una multa de 1.000 salarios mínimos legales vigentes.

El abogado que representó a Franco y a Pérez apeló el fallo y será el Tribunal Superior de Santa Rosa de Viterbo el que se pronuncie en segunda instancia.

Julio Ramón Pérez Rodríguez y Yanneth del Rocío Franco Guzmán ejercieron su ministerio en el Centro Misionero Bethesda de la ciudad de Paipa.

El delito por el que fueron condenados tiene que ver con una estafa contra Luz Marina Mesa.

Los dos condenados se enteraron de que la Mujer había recibido una herencia y la convencieron para que les comprara una casa que supuestamente era de ellos.

Según el proceso judicial, Luz Marina les endosó varios CDT que sumaban 82 millones de pesos en parte de pago de la vivienda, ubicada en Paipa.

De acuerdo con la investigación de las autoridades, Julio Ramón y Yanneth del Rocío habían adquirido la casa pero no la habían pagado completamente.

Pese a esto tenían las escrituras del inmueble y con éstas hicieron estafas.

Durante el juicio se explicó que la casa también había sido vendida a dos personas de Sogamoso, quienes hipotecaron la residencia por un préstamo.

Cuando Luz Marina Mesa se dio cuenta de que la casa que le había comprado a Julio Ramón y a Yanneth del Rocío estaba hipotecada, les pidió explicaciones sobre el asunto.

Los dos le dijeron que habían tenido que hipotecarla y que iban a deshacer el negocio con ella y a devolverles en tres meses el dinero que les había entregado.

Al pasar los tres meses la mujer no recibió ni su dinero ni la vivienda.

El Pastor se desapareció en marzo del 2010 y nadie le respondió a Luz Marina por su herencia.

Posteriormente en un intento de conciliación le ofrecieron a la mujer cinco millones de pesos por los 82 millones de ella.

Actualmente Luz Marina vive en Paipa realizando trabajos domésticos para poder subsistir. El abogado de la mujer, Jairo Alfonso Casas Corredor, destacó la acción de la justicia.

REDACCIÓN BOYACÁ SIETE DÍAS