Plagio en libro sobre moda ya cuesta 160 millones de pesos

Plagio en libro sobre moda ya cuesta 160 millones de pesos

Eso vale retirarlo de las librerías luego de que ilustradora admitió que usó diseños ajenos.

Plagio en libro sobre moda ya cuesta 160 millones de pesos
24 de noviembre de 2013, 04:44 am

Cinco millones de pesos le pagaron a la estudiante Gabriela Salazar por las 87 ilustraciones del libro de moda La maravilla de ser mujer, de Pilar Castaño. Ahora, tras revelarse que cometió plagio, Salazar tendrá que pagar ese monto, pero multiplicado por 32.

El banderazo inicial por haber copiado ilustraciones ajenas y haberlas hecho pasar como propias le costará 160 millones de pesos, que es lo que representa para la editorial Santillana el tener que recoger y dejar de vender los 3.680 libros –cada ejemplar tenía un costo de 39.000 pesos–, de una edición de 6.000 ejemplares, que ya estaban en librerías, tiendas y supermercados del país.

“Fuimos engañados en nuestra buena fe. Ante esta situación el costo no importa porque tenemos que actuar de manera contundente. Esperamos llegar a un acuerdo con ella, en el que se haga responsable por los daños y perjuicios que nos pueda causar y de eso hablamos el viernes en una reunión con su papá”, dijo Philippe Vergnaud, director de Prisa Ediciones, dueño de Santillana.

Hace unos meses, Salazar firmó con la editorial un contrato de autenticidad que al final no cumplió. Así lo reconoció en una carta que le envió por correo electrónico a Pilar Castaño, el jueves, ofreciéndole disculpas por el “error que cometí”.

“Tal vez la presión de la fecha de entrega y de trabajar con una de las personas que más admiro me ganó. Sentí que no iba a dar a tu altura con las ilustraciones que tenía listas y cometí el error de utilizar unas ajenas”, dice en el segundo párrafo de los cuatro que consta la misiva.

Todavía no se sabe cuántas fueron las ilustraciones plagiadas por Salazar, de 18 años y recién graduada del colegio.

Según Vergnaud, ha estado en comunicación con las personas de paperfashion.net e inslee.net, sitios web de donde Salazar tomó algunas ilustraciones. “Estas mujeres no tienen acceso al libro, sino simplemente a las notas que han salido sobre él en algunos medios. Pero una de ellas me envió un informe muy completo sobre cuatro ilustraciones que fueron copiadas”, dice Vergnaud.

Todavía no han hablado de demandas, pero la posibilidad existe. “Prefiero que el papá de Gabriela se ponga en contacto con ellas, pues nosotros y Pilar estamos exentos de esa responsabilidad”, aclara Vergnaud.

Mientras tanto, Salazar sigue en Nueva York. Allá estudia diseño de modas en la prestigiosa academia de diseño Parsons, que le otorgó una beca al ver su portafolio.

Con esos mismos dibujos también sedujo a Castaño. “Cuando vino a mi oficina y me mostró su trabajo vi un trazo divino, muy 'fashion', como lo que ve uno en los libros norteamericanos, y yo estaba buscando algo así. Yo caí ante sus diseños... Esta es una lección muy dura para ella y le va a tomar mucho tiempo recuperarse”.

REDACCIÓN EL TIEMPO