Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Bandas de microtráfico, detrás de masacre en Cali

Entre las víctimas mortales se encuentran seis hombres parte de la banda 'la 40'.

A disputas entre las bandas delictivas ‘la 40’ y ‘la 39’ atribuyeron este sábado las autoridades las causas de la masacre de ocho personas ocurrida el viernes en la noche en un bar del nororiente de Cali.

“Según se ha podido establecer, el ataque estaba dirigido contra un hombre de la banda ‘la 40’ conocido como ‘TK’, quien estaba con subalternos que había citado para pagar una nómina. El objetivo del sicario era ultimar a esa persona”, explicó ayer el coronel Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, al término de una reunión de seguridad presidida por el alcalde Rodrigo Guerrero.

Para el coronel Penilla esta masacre se habría generado en respuesta a un enfrentamiento protagonizado por dichas bandas hace siete semanas atrás, cuando cinco personas, al parecer vinculadas a la banda de ‘la 39’, resultaron afectadas.

En el lugar murieron Johan Sebastián Muñoz, de 22 años; Isaac García, de 18, y Rafael Pinto, de 41. En los hospitales Primitivo Iglesias y Carlos Holmes Trujillo fallecieron, mientras recibían atención médica, José Enrique Martínez, de 30 años; Carlos Augusto Rojas, de 33, Benny Rodríguez, de 28; Iván Ruiz, de 43, y Jefferson Bonilla, de 18 años.

Entre las víctimas mortales se encuentran seis hombres que, de acuerdo con las investigaciones de la Policía, hacen parte de la banda ‘la 40’ y quienes desde tempranas horas estaban reunidos en el establecimiento público. Tres de estas personas tenían antecedentes y una de ellas cumplía una condena con detención domiciliaria.

Otra de las víctimas identificadas en la masacre es el ingeniero de sistemas Iván Ruiz, trabajador del área administrativa de la Fiscalía, quien departía con su esposa, una de las cinco personas que resultaron gravemente heridas durante la balacera.

Durante la reacción de la Policía fue capturado el presunto sicario, quien portaba una pistola con un cargador adaptado para 30 cartuchos. Un menor de edad que había sido aprehendido fue dejado en libertad, pues no se le encontró relación con el hecho.

El general Jorge Nieto, director de Seguridad Ciudadana de la Policía, dijo que en el crimen se utilizó una pistola Glock, que tuvo sus documentos en regla hasta el año 2004, cuando su dueño fue asesinado. Esta arma había sido incautada anteriormente en Bogotá, Medellín y Cali, por lo que las autoridades investigan cómo volvió a estar en las calles.

El alcalde Rodrigo Guerrero lamentó el hecho y dijo que “este acto ratifica la necesidad de seguir combatiendo a estas bandas, como ocurrió en días pasados, cuando fueron capturadas 23 personas relacionadas con estas organizaciones”.

A Cali llegó un grupo de la Dijín para trabajar en conjunto con la Fiscalía en el esclarecimiento de la masacre. “Este grupo adelantará los controles en la zona para evitar retaliaciones que alteren el orden público y afecte a la ciudadanía caleña”, afirmó el Director de Seguridad Ciudadana de la Policía.

Violencia de las mafias

Aunque ha caído de manera importante en los últimos años, la violencia homicida en el Valle del Cauca, especialmente en Cali, sigue estando entre las más altas del país.

En esa situación siguen pesando de manera determinante las mafias del narcotráfico. Las disputas por territorio entre ‘los Rastrojos’ y ‘los Urabeños’, dicen autoridades locales, se ven en casos como del viernes en la noche. Otro factor que influye es la llegada de delegados de la mafia mexicana que entran al Valle a ajustar cuentas con narcos.

REDACCIÓN CALI

Publicación
eltiempo.com
Sección
Nación
Fecha de publicación
10 de noviembre de 2013
Autor
REDACCIÓN CALI

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad