Con lluvia de pétalos celebraron la beatificación de Jesús Aníbal

Con lluvia de pétalos celebraron la beatificación de Jesús Aníbal

En Tarso, región de Antioquia, las autoridades quieren consolidar el turismo religioso.

Con lluvia de pétalos celebraron la beatificación de Jesús Aníbal
14 de octubre de 2013, 02:22 am

Más de 30.000 flores entalladas y cerca de 300.000 mil figuritas con la bandera patria y el rostro de Jesús Aníbal Gómez, lanzadas desde un helicóptero del Ejército, sorprendieron al millar de personas que en Tarso, tierra natal del mártir, celebraban su beatificación.

Pese a que en este municipio del suroeste antioqueño también estaban celebrando las fiestas tradicionales, a las 4:00 a.m. de ayer todo quedó en silencio para dar paso a una procesión con luces por las principales calles del pueblo, en medio de la imagen del seminarista claretiano.

A las 5:00 a.m., cuando inició la ceremonia de beatificación en la Catedral de Tarragona (España), los tarseños, desde los campesinos hasta el alcalde, se congregaron en el templo parroquial para realizar una acción de gracias por la vida de este joven, asesinado en España en 1936.

A medida que avanzaba la mañana llegaron peregrinos de diferentes partes del país, para participar en la eucaristía campal, que se realizó al medo día, concelebrado por una decena de sacerdotes.

Sor María Inés García, religiosa dominica, llegó con un grupo de cuarenta personas desde Manizales. “Somos de un parroquia claretiana y quisimos venir hasta acá a festejar este gran acontecimiento y acompañar a la Congregación y a los habitantes de este municipio”, sostuvo la religiosa.

Antes de iniciar la eucaristía, un grupo jóvenes claretianos hicieron una representación escénica de algunos pasajes de la vida del beato y entonaron los himnos de esta comunidad.

Por otro lado, muchos peregrinos aprovecharon para caminar dos kilómetros, hasta la finca El Paisaje, donde pasó sus primeros 10 años de vida Gómez, antes de partir hacia el seminario menor de Zipaquirá.

Según Arcadio Ruiz, mayordomo de esta hacienda, entre sábado y domingo más de 500 persona visitaron el lugar. Agregó que muchos se acostaron en la cama de roble que era del beato para pedirle algún milagro, motivados por las personas que le atribuyen curaciones.

“Hace tres años visitamos este lugar. A mi esposa, Patricia Ossa, le habían diagnosticado colitis crónica en el colón, oró con fe, y hasta el sol de hoy no ha vuelto a sentir nada”, sostiene Luis Fernando Medina, que vino desde Sabaneta (Antioquia).

Al respecto, el padre claretiano Vicente Rivera, dijo que los más importante es rescatar la fidelidad de Gómez, quien desde ahora es para la Iglesia una persona “digna de ser imitada y a la cual se puede invocar como amigo cercano de Dios”.

La Gobernación de Antioquia pretende que entre Tarso y su vecino Jericó, tierra de Santa Laura, se genere un trabajo organizado para consolidar el turismo religioso. Por su parte, el excongresista tarseño, Fredy Hurtado, resaltó que para este propósito es urgente la pavimentación de la vía Pueblo Rico – Jericó.

OSCAR ANDRÉS SÁNCHEZ A.
Enviado Especial EL TIEMPO
Tarso (Antioquia).