Un baúl virtual de tesoros de la humanidad

Un baúl virtual de tesoros de la humanidad

John Oudenaren, director de la Biblioteca Digital Mundial, destaca utilidad de web www.wdl.org/es.

notitle
04 de octubre 2013 , 04:26 p.m.

Atrás quedaron las épocas en que los investigadores o ‘ratones’ de biblioteca tenían que desplazarse hasta esta para consultar algún documento de su interés. Hoy, gracias a la Biblioteca Digital Mundial, importantes joyas históricas de la humanidad están a tan solo un clic de distancia.

Así se lo explicó a este diario John Van Oudenaren, director de esa entidad, quien visitó esta semana el país, para participar en el III Simposio Nacional de Patrimonio Bibliográfico y Documental, organizado por la Biblioteca Nacional, con el apoyo de la Luis Ángel Arango.

“La Biblioteca Digital Mundial es un proyecto que busca poner al alcance de la gente del común el material patrimonial documental más importante del mundo de manera gratuita”, comenta Van Oudenaren, al destacar el esfuerzo conjunto de los 174 socios de 80 países del mundo que hacen parte de esta iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Unesco y la Biblioteca del Congreso de EE. UU.

Desde el 2009, cuando abrió sus ‘puertas virtuales’, la Biblioteca Digital Mundial ha llegado a reunir 8.500 documentos (entre textos, fotografías, videos), comenta su director, doctor en Ciencias Políticas del MIT y experto en literatura germánica de la Universidad de Princeton.

Entre las rarezas colombianas que se pueden encontrar, están el manuscrito original de La vorágine, de José Eustasio Rivera, catequismos y textos bilingües en español y lenguas indígenas, y libros ilustrados de plantas, de los naturalistas que llegaron al país en el siglo XVIII.

“Además de evitar el desplazamiento de los investigadores, nuestro objetivo es poner al alcance de la gente del común documentos preciosos muy raros que no pueden ser mostrados, debido a que exigen unas condiciones de preservación específicas, que se relacionan con la luz, la temperatura, el ambiente. Aunque no reemplaza del todo a la pieza física, permite que el público general pueda acceder a ella”, agrega Van Oudenaren, al enumerar algunas de las curiosidades del mundo que también se pueden consultar.

“Tenemos papiros egipcios muy antiguos, que pertenecen a la Biblioteca Nacional de Austria, en la que se encuentra consignada música para tragedias griegas. Son muy pocos los fragmentos de este tipo que han logrado sobrevivir. Además, están las biblias de Gutenberg, partituras de puño y letra de Mozart, antiguos manuscritos chinos y documentos más recientes como fragmentos de películas de los hermanos Lumière y de Thomas Alva Edison”, explica el estadounidense, de ascendencia sueca.

Una de las ventajas de esta especie de baúl de tesoros documentales de la humanidad es su interfaz en siete idiomas (español, inglés, francés, ruso, chino, portugués y árabe), aunque los contenidos de la biblioteca se encuentren en más de cien lenguas del mundo, y gran parte de los archivos se pueden descargar en formatos como PDF.

“Una persona que acceda al portal puede iniciar la búsqueda por región del mundo, por país, por tema, por idioma y por tipo de material, como mapas, videos, manuscritos. Al mismo tiempo puede cruzar la búsqueda. Por ejemplo, puede buscar documentos de América del siglo XVI, para obtener resultados más especializados. Las descripciones de cada uno de los documentos han sido escritas por académicos que nos colaboran en un lenguaje sencillo. Y para aquellas personas con alguna discapacidad visual, se activa una herramienta sonora”, comenta Van Oudenaren, cuya meta es incrementar el contenido de la biblioteca para los próximos años.

Para verla, ingrese a www.wdl.org/es/

Conservación digital del patrimonio documental

Van Oudenaren comenta que entre los grandes retos que tienen las entidades que custodian el patrimonio documental están la conservación y la organización de los materiales digitales. “Para ello, se requiere una infraestructura muy especializada y un equipo humano capacitado. Nosotros, por fortuna, nos apoyamos en el sistema del Congreso de EE. UU., que es muy poderoso y seguro”.

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO