En Roma y Berlín

En Roma y Berlín

Exposiciones de artistas colombianos

En Roma y Berlín
3 de octubre de 2013, 07:09 pm

En la siempre refinada capital italiana el escultor caleño Fanor Hernández expone en 3 magníficos escenarios y en la más vanguardista de las ciudades alemanas, un grupo de artistas colombianos muestra su trabajo en la Galería Ratskeller, en un proyecto denominado Campos de Memoria, inscrito en una de sus tendencias más actuales, conocida como arte vivo.

El Palasso Massimo Alle Terme que hace parte del Museo Nacional de Roma, por primera vez aloja en sus instalaciones piezas de arte contemporáneo y el debut le ha correspondido a los bronces del escultor caleño Fanor Hernández, quien a sus 80 años sigue vigente en una ciudad en la que vivió por 3 décadas y donde nacieron sus hijos, 2 de los cuales son los curadores de las exposiciones. Trabajadores del sector cultural tanto de Italia como de Colombia se unieron para hacer posible esta exposición que se inauguró el 16 de mayo y va hasta el 13 de octubre. No menos importantes son los otros 2 lugares, de gran interés arqueológico, que exhiben su obra, que el artista denominó Materia y Vida en bronce: la iglesia medieval de San Nicola de Caetani, recién restaurada, ubicada en la vía Apica Antica y la Villa Capo di Bore.

Hernández llegó muy joven a Italia con el deseo de hacerse artista. No fue fácil. Se hizo guía cultural turístico. Así se ganaba la vida y conocía a fondo el arte que se guarda en tantas iglesias y museos de Roma. A la vez que recibía cursos de escultura con reconocidos maestros, estudio ciencia política y sociología y se doctoró. Pero no tardó en dedicarse de tiempo completo a trabajar la terracota y la cera y luego al tránsito al bronce donde se ha quedado. Medellín, su actual lugar de residencia, tiene en exhibición permanente 2 de sus obras: ‘El árbol de la vida’, en la calle 80 con carrera 80 y ‘Monumento del Deporte’, en la estación Estadio. Muy pocas obras para su gusto, ya que su deseo es ver más de sus criaturas por las calles y parques de las principales ciudades del país.

‘Erinnerungsfelder - Campos de Memoria’ es el resultado de una investigación que se inició en la Universidad de Artes de Berlín, en el programa Art in Context, a través de la beca Rosa-Luxemburg-Stiftung y posteriormente se continuó con la Oficina para Arte en el Espacio Público de esa ciudad, cuenta el curador de la muestra Óscar Ardila y puntualiza: “El interés por la representación de la memoria en los escenarios urbanos es un tema en Berlín desde mucho antes de su actual boom. Desde los 80 ya existía una infraestructura que posibilitaba el desarrollo de trabajo en esos campos, y de intercambio con otras naciones. Esto sumado a todo el discurso postholocausto y al lenguaje que han desarrollado para tratar esta tema y representar a todos los grupos que fueron víctimas del nacionalsocialismo. Lo interesante es ver cómo han llegado a tratarlo de forma realmente ‘objetiva’ (sin tomar partido ni victimizar a las víctimas) o realmente crítica”.

Ardila se siente acogido como un “artista berlinés” y dice del lugar de la exhibición: “se lleva a cabo en una galería pública financiada por el estado, a través de la alcaldía de Lichtenberg. Es una galería de carácter institucional antes que comercial”.

Las Kommunale Galerie surgieron en los 70 como espacio de difusión del arte contemporáneo a nivel de las localidades de la entonces Alemania Oriental. La Galería limita con los tradicionales y reconocidos barrios Kreuzberg y Friedrichshein. El proyecto fue acogido en la Ratskeller por la invitación de la Universidad de Artes de Berlín, como parte del programa paralelo que trataba el tema de ‘arte – memoria –espacio público’. Los estudiantes o egresados, como Ardila, presentaban investigaciones de otras latitudes sobre temáticas similares. Tiempo después él les propuso una exposición que se ocupara de manera exclusiva del caso colombiano, que tiene allí muchos dolientes, conocedores a fondo de nuestra realidad. Su propuesta tuvo eco y la Oficina para Arte en el Espacio Público de la ciudad acompañó el proceso. La Universidad de Artes ha desarrollado un programa paralelo con presentaciones de estudiantes. La contraparte colombiana es la Fundación Alzate Avendaño, que viene liderando el Programa de Estímulos de Artes Plásticas de la Alcaldía de Bogotá. Programa que tiene entre sus componentes un proyecto curatorial sobre la producción artística de la capital para su circulación internacional y que con esta exhibición en Berlín evidencia que cumple sus compromisos.

La exposición estará colgada hasta el 15 de octubre y a comienzos del año próximo se alojará en el barrio La Candelaria, en la sede de la Alzate. Los artistas son: Felipe Arturo, Alberto Baraya, María Buenaventura, Elkín Calderón, Wilson Díaz, Jaime Ireguí, Miller Lagos, María Linares, Mapa teatro, Carlos Motta, Gabriel Posada, Fernando Pertuz y Edwin Sánchez.

Las obras estos de artistas jóvenes provienen de sus recorridos, una y otra vez, por los sitios en donde han ocurrido hechos históricos lamentables o de sus viajes hasta lugares del territorio nacional donde el conflicto ha sido permanente en las últimas décadas. Pero no solo están basados en la violencia que produce la guerra sino en hechos de desarraigo como el trabajo de Mapa Teatro sobre un drama urbano como fue la desaparición de un céntrico barrio de la capital que le dio paso a la construcción de un parque y donde se recoge el relato y vivencias de 15 de sus habitantes, durante ese triste período de su existencia que termina con la demolición de las casas en que vivieron durante años.

MYRIAM BAUTISTA