Dos paisas crearon el portal educativo de moda en el mundo

Dos paisas crearon el portal educativo de moda en el mundo

Hernán Jaramillo y Roberto Cuartas tienen una de las 20 aplicaciones más descargadas del App Store.

Dos paisas crearon el portal educativo de moda en el mundo
21 de septiembre de 2013, 02:36 am

“He sido un gran soñador, un gran iluso”, dice Hernán Jaramillo, ingeniero industrial de la Escuela de Ingeniería de Antioquia, de 38 años.

Su sueño es convertir la compañía de tecnología que dirige en la plataforma de educación más importante del mundo. Y va por buen camino.

En año y medio, www.tareasplus.com se ha consolidado como una de las principales plataformas educativas en América Latina, con una de las bibliotecas de videos tutoriales (dirigidos por académicos y expertos de todo el mundo) más grandes de la red: más de 7.000.

Abarca cuatro áreas: ciencias y matemáticas, negocios, tecnología e idiomas; desde álgebra lineal, cálculo y ecuaciones diferenciales, hasta cómo diseñar sitios web y aplicaciones móviles, o cómo convertir una buena idea en una empresa próspera. Recibe alrededor de 80.000 consultas diarias –unas 2,4 millones mensuales–, y crece entre el 20 o 30 por ciento cada mes. Además, es una de las 20 aplicaciones educativas más descargadas en la tienda virtual de Apple.

“Uno va a un colegio y habla de TareasPlus, y la mayoría de estudiantes ya tiene la aplicación descargada en sus teléfonos”, cuenta Jaramillo, y se sorprende de que muchos padres de familia también consultan la página.

Así están revolucionando la forma de aprender de los estudiantes de habla hispana. “Cuando los jóvenes no entienden algo en clase, lo buscan online y ahí nos encuentran –explica–. No todos los estudiantes aprenden de la misma manera y a la misma velocidad con la que se enseña en la educación tradicional; por eso, muchos de ellos tienen problemas académicos”, sigue.

Y destaca que los cursos virtuales se pueden repetir cuantas veces se desee: en el computador, en el iPad o en el celular.

Hay tutoriales gratuitos y otros por los que hay que pagar –los más avanzados– que van desde los 10 hasta los 200 dólares, dependiendo de la complejidad y del experto. Igual, afirma Jaramillo, son mucho más económicos que un curso presencial. Y el 70 por ciento de ese valor es para el experto.

Esta plataforma nació y se sigue impulsando desde Silicon Valley, en San Francisco (California, EE. UU.), la meca de la tecnología mundial. “Si hacemos tecnología y tenemos una gran idea, tenemos que estar aquí”, anota Jaramillo desde San Francisco, donde está radicado. Y cuando dice nosotros, se refiere a él y a su socio Roberto Cuartas, otro antioqueño a quien conoció en sus épocas de universidad.

A Silicon Valley llegaron a tocar puertas con la única certeza de que, por mal que les fuera, al menos podrían aprender de la experiencia.

Llegaron apenas con la propuesta en la cabeza, con un pequeño modelo en el que Roberto dirigía tutoriales sobre matemáticas, y con los ahorros necesarios para sobrevivir durante algunos meses. Pensaron que podrían demorarse mucho tiempo en esas gestiones, pero a los tres meses la firma Academic Partnership, una compañía que impulsa proyectos de alto impacto en el área de la educación, creyó en su idea y se metió la mano al bolsillo.

No hablan sobre la inversión, pero todo en Silicon Valley se cuenta en millones de dólares. Sin embargo, más allá del tema del dinero, estar allí, muy cerca de Google y Twitter, y de otros gigantes de la tecnología, es un privilegio y una garantía de éxito.

Hernán Jaramillo nació con la vena del emprendimiento. Todos en su familia son empresarios. Y él, después de pagar servicio militar, prometió que nunca trabajaría para ninguna institución ni menos para una empresa.

Por eso, desde que estaba en la universidad, se ganaba la vida dando clases de cálculo o matemáticas, vendiendo camisetas y organizando viajes de turismo para profesores y jubilados. Con ese dinero, dice, se compró su primer carro: un Fiat 147, viejo, que todos los días se le varaba.

A Roberto Cuartas lo contrató porque ya no daba abasto con toda la gente que le pedía que le diera clases, y juntos montaron una primera empresa que desarrollaba sitios web y animaciones, en Medellín, y más tarde se trasladaron a Florida (EE. UU.), no sin antes vender todo lo que tenían en Colombia.

Estando allí, después de que el negocio empezó a decaer por la crisis económica, fue cuando decidieron que era hora de dar el gran salto a Silicon Valley.

“A los colombianos nos entrenan para ser buenos empleados de una gran compañía –observa Jaramillo–, y eso es muy triste porque no nos enseñan a desarrollar la capacidad de soñar”

Considera que ese es uno de los grandes obstáculos para el desarrollo económico del país. Pero los sueños, dice, son apenas el uno por ciento del éxito. El resto es esfuerzo puro. Sudor.

Si se le pregunta qué se necesita para ser un emprendedor, no duda un segundo al responder: “Mucha tenacidad y carácter; saber que se va a fracasar y a recibir muchos golpes, y que habrá que levantarse mil veces como si nada hubiera pasado”.

Roberto, de 34 años, se la pasa entre San Francisco y Medellín. Dirige la oficina de la compañía en su ciudad, donde trabajan 10 personas (en la de San Francisco trabajan otras 10).

Él, también casado y sin hijos, cree que la gran diferencia de TareasPlus con otros tutoriales es que todo es práctico, en español –muchos de estos cursos son en inglés–, y que el modelo pedagógico es una especie de árbol de conocimientos.

Es decir, si el estudiante quiere aprender cálculo, debe tener buenas bases en álgebra; así que, como en una escalera, suben y bajan para aprender mejor.

Esas ventajas les ha permitido escalar a los primeros lugares en los motores de búsqueda por Internet. Cuando se escribe la palabra ‘tareas’ en Google, TareasPlus es la segunda en aparecer entre 59’700.000 resultados.

Es un portal entretenido, pues existe un sistema de incentivos y puntos para quienes tengan buen desempeño y compartan lo aprendido en las redes sociales. El premio: un nuevo curso.

“Puede sonar un poquito cliché o pretencioso, pero queremos convertirnos, en un mediano plazo, en el portal educativo más importante de América Latina, y después, en el más importante del mundo”, comenta Roberto, quien cree que, como lo dijo el diario ABC de España en una entrevista que les hicieron a él y a su socio, esta plataforma es algo así como la ‘Wikipedia’ de los videos educativos.

“Nos ha ido muy bien –afirma Roberto, convencido de que inteligencia sin disciplina no sirve– gracias al esfuerzo y la perseverancia. Hay ideas brillantes que se quedan en la mitad, porque no las ejecutan”.

Por ahora, estos dos paisas están enfocados en el mercado en español. Con eso tienen suficiente para consolidarse como los nuevos gurús de la educación online. Aún no les interesa extender su negocio a otros idiomas.

Lo que sí quieren, en poco tiempo, es montar en Medellín una especie de fundación donde puedan orientar a jóvenes emprendedores que, como les pasó a ellos, tienen una buena idea en la cabeza y necesitan un empujón para convertirse en grandes.

JOSÉ ALBERTO MOJICA
REDACCIÓN VIDA DE HOY