Jesús Aníbal Gómez, el nuevo beato colombiano

Jesús Aníbal Gómez, el nuevo beato colombiano

El seminarista fue asesinado en 1936 en España. Será beatificado el 13 de octubre.

Jesús Aníbal Gómez, el nuevo beato colombiano
13 de septiembre de 2013, 11:02 pm

Medio siglo antes de que el papa Benedicto XVI anunciara la beatificación del seminarista claretiano Jesús Aníbal Gómez, en el municipio de Tarso, suroeste de Antioquia, lo declararon su “hijo más ilustre” y en su memoria erigieron un busto en el parque principal.

Aunque la Iglesia católica solo permite la veneración de los beatos y santos, en la parroquia San Pablo de Tarso hace varios años entronizaron un cuadro con su imagen en medio de Santa Laura de Jericó y el beato Juan Bautista Velásquez, de Jardín, otro pueblo vecino.

Gómez fue enviado de Bogotá a España para culminar sus estudios sacerdotales y fue fusilado el 28 de julio de 1936, a los 22 años, en la estación Fernán Caballero, por soldados republicanos, junto con otros 13 compañeros, mientras se dirigía en tren de Ciudad Real a Madrid, buscando huir de la violencia de la Guerra Civil.

El Obispo de Jericó, monseñor Noel Antonio Londoño, reconoce que la noticia los cogió de sorpresa en medio de los preparativos para la canonización de la madre Laura, pero que su antecesor, monseñor Roberto López, de inmediato inició la gestión para repatriar los restos de Gómez, que reposan en una capilla de los claretianos en Sevilla (España). El proceso es muy costoso y puede tardar unos dos años.

En Tarso, donde ya se iniciaron los preparativos para la beatificación, también esperan tener pronto las reliquias del claretiano y convertirse, junto con su vecino Jericó, en un complemento para este destino del turismo religioso en Antioquia y el país.

“Los claretianos quieren que los restos reposen en la parroquia Jesús Nazareno, de Medellín, pero comparto la petición del obispo de Jericó para que sean ubicados acá, donde nació y permaneció los primeros 10 años de su vida, antes de que viajara al seminario menor de Zipaquirá”, dice Hugo Ocampo, alcalde de Tarso.

“Lo importante es difundir la vida y obra de Jesús Aníbal, sobre todo como modelo de fidelidad en la fe para los más jóvenes. Antes de ser fusilado, Jesús Aníbal dijo que se sentía orgulloso de ser cristiano”, expresó el padre Javier Pulgarín, provincial de los claretianos en Colombia.

El alcalde Ocampo afirma que tiene presupuestado instalar, con apoyo de los claretianos, una señalización en la vía de acceso al pueblo, ubicado a dos horas de Medellín, y en el área urbana, para que los turistas puedan llegar hasta la finca El Paisaje, donde nació el futuro santo el 13 de junio de 1914.

La ceremonia del próximo 13 de octubre, en la que serán beatificados otros 13 de sus compañeros claretianos, se realizará en la catedral española de Tarragona, a las 5 a.m. (hora colombiana), pero aún no se sabe qué cardenal la presidirá. El obispo de Jericó estará presente. En Tarso habrá una ceremonia especial a las 10 a.m.

ÓSCAR ANDRÉS SÁNCHEZ A.
EVIADO ESPECIAL EL TIEMPO