Los grandes 'templos' de la rumba

Los grandes 'templos' de la rumba

En Europa es común encontrar iglesias reconvertidas en bares donde el único pecado es no bailar.

Los grandes 'templos' de la rumba
7 de septiembre de 2013, 09:34 pm

Son iglesias con historia a las que los ateos entran con placer. El ocio es el nuevo uso que ahora se les da a edificios religiosos que, bien por su arquitectura, por su tamaño o por curiosidad, congregan a cientos de fiesteros cada fin de semana en ciudades como Ámsterdam, Dublín o Londres.

Ámsterdam, primera parada. Sin duda es Holanda uno de los países con más iglesias reconvertidas en locales para el ocio. Una de las más famosas, ubicada en un templo del siglo XVIII, es Paradiso (www.paradiso.nl), una sala de conciertos que abrió sus puertas en 1968 en la incombustible Ámsterdam. Allí, en el altar donde otrora sacerdotes difundían su credo, han cantado artistas como Amy Whinehouse, Jamiroquai, Rolling Stones o Sex Pistols.

Quien pasa por Ámsterdam no puede dejar de visitar Paradiso, que impresiona por su escenario dominado por dos balcones y dos vitrales inmensos. Sesiones de famosos DJ también son frecuentes e inolvidables para el que las vive, con cada uno de ellos ejerciendo de sumo sacerdote situado en el centro de la pista de baile, rodeada de barras para las bebidas. Su capacidad: 1.750 almas.

Otro lugar en donde la rumba se enciende cada fin de semana es The Church Bar & Restaurant (www.thechurch.ie), en Dublín, antes conocido como la iglesia de Santa María de Dublín. Construida a principios del siglo XVIII y cerrada en 1964, quedó abandonada hasta que en el 2005 el edificio fue comprado y restaurado por una compañía que lo convirtió en uno de los locales más visitados. Tiene cuatro pisos, cinco ambientes, cafetería, discoteca y terraza para barbacoas y fue elegido en el 2011 el mejor establecimiento turístico de la capital. Curiosamente los irlandeses, famosos por su gran devoción católica, tienen otra iglesia para la diversión en Londres. No muy conocido o reseñado por las guías es el bar O’Neill’s, en Muswell Hill, al norte de la capital (www.oneills.co.uk/muswell-hill). La cadena irlandesa de bares O’Neill’s adquirió hace diez años esta iglesia presbiteriana construida en 1889, que llama mucho la atención porque conserva toda su arquitectura original y ofrece una acústica ideal para los conciertos en vivo que a menudo tienen lugar allí. En pleno corazón de la capital británica, a solo unos pasos de Trafalgar Square, una puerta muy discreta señala La Cripta, sobre unas escaleras que llevan a la parte baja de la iglesia de San Martín en los Campos, construida en el siglo XVIII (www.stmartin-in-the-fields.org/cafe-in-the-crypt). Allí, donde antaño se enterraban familias enteras, funciona ahora un restaurante en medio de lápidas y epitafios que, curiosamente dan un ambiente acogedor y son el escenario de conciertos de jazz y copas.

Siguiendo en el Reino Unido, pero un poco más al norte, en Edimburgo, el frío no es excusa para que la fiesta no se caliente en The Tron Kirk. Esta iglesia, también presbiteriana, fue construida en el siglo XVII y funcionó como tal hasta 1952. Después de haber estado vacía durante más de cincuenta años fue utilizada como un centro de información turística, pero desde el año pasado se utiliza como sala de conciertos y bar, famoso por su coctelería de alto nivel. The Tron Kirk es uno de los locales que más conservan el toque religioso, que contrasta con las performances de luz y sonido que allí tienen lugar.

El reclamo publicitario que tienen las iglesias para el ocio es tan evidente que en Londres la rumba se prende especialmente los domingos –¡al mediodía!– en un lugar llamado The Church (http://thechurchlondon.com), en donde lo común son las fiestas de disfraces en cualquier época del año. Pero curiosamente The Church no funciona en una iglesia, sino en un antiguo teatro. No obstante, su nombre ha hecho famoso a este night club, considerado uno de los cinco mejores de Londres, a la altura de otros como Pacha o The Ministry of Sound. Jóvenes rumberos de todo el mundo, de paso por Londres, reservan el domingo para, por supuesto, ir a la iglesia.

The Church, un ‘escándalo’ en Colorado

Aunque el apogeo de las iglesias-bar- discoteca es cosa europea, en Estados Unidos una iglesia no debe de tener muy contento al sector más conservador de la sociedad en Denver (Colorado). Allí la cadena de clubes nocturnos SoCo convirtió una antigua iglesia católica de 1865 en un templo para los más fieles devotos de la fiesta, llamado, cómo no, The Church (www.coclubs.com/the-church). El local conserva las vigas góticas y vitrales, y sus arcos crean una acústica perfecta para las sesiones de DJ de los fines de semana. Esta iglesia tiene, además, un bar de sushi para que a los rumberos no los pare el hambre y, según el día de la semana, hay desde rock ‘indie’ hasta reguetón...

DIANA FISGATIVA
Para EL TIEMPO
Londres