Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

¿Qué cabe esperar de la fase final en La Habana?

 La imagen televisada que registra la reapertura de las conversaciones en lo que bien podría ser la fase final de un proceso dirigido a poner fin al conflicto armado, que desgarra la existencia de Colombia por más de medio siglo, recoge la entrada de los delegados de las Farc al salón de reuniones. Sonrientes, ufanos, triunfalistas, parecían emerger de una victoria decisiva.
El significativo contraste, al otro lado del muro que parecía separar de la realidad esa ficción casi victoriosa, el frente sexto de su organización revolucionaria sufría el golpe devastador que una operación conjunta descargó sobre el campamento del frente sexto, uno de los más antiguos y sanguinarios de lo que fuera expresión de lucha ideológica por el poder.

Por segunda vez la fase actual de la confrontación, el frente sexto sufre la pérdida de sus dos cabecillas, junto con un apreciable número de combatientes experimentados. Esta es una unidad élite de las Farc. Su creación, a comienzos de los años 60 por mandato expreso de ‘Tirofijo’, se efectúo cuando aún no se había cambiado el nombre de las Autodefensas Campesinas de Colombia y el mando superior de las fracciones dispersas lo ejercía el tristemente célebre alias ‘Charronegro’, muerto en un feroz combate por alias ‘Mariachi’ en Gaitania, sur del Tolima; y ‘Tirofijo’, su segundo en la cuadrilla, lo reemplazó refugiándose en Marquetalia.

Desde esa época, lejana en el tiempo pero presente medio siglo después, cobra importancia creciente el que hemos llamado “corredor estratégico del occidente colombiano”, del cual el triángulo descrito atrás constituye el accidente decisivo del escenario que las Farc han defendido tenazmente, en la era del narcotráfico donde se situó para su perdición, el proceso evolutivo criminal.

La importancia que le halló ‘Tirofijo’ contempló apenas el valor topográfico de alcance táctico, ideal para la lucha guerrillera. Cuarenta años después, su significación va mucho más lejos. Cauca es al mismo tiempo el escudo de Nariño-Putumayo, la frontera ecuatoriana y el litoral pacífico. Allí arranca el corredor estratégico que incluye Valle del Cauca y Chocó hasta la selvática frontera con Panamá. Corredor del narcotráfico y del contrabando de armas, de los cuales depende la sostenibilidad de las Farc.

Quizá la noticia de la derrota sufrida por el sexto frente no altere la actitud prepotente de los negociadores de las Farc en La Habana, ni la cínica sonrisa burlona en la fisonomía de ‘Iván Márquez’ o el sardónico quizás, quizás de ‘Jesús Santrich’, ni extinga las sandeces de ‘Andrés París’, en verdad globos de sondeo para medir la intensidad del rechazo o la apertura al debate que presentará la delegación del Gobierno. Pero en su interior, los cuatro saben la gravedad de la muerte de alias el ‘Burro’ y ‘Jaimito’. Y no son los únicos. Es la segunda vez en que el sexto frente queda acéfalo al paso que el frente 36 en Nariño sufre percances semejantes.

La estrategia seguida por los jerarcas de las Farc en La Habana, como en las obras teatrales, comprende tres partes: el libreto, la puesta en escena y el desempeño histriónico de los actores sobre el tablado. Esta última parte corresponde a los jerarcas de las Farc. No se pueden negar su habilidad actoral ni la finura de su lenguaje que acompaña los comunicados en los que estampan sus firmas, pero luego traicionan, tergiversan, reacomodan frente a los micrófonos y en las entrevistas que los medios democráticos acogen con amplios despliegues.

¿Qué cabe esperar después de los desastres narrados? El ideal sería que en un acto valeroso y patriótico, pensando en los miles de colombianos, sus familias, sus hijos, el porvenir de Colombia, hicieran de la paz el objetivo por el cual clama Colombia. ¿Es pedir demasiado? Lo último que se pierde es la esperanza.

alvatov2@yahoo.com

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
22 de agosto de 2013
Autor
Álvaro Valencia Tovar

Publicidad

Paute aqu�