La biblioteca de EL TIEMPO ya es del país

La biblioteca de EL TIEMPO ya es del país

El periódico le entregó este miércoles 26.000 volúmenes a la Biblioteca Nacional.

notitle
14 de agosto 2013 , 08:19 p.m.

Con un emotivo acto, este miércoles en la mañana, en el despacho de la dirección General de la Biblioteca Nacional de Colombia, Roberto Pombo, director de este diario, hizo entrega oficial a la ministra de Cultura, Mariana Garcés, de los cerca de 26.000 volúmenes que conforman la colección bibliográfica de EL TIEMPO.

Durante el evento, Roberto Pombo destacó el papel fundamental que juega la lectura en la vida de los seres humanos y la carga simbólico que este acto tenía para la historia del periódico. “Siempre hemos pensado que uno de los activos más valiosos de EL TIEMPO son, sin duda, sus lectores, quienes nos motivan día a día a escribir. Es a ellos a quienes nos debemos”, comentó el directivo.

Por su parte, la ministra Garcés, visiblemente emocionada, agradeció el gesto de la donación. “Para el Gobierno representa un hecho de gran importancia, no solo por el contenido bibliográfico sino porque nos ayudará a fortalecer las colecciones regionales”, dijo la funcionaria, al destacar, precisamente, el esfuerzo que EL TIEMPO, como diario nacional, ha hecho en dejar registro de los sucesos de todos los territorios del país, lo que a su vez se refleja en el contenido de su biblioteca.

Pombo destacó el valioso acervo patrimonial y cultural que puede llegar a contener una biblioteca como la de un diario de más de 100 años, que ha sido testigo histórico de los acontecimientos del país y del mundo.

“Este acto reviste la mayor importancia para nosotros, toda vez que EL TIEMPO con mucho cariño pone en manos de la Biblioteca Nacional su alma intelectual, a través de uno de sus mayores tesoros, su biblioteca”, concluyó el director.

Contiene grandes tesoros bibliográficos

La biblioteca contiene libros de gran valor documental, que reflejan la historia del país, desde finales del siglo XIX. Hay ediciones literarias curiosas como la ‘Oda a una urna grie- ga’, de John Keats, traducción manuscrita del pensador Enrique Uribe White, dedicada a Lorencita Villegas de Santos; la primera edición de ‘Las uvas y el viento’, de Pablo Neruda, y de ‘La mala hora’, de 1961, que Gabo censuró, corrigió y publicó un año después.

REDACCIÓN EL TIEMPO

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.