Viaje a las estrellas

Viaje a las estrellas

El planetario de Bogotá reanudó su actividad educativa con imagen remodelada y tecnología avanzada.

Viaje a las estrellas
1 de agosto de 2013, 02:19 am

Al ingresar a la proyección intergaláctica del Plane­tario de Bogotá, se perci­be un ambiente espacial y científico, que trans­porta por unos instan­tes al centro espacial de la NASA. En el domo, la música cósmica y robótica de los ale­manes Kraft Werk y Tangerine Dream, ambienta el lugar, preparando al audi­torio para el viaje espacial. La música se diluye y el auditorio se oscurece para entrar en la proyección cósmica de un atardecer, y de ahí, al viaje interplane­tario. El moderno proyector con tecno­logía alemana comienza a girar sobre su eje, apa­rece la bóveda celeste y empieza a proyectar estrellas, meteoritos y rocas que pasan sobre los asistentes. Todo un show de luces y proyección digital. Ante el gigantesco y majestuoso panorama, el ser humano queda reducido a una criatura insigni­ficante y frágil. Experiencia inolvidable.

Es un privilegio para Bogotá con­tar con este centro de divulgación cien­tífica, que fue reabierto en marzo, bajo la asesoría científica de Germán Puer­ta, astrónomo experto, capacitador en temas de astronomía y ciencias del es­pacio. Es además escritor de libros de divulgación científica con énfasis en astronomía.

“Después de 3 años de obras y ade­cuaciones tecnológicas, el Instituto Dis­trital de las Artes (Idartes) y la Secreta­ría de Cultura, Recreación y Deporte reabrieron este escenario de cien­cia, con inversión de $16 mil millones. Dentro de los nue­vos espacios que tiene el re­modelado Planetario, está el Museo del Espacio con cerca de 600 metros cua­drados de área en la que los asisten­tes aprecian las distintas formas de ver el universo”, según la oficina de prensa del Planetario.

Cabe anotar que en 2009 y 2010, se adelantó la segunda fase de remodela­ción con la adecuación de la sala de pro­yecciones astronómicas, que incluyó la instalación de pantalla microperforada de última tecnología, aislamiento ter­moacústico, silletería reclinable, moder­nos sistemas de sonido e iluminación, nueva cabina de controles, renovación de pisos, diseño y montaje del guión mu­seográfico del Museo del Espacio.

Por otro lado, el domo tradicional fue remodelado con tecnología ‘Nano­seam’ (sin costuras) convirtiéndose en la quinta pantalla en el mundo con es­tas características. Es única en Colom­bia y Suramérica. Existen otras cinco en EE.UU. en museos de ciencias naturales.

El proyector digital PowerDome, es­pecialmente creado para la proyección de películas de gran formato para do­mos de planetarios, fue instalado y cali­brado por técnicos alemanes. El sistema de sonido es de alta tecnología, envol­vente y está a nivel del suelo.

Una de las películas que se proyectan en el domo se llama ‘Explorando el uni­verso’. Responde las siguientes inquietu­des: ¿Cómo se diferencian los planetas de las estrellas? ¿Dónde están en el cielo las constelaciones más famosas?

Galileo Galilei, el primer científico que apuntó al cielo con un telescopio, acompaña en una excursión por el cie­lo y las profundidades del espacio. Gra­cias a él se probaron como ciertas las teorías de Copérnico sobre el univer­so y las leyes de Kepler sobre las órbitas de los planetas.

Los asistentes cuentan también con servicios como la astroteca, que será un espacio dispuesto para la investigación y la consulta de textos científicos, pero en el que el usuario también podrá acceder a internet o simplemente leer textos so­bre diversos temas de ciencia y tecnolo­gía. Los niños tienen en la zona infantil los primeros acercamientos con la astro­nomía y la ciencia, a través de talleres especialmente diseñados por expertos en el tema. Las conferencias magistrales sobre astronomía generalmente son los sábados y algunos domingos. La aten­ción al público es de martes a viernes de 11 a.m. a 4 p.m. Sábados, domingos y festivos, de 10 a.m. a 4 p.m.

JORGE E. LEÓN PINEDA