Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'Quiero que la Iglesia salga a la calle', dice papa desde una favela

Desde Brasil, hizo un llamado por la justicia social, Francisco inauguró la 'fiesta de la fe'.

“No dejen que se apague la esperanza ante noticias que hablan de corrupción, por personas que en lugar de buscar el bien común buscan su propio beneficio”. No por esperada fue menos contundente la referencia que el papa Francisco hizo el jueves sobre uno de los temas que más lo movilizan: la corrupción. La lanzó en un lugar donde los efectos de la misma están a la vista, en la favela Varguinha-Videgal, del complejo Manguinhos. (Imágenes de la visita del papa Francisco a Copacabana).

Francisco visitó la favela y ofició la misa en la cancha de fútbol de la comunidad ante más de 20.000 personas. Antes recorrió sus calles, y en lo que ya es una marca de su estilo, bajó en varias ocasiones del vehículo para saludar a ancianos y a niños o abrazarse con religiosas.

Escogió una casa, frente al centro comunitario de un barrio, muy similar a las villas de Buenos Aires, donde acostumbraba a dar misas como obispo. Entró, saludó a los presentes y después explicó: “Me hubiera gustado golpear en todas las casas de Brasil, pedir un vaso de agua, tomar un cafecito y hasta una cachaça (aguardiente), pero Brasil es muy grande y hoy ustedes están representando todo el país”.

Esa favela no fue escogida al azar. Es una de las que el Ejército logró ocupar y “pacificar” después de que, por años, allí la única ley posible era la del narcotráfico. Por eso el papa encontró el escenario ideal para abordar el tema de la desigualdad, luego de reconocer “los esfuerzos que la sociedad brasileña hizo para integrar a todas las partes de su cuerpo, incluyendo a los más sufridos y necesitados”.

“Ningún esfuerzo de pacificación será duradero, no habrá armonía ni felicidad para una sociedad que ignora y que deja al margen, que abandona en la periferia parte de sí misma”, advirtió.

El sumo pontífice, quien en la mañana recibió las llaves de la ciudad y saludó a deportistas, después de bendecir las banderas olímpicas, afirmó que los brasileños aún pueden darle “al mundo una gran lección de solidaridad”, por lo que pidió a aquellos que “tienen más recursos, a las autoridades públicas y a todas las personas de buena voluntad y comprometidas con la justicia social que no se cansen de trabajar por un mundo más justo y solidario”.

Minutos después del mediodía, Bergoglio se encontró con más de 40.000 peregrinos argentinos en la Catedral Metropolitana, donde llamó a sus compatriotas “a hacer lío” en las diócesis. “Quiero que ustedes salgan a las calles, que la Iglesia vaya a las calles y que nos defendamos de toda comodidad, inmovilidad, clericalismo. Porque si la Iglesia no sale a las calles se convierte en una ONG”, puntualizó.

Al caer la tarde, el papa mantuvo su primer encuentro con más de 1,5 millones de participantes de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en Copacabana, donde también serán las actividades del fin de semana.

Actos en Copacabana, en su agenda de este viernes

Francisco participará este viernes en una procesión del viacrucis en Copacabana y los actos finales de la Jornada Mundial de la Juventud se celebrarán allí mismo, en lugar de en Guaratiba, a las afueras de la ciudad, debido a las fuertes lluvias.

Francisco presidirá el sábado la tradicional vigilia, considerado el momento más emotivo. El domingo oficiará la misa final, tras la que recitará el ángelus y anunciará la ciudad del próximo encuentro mundial de los jóvenes católicos.

José Vales
Para EL TIEMPO
Río de Janeiro

Publicación
eltiempo.com
Sección
Mundo
Fecha de publicación
26 de julio de 2013
Autor
José Vales

Publicidad

Paute aqu�